Pink Floyd (The Endless River) – Crítica

Publicado por el 24 noviembre, 2014

pinkfloyd-the-endlessriverArtista: PINK FLOYD
Álbum: THE ENDLESS RIVER
Estilo: Progressive Rock/Rock Progresivo
Sello: Parlophone
Fecha: 10 de noviembre de 2014
Nota: 7,5/10

En  2014, a veinte años de la edición de The Division Bell (1994) y que David Guilmour decidiera poner fin a una de las bandas referente del rock progresivo de todos los tiempos, creo que nadie esperaba volver a escuchar material nuevo de los ingleses.

The Endless River surge de los restos descartados de la grabación del anteriormente citado álbum, hasta que en el año 2012 Guilmour y Mason decidieron desempolvar más de veinte horas de música guardada en un cajón y entregarla nuevamente al mundo.

Las particularidades de este nuevo trabajo son la aparición de Richard Wright en la casi totalidad de los créditos, algo que ya se había visto en el anterior trabajo luego de más de una década de litigios entre Roger Waters y la banda por los derechos del grupo haciendo que el tecladista durante la década del 80 fuera un empleado de la banda y no un miembro más. También Nick Mason aparece en los créditos por primera vez desde The Dark Side Of The Moon (1973).

La portada no estuvo a cargo del legendario y fallecido miembro de Hipgnosis  Storm Thorgerson como muchos esperarían, esta fue entregada a manos del artista digital egipcio Ahmed Emad Eldin de gran talento, que si se animan a recorrer su página web podrán apreciar  trabajos gráficos como Dispersion, No Where, The Prisioner o Final Destination podrían ser con tranquilidad excelentes portadas de discos de metal. A mi gusto otra de las grandes portadas de la banda y que logra transmitir con gran fidelidad el contenido de esta obra. El libreto interior no es nada de otro mundo con fotos de las sesiones de 1994. Y el nombre del álbum sin lugar a dudas proveniente de los versos de “High Hopes” para resaltar la conexión con su hermano mayor.

pinkfloyd-bandaCon respecto a lo musical estamos en presencia del sonido floydiano de siempre, pero en este caso ante un álbum casi netamente instrumental, solo un corte es cantado. El rock progresivo juega un papel secundario en esta ocasión ya que lo que predominan son los elementos atmosféricos y ambientales con toques de psicodelia, por supuesto que no es tampoco nada nuevo en el sonido de a banda, pero si estos elementos se adueñan de gran parte de la obra.

Ningún disco de PINK FLOYD es fácil de digerir y comprender tanto en lo musical como en las letras, y este mucho menos. Dividido en cuatro secciones de 14 minutos aproximadamente cada una de ellas, las cuales se sub dividen en cuatro o más fragmentos. Quizás las divisiones excesivas que muchas veces no le encuentro una lógica, sumado a la densidad musical que posee el álbum hacen que por momentos me lleven a mirar el display del reproductor para ver cuánto falta para que finalice una pista, lo cual a mi criterio eso muchas veces no es bueno. También convengamos que la música de la banda no es para cualquier momento del día ni para cualquier estado de ánimo, hay que estar preparado para enfrentar sus composiciones. La mayor parte de las pistas transcurren por sonidos etéreos, abstractos de muy lenta evolución, que invitan a la meditación, la relajación y a divagar por el limbo musical de sello inconfundible de los ingleses. Son menos los momentos donde la guitarra y la percusión adquieren cuerpo  palpable y sólido.

“SIDE 1” posee una personalidad nostálgica y de profunda emotividad donde la guitarra es la protagonista con su lamento lánguido y de paso lento, pudiéndose comprobar ese gusto refinado por las melodías simples pero de gran peso en la efímera “Ebb and Flow”

Estamos en presencia del sonido floydiano de siempre, pero en este caso ante un álbum casi netamente instrumental, solo un corte es cantado. El rock progresivo juega un papel secundario ya que lo que predominan son los elementos ambientales y la psicodelia.

En “SIDE  2” los sonidos galácticos y psicodélicos brotando de la mente de Wright fluyendo a través de su instrumento se adueñan de casi todo el segmento. En esta ocasión la guitarra gana más fuerza seguida  por los ritmos hipnóticos y danzantes del al percusión de Mason. El final es el sonido clásico de los 70’s de la banda con la guitarra y el saxo de la mano en un llanto musical exquisito.

