Overkill (White Devil Armory) – Crítica

Publicado por el 28 julio, 2014

overkill-whitedevilarmeryArtista: OVERKILL
Título: WHITE DEVIL ARMORY
Estilo: Thrash Metal
Sello: Nuclear Blast
Fecha: 18 de julio de 2014
Nota: 9,5/10

“White Devil Armory” es el nuevo álbum de los americanos OVERKILL y el decimoséptimo de su extensa y prolifera discografía. Y como ya es habitual en ellos, sus trabajos nunca se distanciaron el uno del otro más de dos o tres años algo que no es muy común en las últimas décadas.

Poco reconocidos en su trayectoria y algo ignorados en su gran aporte al Thrash Metal siendo que fueron casi uno de los primeros en comenzar a dar forma y nombre a esta solida rama del metal junto a METALLICA y otros tantos en la eterna disputa de quien pario el primer tema Thrash de la historia (Unleash The Best o el Hit The Lights). Lo que me gustaría remarcar en esta oportunidad es que la gran mayoría a perdido de vista que OVERKILL siempre fueron uno de las pocas  bandas americanas del género que ha sobrevivido y que puede portar y flamear la bandera del Thrash americano con altura y dignidad. Cuando muchos de sus pares a principios de los 90’s comenzaban a rasgarse las vestiduras del genero al cual habían dado vida entregándose a nuevas tendencias, sonidos, experimentos y cediendo a las imposiciones de las compañías, los neoyorkinos quienes ya eran pilares del estilo con obras fundamentales como Feel The Fire (1985), The Years Of Decay (1989) o Horroscope (1991) supieron mantener su escancia inalterada. Por supuesto que D.D. Verni y sus secuaces no estuvieron exentos al cambio y  también se arriesgaron llevando su thrash oldschool hacia nuevos horizontes como se comenzó a palpitar en I Hear Black (1993). Así entrarían lentamente en terrenos del Groove metal, que incorporarían de forma rotunda hacia fines de los 90’s, incluso llegando a probar con sonidos industriales (Save Me) o  pequeños elementos Doom (Burn You Down/To The Ashes) siempre presentes desde el comienzo (Playing With Spiders/ Skullkrusher), bajando sus revoluciones y la afinación de sus cuerdas al mismo tiempo que Bobby Ellsworth adaptaría su garganta de una manera muy efectiva en cada trabajo. Pero el merito de esta longeva banda radica en que nunca perdió fuerza, agresividad, técnica, calidad y lo más importante jamás olvido sus raíces musicales ni se vendió al mejor postor o a las modas imperantes lo cual quedan evidenciado en grandes discos como The Killing Kind (1996), FromThe Underground And Below (1997) y Necroshine (1999) los más experimentales de su carrera, Killbox 13 (2003) o el oscuro y agresivo Immortalis (2007).

Y como en esta vida todo vuelve, a partir de Ironbound (2010) decidieron despertar ese Thrash old school de sello propio, veloz, filoso y técnico plasmando con The Electric Age (2012) y el nuevo álbum una trilogía casi perfecta, demostrando porque son auténticos abanderados de un género que siempre se resistió a morir. De esta forma la banda recuperó su sonido de los 80’s pero elevándolo a un nivel de calidad enorme gracias a más de treinta años de experiencia acumulados.

“White Devil Armory” sigue los lineamientos de sus dos anteriores trabajos, despuntando un Thrash de corte netamente clásico, híper veloz, de nivel técnico impecable y monstruoso donde la artillería pesada son los filosos riffs, el inagotable y machacante doble bombo y la aguda y chillona voz de Ellsworth que taladraran tu cabeza durante 50 minutos sin darte un solo segundo de descanso.

“XD” es la introducción oscura y atmosférica que abre el álbum conectando en menos 50 segundos con la ultra veloz “Armorist” la cual es adrenalina pura disparando riff a la velocidad que impone el doble bombo, nada de Groove o cosas extrañas, esto es Thrash metal ochentoso en estado salvaje sin complicaciones arrasando con todo a su paso, marcando un comienzo con la energía al máximo.

