Oliva (Rise the Curtain) – Crítica

Publicado por el 22 julio, 2013

jonolivaraisethecurtainArtista: OLIVA
Álbum: RISE THE CURTAIN
Estilo: Progressive Rock
Sello: AFM Records
Fecha: 21 de junio de 2013
Nota: 8/10

Jon Oliva la mente maestra detrás de Savatage, Trans – Siberian Orchestra, Jon Oliva’s Pain o Doctor Butcher está de regreso después de tres años de ausencia la cual fuera su última entrega Festival (2010) con Jon Oliva’s Pain. Conservando en la batería a Christopher Kínder de su último proyecto activo, al cual se suma Jim Morris en la guitarra, Dan Fasciano en los teclados y por supuesto Jon en las teclas y debutando como guitarrista líder, dan vida a este nuevo proyecto de  nombre Oliva. Una obra de metal progresivo por donde la mires, muy equilibrada, cargada de unos muy buenos arreglos de viento, teclados y en la sección rítmica muy sólida. Según propias palabras de Jon…”Este disco es la culminación de todo lo que queda de la música que grabé con mi hermano Criss”…. Recordemos que Criss Oliva fue guitarrista de Savatage y principal compositor junto a su hermano hasta su desaparición física en 1993 debido a un accidente automovilístico que marcaría de por vida a Jon.

Lo que me gusta de este trabajo es que no  posee temas malos o de relleno, es un álbum muy variado en cuanto a estilos y sonidos pero siempre con el sello progresivo. La labor de los músicos que acompañan a Oliva es muy buena y por supuesto su trabajo en los teclados es siempre sobresaliente como en cada uno de los proyectos en los que nuestro robusto músico se embarca. Y algo que siempre me gusto de él es su timbre de voz, tan particular y único, así como visceral y oscuro. Escucharlo poner el alma en tracks como Gutter Ballet, Streets o en Death Is Just A Feeling de Avantasia por nombrar solo algunos es siempre un placer. La portada muy bien trabajada con el piano de fondo y un telón rojo sangre que deja entrever imágenes un tanto macabras, muy parecida a la de Gutter Bullet (1989) pero más oscura.

El telón se levanta con la instrumental “Raise The Curtain”, desarrollando un trabajo instrumental muy rico, melódico y portando mucha fuerza donde brillan la sección rítmica, los teclados son el actor principal y un frondoso coro al mejor estilo cinematográfico que reza el  nombre del track dan comienzo a esta obra de metal progresivo.

“Soul Chaser”  es una potente descarga de heavy metal clásico en toda regla, en la que Jon canta como animal embravecido. Lo que más me atrajo de este tema es el gemido constante de las seis cuerdas y el duelo entre ellas y  las teclas en una lucha constante por el protagonismo descargando una lluvia de magistrales solos uno a continuación del otro en el cual cada uno hace gala de sus habilidades. La percusión también es un plato fuerte que sirve de escenario para el duelo de los dos titanes. Un temazo, duro, sólido y melódico.

“Ten Years” baja la temperatura y nos sumerge el Jazz y R&B americano de los años 50  dentro del cual los músicos se mueven con total naturalidad. El punto fuerte de esta pieza son los vientos liderados por unas geniales trompetas  y el piano brindándole un toque muy melódico y añejo con la batería llevando el compás de una forma muy simple. La guitarra queda más en segundo plano y solo se la puede apreciar en el estribillo y hacia el final del corte. Una track muy bien compuesto y con unos arreglos sobresalientes logra romper la línea del disco de manera brillante.

Dejamos atrás los años 50 y nos metemos de lleno en los años 70 con la excelente hardrockera “Father Time”. Como lo será a lo largo de todo el álbum los teclados siempre será el protagonista principal, en este caso bajo el papel de las sonoridades de un Hammond que inundara todos los espacios con sus notas. Mucho derroche de solos desde el primer al último segundo y que un par de veces se dan la mano con los de teclados de Oliva, todo sostenido por la contundente participación secundaria de la sólida base rítmica siendo Kinder el que le pone una garra impresionante a cada uno de sus golpes. Un track para no dejar pasar por alto y uno de los más interesantes del álbum.