“SIDE 3”  recupera la calma y la nostalgia típica de un film dramático de los años 70 donde Wright es el director con sus mágicas y envolventes melodías recreando luego ambientes de gran misticismo espiritual hasta que explota “Allons (Y) 1 “ ,el corte más contundente y sólido de todo el álbum con las seis cuerdas como líderes. Le sucederán melodías de órgano del medio evo,  regresando la fuerza con “Allons(Y) 2” la cual se acopla al final que es puro rock dueño de un coro sublime intercalando un relato de aires cinematográfico marca registrada.

Y finalizando “SIDE 4” nos brinda melodías para la abstracción total, invitándonos a bucear en nuestro sub consiente avanzará de forma lenta y con escasa presencia de la percusión. De esta forma viajaremos flotando a la última pieza de este regreso y al única que cuenta con la voz de David, “Louder Than Words” es una fiel muestra del sonido de los ingleses y en particular del gestado en The Division Bell, rock progresivo del bueno. Lo mismo se puede saborear en los bonus de extraños nombres “TBS9”, “TBS14” y “Nervana” brotando de la banda puro rock de progresiva evolución con los tres músicos luciéndose cada uno en su territorio.

The Endless River lejos está de sus grandes obras de los 70 tales como Atom Heart Mother (1970), The Dark Side Of The Moon (1973), Animals (1977) o The Wall (1979), pero tampoco se puede negar que es dueño de una gran calidad y de composiciones dignas de una gran leyenda como la que son. A la banda este álbum no le afectara su estatus en absoluto, es más le ha permitido estar presente en el siglo XXI con material fresco  no con reediciones, compilados y demás cosas extrañas que no aportan nada. Para los fans de toda la vida este trabajo debería ser motivo de celebración y satisfacción garantizada. Para aquellos que es la primera vez que entran en contacto con la dimensión musical de PINK FLOYD quizás no sea el camino correcto para comenzar, la mejor puerta de entrada esta allá lejos, a principios de los 70’s.

Componentes:

David Guilmour – Voz, guitarra, bajo, teclados
Nick Mason – Bateria, percusión
Richard Wright – Teclados, piano, sintetizadores

Tracklist:

SIDE 1
Things Left Unsaid
It’s What We Do
Ebb and Flow

SIDE 2

Sum
Skins
Unsung
Anisina

SIDE 3

The Lost Art of Conversation
On Noodle Street
Night Light
Allons-y (1)
Autumn ’68
Allons-y (2)
Talkin’ Hawkin’

SIDE 4

Calling
Eyes to Pearls
Surfacing
Louder Than Words

Bonus Deluxe Edition

TBS9
TBS14
Nervana

WEB
FACEBOOK

Autor: Hernán Dalmaso

3 Comentarios

  1. Sara-metal

    26 noviembre, 2014 at 22:35

    Obra maestra, no hay más. A mi no me ha parecido tan flojo, al contrario, estoy enganchadísima. Para mi, es un regalo ya que he seguido la banda desde hace muchos años, y encontrar un disco así a estas alturas, es todo un lujo.

  2. Antonio-Sanchez

    1 diciembre, 2014 at 19:47

    Buen trabajo, muy normalito eso sí. No podemos decir que con este disco Pink Floyd hayan inventado nada nuevo. Lo que si es cierto, es que se echaba en falta ese toque de frescura musical que solo ellos son capaces de dar a la escena. En cuanto a la duración, creo que se han excedido demasiado incluyendo algunos cortes. Muchos temas no quieren decir nada. A veces, una duración excesiva cansa y aburre al oyente. Esto va por lo último de Machine Head, que me ha parecido un tostón de cuidado.. Buena review, saludos peña..

  3. Let it flow

    20 marzo, 2015 at 18:36

    Los extraños nombres “TBS 14″ y “TBS 15″ son los números de pistas de “The Big Spliff” o sea “El Gran Porro”, un álbum paralelo que los Pinkies tenían atesorado desde “The Division…” y que en parte salió a la luz en “The Endless…”.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>