La vena speedica sigue presente en “Down To The Bone” pero en este abundan más los arreglos y los cambios de ritmo, comenzando con un buena instrumentación que se extiende por casi un minuto. Un corte más melódico pero igual de visceral que el anterior, dotado de un doble bombo incansable y Bobby  hiriente e incisivo. De estribillos contagiosos con los típicos coros maraca registrada y un solo excelente con coros también de fondo, pero en plan épico.

La banda sigue sin quitar el pie del acelerador y nos escupen otra excelente dosis de adrenalina hecha música, “Pig”. Mucha mala leche en la voz a cargo de uno de los mejores vocalistas y frontman que ha dado el estilo, percusión muy contundente junto al inconfundible sonido del bajo de D.D forman una pared sonora impenetrable. El riff te come la cabeza en todo momento, uno de los elementos pesados de los de New Jersey.

“Bitter Pill” deja de lado la velocidad, pero gana en fuerza, ritmo marcado y aplastante encerrando un trabajo muy sólido en las guitarras ideal para sacudir la cabeza con gusto. En el minuto 2:55 se produce un quiebre típico con aumento de la velocidad sintiéndose mucho la presencia de D.D. ideal para un buen mosh pit. A alta o a bajas revoluciones, cuando OVERKILL suenan… se hacen sentir.

“Where There’s Smoke…“ es tralla pura, veloz y arrolladora, una metralla de notas imparable hasta el minuto 1:50 donde el corte cambia radicalmente volviéndose mucho más complejo, de ritmo más marcado donde las guitarras hacen sentir su peso a la par de una percusión muy marcada y contundente. La velocidad se retoma nuevamente con el solo altamente técnico, mientras que a la par Ron Lipnicki literalmente destruye su instrumento en un acompañamiento demoledor que se extenderá casi hasta el final. Un verdadera demostración de poder y técnica nos dejan con esta pieza que para mí es la mejor del álbum.

“Freedom Rings“ es otra compleja pieza de ingeniería thrash  metalera muy parecida al anterior corte en cuanto a estructura. La primera mitad la velocidad va aumentando a medida que nos aproximamos al puente y alcanzará su punto máximo en el estribillo, la esencia sigue siendo la misma, una rítmica explosiva bañada por los agudos penetrantes de Bobby.  Y la segunda mitad disminuye un poco la velocidad  dando paso a cambios de ritmo que permite un mayor juego de percusión y guitarras  finalizando en otro solo de guitarra que echa chispas con  la batería siguiéndolo en un despliegue de técnica pura y un feeling monstruoso.

La base rítmica que posee “Another Day to Die”  es tan robusta, compacta y sólida que te invita a sacudir la cabeza al instante, Bobby Ellsworth la condimenta con una buena pizca de mala leche en su interpretación. Este es tal vez el corte menos veloz de todo el redondo pero sobresale muchísimo el trabajo de las guitarras, batería y bajo por la dureza y la cohesión que tienen sonando a mezcla de metal moderno y old school.

“King of the Rat Bastards” no es más que puro riff trasvasando los límites de velocidad permitidos llevando tu adrenalina al tope. Lo que me gusto de este corte es la secciónrítmica que sigue a continuación  del gran  solo con unos coros del estilo ACCEPT. Una demostración más del excelente estado en que se encuentran estos veteranos soldados.

La energía de este disco parece inagotable o que se retroalimenta por sí solo. Si pensabas que “It’s All Yours”  iba a darte un descanso para tu taladrado cerebro y tus castigados oídos estas muy equivocado. La banda sigue castigando con ensañamiento enfermizo con otra descarga de visceral Thrash metal de una calidad y una intensidad que cuesta mucho encontrar hoy en día. Muy pocas bandas logran igualarlos en la actualidad tales como EVILE, ANGELUS APATRIADA o SERPENTOR y de la vieja guardia KREATOR y  TESTAMENT del resto mejor no hablar.

