Overkill (The Grinding Wheel) – Crítica

Publicado por el 22 marzo, 2017

overkillthegrindingArtista: OVERKILL
Álbum: THE GRINDING WHEEL
Estilo: Thrash Metal/Groove Metal
Sello: Nuclear Blast Records
Fecha: 10 de febrero de 2017
Nota: 9,5/10

OVERKILL son una de las bandas más resistentes y rompedoras del thrash metal actual, y el décimo octavo álbum de estudio del grupo “The Grinding Wheel”, es un  ejemplo más del poder que atesoran y la fuerza que ostentan sobre las tablas. Sino que se lo digan a su líder y vocalista Bobby “Blitz” Ellsworth, fiel reflejo de una máquina que sigue engrasada y lista para golpear como un martillo de guerra.

OVERKILL lanza un nuevo disco con la exactitud que tiene un reloj suizo, cada dos años, como lo han hecho desde el lanzamiento en 1985 de su álbum debut, “Feel the Fire”. Desde entonces no han parado de romper los esquemas, ni de superarse.

El quinteto con sede en Nueva Jersey ha visto algo de resurgimiento en esta última década, desde el lanzamiento del brillante álbum “Ironbound” de 2010, que fue seguido por un exitoso “The Electric Age” de 2012, pasando por el fantástico “White Devil Armory” hace tres años, o el último esfuerzo discográfico del que os hablamos a continuación, “The Grinding Wheel” nada parece haber cambiado. Pero si han cambiado, este último da  un toque clásico a las raíces metaleras a través de un aire más moderno, y quizás el plato más arriesgado del conjunto hasta la fecha, que sigue apostando por una senda thrasher y rompiendo los esquemas, demostrando una vez más porque el quinteto no tiene pelos en la lengua, y sino que se lo digan a Bobby “Blitz” Ellsworth, un fuera de serie encima del escenario, y un verdadero frontman capaz de derribar cual muro que se ponga por delante.

18 discos y 37 años de carrera, casi nada!! y lo más relevante, años y años destilando calidad encima y fuera del escenario. Thrash Metal en vena como diría un buen amigo mío, directo a la yugular, capaz de degollarte y dejarte sin aliento. Lo cierto es que pocas bandas actuales pueden igualarles, pocas que hayan mantenido una línea musical ascendente tan brutal, y lo triste de todo esto, es que nunca gozaron de la popularidad que sí tuvieron otros grandes, sin embargo en estos últimos años, la banda ha tenido un ascenso meteórico, lo cual es de agradecer viendo el salto de gigante que obtuvieron tras la salida de “Ironbound”. Un reconocimiento más que merecido para una banda que no decae y que sigue fiel a sus principios, el último plato habla por sí solo, “The Grinding Wheel” una bestia con mandíbulas entreabiertas dispuestas a destrozarte.

overkill-bilbao09En este disco veremos a unos OVERKILL reestructurados musicalmente, y un Lp orientado a un lado más heavy metal que thrash, aunque conservado elementos de dicho estilo, y presentando influencias de otros apartados o estilos musicales. Un disco que me ha costado captarlo así de primeras, de ahí que haya necesitado más horas de la cuenta para aferrarme a sus partes rítmicas o cambios técnicos, sin embargo, el álbum suena pegadizo y la primera impresión puede ser devastadora, las composiciones pueden contener algo de complejidad si las comparamos con obras pasadas, y muchas no entran con la inmediatez de otros álbumes, ya que se incluyen capas y ritmos que no se aprecian tras la primera escucha, pero que suenan imponentes, demoledores y convierten dicho material en algo fresco, pero manteniendo marca OVERKILL por encima de todo.

Una de las partes más destacadas de esta obra, es la impresionante producción que lo recubre, Andy Sneap ha realizado una labor impecable aportando ese toque suyo que tanto gusta en una obra de estas características, eso sí, cualquier banda actual que quiera estar a la altura de OVERKILL, lo va a tener difícil, el año recién empieza, y los neoyorkinos han puesto el listón muy alto, hacía tiempo que un disco de esta gente no me impresionaba tanto, ni “White Devil Armory” que fue un álbum tremendo, me dio tantos quebraderos de cabeza como “The Grinding Wheel” con el que me he tenido que armar de paciencia, para exprimirlo a fondo y vivirlo detenidamente. Una pega, la portada es lo que menos me ha gustado, de las más flojas que le he visto al conjunto, no sé, no me dice nada, sin embargo el disco me ha vuelto loco desde el primer minuto. El diseño corre a cargo de Travis Smith, encargado de otros diseños de bandas como NEVERMORE, OPETH, SOILWORK.

En cuanto al despelote que proponen nuestros amigos, desde la apertura “Mean Green Killing Machine” ya se aprecia una evolución considerable ¿inteligente tal vez?, pese a que es un abridor no demasiado afilado a como acostumbraron en discos pasados, es una canción aplastante, y un pepino arrollador, thrash de la escuela clásica donde se aprecia un sonido muy añejo que viene adornado por un bajo cenagoso por parte de D.D. Verni que acompaña a las pérfidas guitarras de Derek Tailer. Canción extensa, donde hay de todo para todos, desde partes lentas y ritmos de batería embrutecidos, o solos doblados, hasta coros oscuros que recuerdan a la época de MERCYFUL FATE. Un thrash metal ochentero con fuertes bases heavyes y donde no faltan los solos marca de la casa.