“I Know” es la balada que hace aparición con su espíritu oscuro, depresivo e interpretada de forma maravillosa por Oliva como ya es habitual en este tipo de composiciones en su carrera. Haciendo llorar a su piano mientras la guitarra gime sin cesar de fondo con los arreglos de cuerda, nos sumergen en una atmosfera por momentos fantasmagórica tan bien lograda que quita la respiración, no porque de miedo sino por la sensación de tristeza y soledad que logra transmitir. El solo de guitarra en su parte central se ajusta de maravilla a la esencia del track. De forma lenta a la par de un nuevo solo de guitarra llevan al ocaso una magnifica pieza de rock progresivo.

Con “Big Brother” vamos a poder disfrutar de una buena dosis de metal rítmico y machacón. La intro es dirigida por un gran solo de teclados que le abren camino a la guitarra dotada de una distorsión gruesa escupiendo un riff agresivo y veloz acompañada por la voz de Oliva que pareciera que esta por entrar en estado de putrefacción sobre todo en el estribillo el cual es una vorágine sónica intensa en donde todos los instrumentos se fusionan en uno solo con una energía impresionante. Fantástica la labor de los teclados como no podía ser de otra forma siempre respaldado por las seis cuerdas que en este caso suena realmente heavy tanto en el riff como en los punteos.

“Armagedon”es lo que muchos erróneamente llamarían Hollywood metal, para mi es una fantástica pieza de rock sinfónico progresivo de primer nivel. Comenzando con una extensa intro liderada por los teclados que adoptan la forma de clavicordio acompañado por sonidos sintetizados de tinte cinematográfico abren camino a la callosa voz de Jon. Este track suena enorme, con una orquestación de fondo muy buena, cambios de ritmo y  complejos arreglos, las teclas emulando una sirena y diversos efectos sonoros le dan un clima apocalíptico y épico muy bien logrados. La batería marca muy bien a ritmo entrecortado y llueven solos a diestra y siniestra a la par. El corte llega a su fin con sonidos de sirenas, gritos, disparos  hasta que una explosión pone punto final.

“Soldier” es una preciosa balada en la que Oliva solo es acompañado por el piano, la flauta traversa y la guitarra acústica que van ingresando lentamente uno a uno. De mitad de camino en adelante van haciendo su aparición de forma muy suave la guitarra eléctrica y la percusión para llevar el corte siempre de forma muy melódica hasta el cenit. Casi sentimental y muy delicada marca el punto más suave y relajado de todo el redondo.

La psicodelia esta también presente en este trabajo y bajo la forma de “Stalker”. De intro melódica que conecta con un tramo casi a ritmo de Nu-metal por parte de Oliva que inmediatamente enlaza con una buena dosis de metal tradicional. Plagada de cambios de ritmo  acompañados por una excelente labor tras los parches por parte de Kinder que se amolda a la perfección a cada segmento del corte los cuales son muy distintos entre sí. Interesante combinación sonora.

El siguiente track “The Witch” tiene tres segmentos muy bien diferenciados. El primero y el último netamente instrumentales con una buena dosis de solos muy al estilo del hard rock de los años 80. El segmento central es mucho más agresivo y rítmico con más presencia de los teclados que los anteriores y Jon cantando con mucha mala leche sostenido por una base rítmica muy compacta y sólida. Es eso y nada más un corte de medio pelo, no es malo pero tampoco para tirar cohetes.

Antes de que el telón caiga aparece en escena un medio tiempo con grandes aromas de blues americano pasado por el tamiz ingles imprimiendo ese sello tan característico al género. “Can’t Get Away” posee un intro sublime con un delicado punteo acompañado por un teclado celestial se prepara para recibir a un relajado e inspirado Jon que nos regala un tema muy colorido y con mucha luz. Muy buena percusión, el trabajo en las seis  cuerdas es muy bueno sobre todo en los solos y los teclados muy bien adaptados al estilo brinda un buen sostén de fondo. Hacia el final la energía se incrementa y el track va mutando de un medio tiempo blusero  hacia un sólido blues rock de los años 70. Otra joyita de las que más se destacan en esta obra, gran corte.