Un disco gigante y brillante necesita un final perfecto  siendo la épica-marcial “In the Name” encargada de lograrlo con creces. Su estribillo es el más melódico y contagioso del set list, el track está inundado de numerosos cambios de ritmos  y dotado de la mejor base rítmica de todo el disco, quedando grabado a fuego en el fragmento  que va del minuto 2:10 al 3:26 netamente instrumental pero capaz de voltear una puerta de acero. El  final también es una maravilla con unos coros de tipo militar que les quedaron de perfectos, seguidos muy de cerca por un  percusión para el deleite absoluto no solo por la fuerza que desprende sino también por la riqueza de sus golpes. Otro de los grandes destacados de esta obra magna.

De la trilogía antes mencionada para mi Ironbound sigue siendo el mejor y el que se lleva el diez  con amplia comodidad, pero este nuevo álbum le pisa los talones con mucha fuerza. No llega a igualarlo quizás porque lo veo un poco lineal en todo su recorrido faltándole quizás un poco más de variedad para que el disco no suene igual de principio a fin. Es simplemente un detalle demasiado fino que no le resta merito en absoluto a esta obra maestra. Un disco que sin duda será recordado como otro más de los grandes álbumes de su sólida y robusta discografía de la cual puedo afirmar no tiene desperdicio…. incluso en sus puntos más bajos.

OVERKILL han alcanzado en estos últimos años un nivel que muchos de los Titanes, los cuatro grandes del Thrash o como quieran llamarles no puede llegar a igualarles ni en sus propios sueños llevando su sonido de principio de los 80’s a niveles de calidad y técnica muy difíciles de superar.

Componentes:

D.D. Verni – Bajo
Bobby “Blitz” Ellsworth  – Voz
Dave Linsk – Guitarra
Derek “The skull” Tailer – Guitarra
Ron Lipnicki – Bateria

Tracklist:

01.  XD
02.  Armorist
03.  Down to the Bone
04.  Pig
05.  Bitter Pill
06.  Where There’s Smoke…
07.  Freedom Rings
08.  Another Day to Die
09.  King of the Rat Bastards
10.  It’s All Yours
11.  In the Name

WEB

Autor: Hernán Dalmaso

4 Comentarios

  1. MetalenVena

    28 julio, 2014 at 13:35

    Mejor explicado no puede estar. Otra vez más lo han conseguido. Y simplemente se han limitado a hacer lo que mejor han hecho durante oda su vida; THRASH METAL. Yo destacaría los temas: “Armorist”, “King of the Rat Bastards” o “Pig”. Buena reseña Hernan ;)

    • METALMANIACO

      28 julio, 2014 at 16:49

      Muchas gracias MetalenVena, ojala tengamos Overkil para rato. Saludos

  2. 7angels

    28 julio, 2014 at 15:02

    Brutales como siempre Overkill, una de las viejas bandas thrashers americanas que sigue portando la bandera del estilo con dignidad junto a Exodus y Testament. Lo mejor como siempre, la voz de Bobby, hiperheavy, y el despampanante bajo de Verni. Inigualables.

  3. METALMANIACO

    28 julio, 2014 at 16:57

    Pensar que cuando comenzaron, siempre estuvieron ultimos e ignorados mientras Metallica, Salyer o Megadeth le pasaban por encima. No se por que nunca tuvieron la repercusion que se merecian en los 80′s ya que sus 5 primeros discos son excelentes y podian competir sin ningun problema con cualquier banda del estilo de aquel entonces.Inclusive toda su discografia es muy solida, mas incluso que la de Slayer, Megadeth Testament o Anthrax no le encuentro un solo trabajo que este por debajo de un 6 o 7, a mi personalmete es la banda Thrash que mas me ha impactado siempre….

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>