A continuación llega “Goddamn Trouble” cuya técnica oscila entre el thrash y el punk, una de las cosas que más me ha llamado la atención de este trabajo, es la afilada carnicería que portan algunos temas, una ejecución brutal y una pieza de alto octanaje, difícil perderle el tacto, y a pesar de que tiene esos elementos punk’s rock, que no os engañe, es una pista meteórica, cargada de agresión e intensidad, un corte lleno de riffs técnicos y desbocados, y un Bobby cortando el viento con sus voces rasgadas, y esas líneas vocales que hacen hervir la sangre rápidamente con unos giros espeluznantes. Ni que decir, Verni va allanando el camino para hacer más fornida la mezcla. Temazo BRUTAL del cual han lanzado un videoclip que podéis ver entre líneas.

La maquinaria Overkill sigue bien engrasada y dispuesta a golpear como un martillo de guerra. Los Neoyorkinos siguen evolucionando y se consolidan como una de las potencias thrasher más en activo de los últimos años.

El siguiente corte “Our Finest Hour”, es el otro sencillo y porta un coro muy pegadizo y unos trémolos vocales infernales. Cerca del final, hay una variación muy interesante de los coros. Además se trata de una canción que es puro caos, desde las guitarras iniciales que enseguida se quedan clavadas en la cabeza, pasando por la trepidante batería, o esos cortes en seco donde es la propia y desgarradora voz de Bobby la que te hace temblar, dejándote sin habla. Corte tosco, desgarrador y con mucho gancho en los riffs principales.

Como una rueda cortante destrózalo todo, el disco va camino de la destrucción, nada de largos movimientos como los METALLICA actuales, y su último plato “Hardwired … to Self-Destruct”, punk, thrash y algunas bases prog, estos nuevos OVERKILL no dejan de sorprenderme, son la evolución en persona, algo que quizás no guste a todos por igual, véase “Shine On” que ofrece probablemente el mejor estribillo del álbum, conteniendo a un Bobby enfermo, y añadiendo capas de complejidad. La pista toma un giro drástico a medio camino, todo se vuelve tranquilo, llegando a rozar el Doom, y con voces fulgurantes que transmiten verdadero temor antes de volver a marcar riffs rápidos cerca del final. Allá por el minuto 3:18 veremos ciertas dosis de teatralidad, y oscuridad con punteos que me recordaron a los primeros BLACK SABBATH.

El comienzo de “The Long Road” es rasgado y melódico y se abre con una sensación grandiosa, con una introducción en solitario de Dave Linsk, la sensación militar de los tambores recuerda a IRON MAIDEN y a esa nueva ola de heavy metal británico. Es quizás el corte más activo del disco, aunque no es el típico thrash que se espera de OVERKILL, tiene partes Groove metal que golpean tras la introducción, aunque la canción sigue metiendo tralla sin perder ni un ápice de contundencia y con un nerviosismo propio de estos rejuvenecidos OVERKILL.

La llegada de “Let’s All Go to Hades” se torna extraña con ese aire thrash semi-punk y un ambiente lentorro, no sabría definirla, pero en general, se siente como un experimento (¿fallido tal vez?) La melodía principal me ha parecido un poco molesta y la canción sí se siente inconexa por momentos, afortunadamente tiene partes rifferas llamativas que me han recordado a la época de la NWOBHM.

“Come Heavy” es bastante groovy si analizamos el tempo global de la canción, es pegadiza y tiene un cambio de ritmo imponente que aporta más variedad al álbum. La pista siguiente denominada “Red White and Blue” recupera la brutalidad de la garganta de Bobby, y ese golpe seco como se le conoce normalmente a OVERKILL, un thrash directo sin concesiones con el doble bombo marcando la potencia de la canción o o los gritos de guerra de Bobby y unos coros/voces de apoyo que resuenan dando más vitalidad a uno de los temas más enérgicos del compacto.

A continuación hablar de “The Wheel”, que vuelve a la firma thrasher con una ferocidad despiadada y una parte guitarrera inicial  musculosa y unos ritmos implacables. En unión de guitarras y bajo en algunas partes lentas, me recordó a la época Master of Puppets de METALLICA. Una auténtica joya que sumada a la desbordante “The Grinding Wheel”, aprisionan la parte final con una dosis de teatralidad épica. Canción que da título al disco y que escupe una explosión que difiere del resto, por su constructiva ejecución, alejada de esa ferocidad tan remarcada en otros temas. Un tema que roza los 8 minutos de duración, y que incluye desde partes lentas pantanosas, hasta solos de vértigo o coros majestuosos rozando el terreno más oscuro. Algo nada usual de ver en la música de OVERKILL.