El bonus no quise dejarlo fuera de la reseña porque me resulta interesante  su propuesta musical  y suma a la heterogeneidad del álbum. “The Truth” es una suave balada también con aromas bluseros y lo que más atrae es el sonido del acordeón  aportándole una belleza extra al que se suman delicados punteos eléctricos y rasguidos acústicos que trajo a mi mente el recuerdo de un bonus track también, presente en Face The Heat (1993) de los alemanes Scorpions llamado “Destiny” el cual es  muy similar en cuanto a instrumentación y composición.

Como dije al comienzo, el álbum es muy heterogéneo, por momentos muy heavy y contundente y en otros muy melódico y cálido pero siempre con ese pequeño agregado de oscuridad y elementos progresivos que están presente en los trabajos de Oliva.

Un álbum para no pasar por alto sobre todo para los seguidores de Savatage y del metal progresivo bien ejecutado tendrán garantizado un disfrute pleno en cada track. Jon Oliva y cada una de sus creaciones quizás no sean las más recordadas y valoradas en el mundo del metal. ¿Por qué? No lo sé, la discografía de Savatage no es para nada mala, inclusive me atrevo a decir que en ella se encuentran verdaderas obras maestras del metal como Gutter Ballet (1989) quizás la más difundida, pero también otras como Hall Of The Mountain King (1987), Street: A Rock opera (1991), Edge Of Thorns (1994) y The Wake Of Megallan (1997). También Beethoven’s  Last Night (2000) de la TSO es una maravilla de álbum. Mucho potencial pero que ha pasado desapercibido algo que sucede muy a menudo en el muchas veces injusto mundo del metal. Concluyendo…Raise The Courtain, metal progresivo para disfrutar sin problema alguno.

Componentes

Jon Oliva – Voz, teclados, piano, guitarra
Christopher Kinder – Batería, coros
Jim Morris – Guitarra
Dan Fasciano – Piano, teclados

Tracklist:

01.Raise the Curtain 05:12
02.Soul Chaser 04:08
03.Ten Years 03:38
04.Father Time 04:32
05.I Know 06:29
06.Big Brother 04:12
07.Armageddon 04:45
08.Soldier 04:53
09.Stalker 04:42
10.The Witch 04:37
11.Can’t Get Away 06:48
12.The Truth (bonus) 02:46

Tracks 3, 4, 10, 11 y 12 co-escritos con Criss Oliva

WEB

Autor: Hernán Dalmaso

3 Comentarios

  1. Dracul

    25 julio, 2013 at 23:27

    Sigo pensando que Oliva tiene muy mala suerte en cuanto a popularidad se refiere, es uno de esos artistas al que no se le hace demasiado caso y es una pena, porque hay grupos por ahí fuera demasiado sobrevalorados. Este trabajo sin ser un mal disco, está bastante bien, exquisito es la palabra que mejor lo define; una crítica muy desarrollada te felicito, ojalá todos los medios pusieran el mismo empeño a la hora de hablar de los discos como lo has hecho tu. Jon Oliva’s Pain es el proyecto que más me gusta de él, espero su nuevo trabajo, Festival me encantó, un saludo desde Colombia.

    • METALMANIACO

      26 julio, 2013 at 0:22

      Gracias Dracul por comentar….es verdad, EXQUISITO es una muy buena palabra para definir este trabajo. Todo lo que ha realizado Oliva siempre quedo en segundo plano y tampoco tengo la respuesta. No es el unico, Bandas como Riot, Budgie, Tygers Of Pan Tag, Raven y otras tantas que fueron cultores de excelentes piezas de metal siempre fueron ignorados. Quizas no estuvieron en el momento justo en el lugar indicado, la verdad no lo se pero lo que es cierto es que la suerte siempre les dio un poco la espalda. Maniacal Renderings es un gran album que olvide mencionar tambien en la reseña de Jon, hacia mucho tiempo que no tocaba material de este musico, y siempre que doy play a alguno de sus trabajos logra sacarme una sonrisa de la boca y son pocos las bandas o musicos qe consigue eso despues de muchos años…..para mi eso es un indicador de calidad infalible jajajaja. Saludos amigo latino desde Argentina!

      • Alexa Noise

        26 julio, 2013 at 16:52

        Estoy de acuerdo con en lo que decís, me parece una crítica cojonuda y muy detallada. Exquisito, es la palabra que mejor le pega al disco.. MI tema favorito es “Armagedon”. Aunque un tema así no pega con esa portada…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>