Es increíble lo que son capaces de conseguir estos tipos con unas cuantas ideas en el coco. Estamos posiblemente ante uno de los trabajos más diferentes y extraños de cuantos han compuesto los neoyorkinos a lo largo de su carrera. Un disco cargado de diversidad, mucha más de la que ofrecen “White Devil Armory” o “The Electric Age”, pero aún más memorable si miramos con lupa el trabajo sobresaliente que hay detrás de cada composición.

“The Grinding Wheel” supera los álbumes de esos cuatro grandes de la escena thrash actual, y además solidifica una carrera de vértigo que parece no tener fin. Un excelente aporte que reafirma la maquinaria OVERKILL una vez más.

Componentes:

D.D. Verni – Bajo y voces
Bobby “Blitz” Ellsworth – Voz principal
Dave Linsk – Guitarra
Derek “The Skull” Tailer – Guitarra
Ron Lipnicki – Batería

Tracklist:

01. Mean Green Killing Machine
02. Goddamn Trouble
03. Our Finest Hour
04. Shine On
05. The Long Road
06. Let’s All Go To Hades
07. Come Heavy
08. Red White And Blue
09. The Wheel
10. The Grinding Wheel

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

3 Comentarios

  1. METALMANIACO

    23 marzo, 2017 at 1:40

    Realmente estos cuatro últimos discos son para ovacionar. Impecable Greeding Wheel, un disco complejo pero que no pierde la agresividad y el nivel técnico que siempre caracterizó a esta banda. Y sobre todo ese renacer a sus raíces mas thraseheras los llevo a lo mas alto de su carrera. Lo que siempre rescato de Overkill es que nunca perdieron su identidad incluso en su época de experimentación. Todavía disfruto de grandes obras como I Hear Black, Relix, The Kiling Kind o Necroshine. Estos últimos cuarto trabajos se pueden poner sin problemas a la altura de Horroscope, The Years of Decay o Feel the Fire. Bravo por Overkill!!!!

  2. Hellishbear

    23 marzo, 2017 at 16:59

    Vaya manera de retornar Frank! Impresionante este nuevo álbum de Overkill, nunca me han decepcionado desde que los oí desde el maravilloso “Under The Influence”.

    De este nuevo álbum me a gustado más la segunda mitad del disco, en donde escucho a la banda mas trabajada y compleja. Temazos como ” Red, White and Blue” me hacen recordar al “Horrorscope”, “Come Heavy” es mi tema favorito del disco, un tema que bien pudo haber pertenecido al “I Hear Black” pero potenciado al 200%.

    Maravilloso el trabajo de Andy Sneap a sabido sacarle toda la potencia a la banda, el bajo de D.D. Verni suena mejor que nunca. Saludos!

    • Francisco Román Valverde

      25 marzo, 2017 at 14:24

      Lo primero gracias todo este tiempo por tu apoyo en estos tiempos duros, que uno nunca sabe cuándo le va a llegar la hora, y más si es a alguien de su familia. Se hace duro, pero bueno aquí estamos otra vez con las pilas recargadas, espero que la cosa no vuelva a flojear, y podamos seguir metiendo tralla de la buena, como la que meten Overkill con cada disco o en cada directo que son una apisonadora y no se detienen ante nada, también opino al igual que tú, la segunda mitad del disco es la mejor sin lugar a dudas y la que más emociones ofrece, sobre todo si buscas los elementos variopintos, lo complejo, partes rudas unidas a esas dosis de intensidad marca de la casa. Y tú mismo lo has dicho se trata de un disco complejo y como dice Metalmaniaco, a pesar de haber experimentado en su extensa carrera muchas veces y haberse ido por las ramas, siempre han mantenido el tipo. Poco se puede decir de Overkill, que son el As de la baraja, una de las formaciones más auténticas, poderosas y clásicas del thrash old school de toda la vida, y aunque alguna vez que otra se tiren a la piscina, siempre saben cómo manejar los hilos sin tambalearse. La complejidad es algo que puede traer cosas buenas y malas, según se mire, por un lado están los que prefieren el material clásico de siempre, y cuando salen discos así se derrumban, a mí por el contrario, atreverme con obras de este calibre es un deleite, disfruto como nadie con cada segundo de música, en cada giro, en los solos descomunales, esos tempos lentos y técnicos unidos a esa velocidad intransigente, o ese virus salido de la voz de Bobby que sigue siendo inmejorable, cada vez más bruto y alocado a la hora de cantar. Pocas voces en el metal actual, hay que metan tanto veneno, desgañito o tanta agresividad, y mucho menos en el thrash, la mayoría prefiere limitarse a lo tradicional, pero siempre que sale algo de estos tipos se me hierve la sangre, y me ponen de vuelta y media, es como si me dieran una bofetada en todos los morros que caigo en picado, pues con Overkill me pasa lo mismo. Brutal!! Saludos Metalmaniaco y Hellishbear, gracias a ambos por vuestro apoyo constante. En breve saldrá la de Kreator que también se había quedado colgada.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>