Rotting Christ (Rituals) – Crítica

Publicado por el 23 febrero, 2016

rottingchristritualsArtista: ROTTING CHRIST
Álbum: RITUALS
Estilo: Extreme Metal
Sello: Season of Mist
Fecha: 12 de febrero de 2016
Nota: 6,5/10

Menuda bajada de pantalones podríais pensar muchos tras escuchar lo último de ROTTING CHRIST. Su nuevo compacto se aleja de lo que se conoce de la banda hasta el momento. Por extraño que parezca, los griegos siguen defendiendo su estilo, aunque en esta ocasión han tirado la casa por la ventana.

“Rituals” es el décimo segundo trabajo de los griegos en 28 años de carrera, y uno de los discos más variados y extraños de cuantos han compuesto. Se podría decir que estamos ante un disco difícil de aceptar, y es la verdad, es un disco que tiene su miga y que requiere de una mentalidad más abierta que el resto. No es precisamente el disco que muchos de vosotros estabais esperando, y lo entiendo, es un disco que se basa en distintas ceremonias rituales, está compuesto por influencias étnicas y de otras religiones. Además es un trabajo que exige una mayor dedicación para comprender su entramado lírico y musical.

Lo cierto es que la propuesta de ROTTING CHRIST, siempre ha sido diferente al resto. Siempre han tenido muy clara su intencionalidad con respecto al género Black Metal, a pesar de tener una línea musical extrema tanto a nivel de riffs como de base rítmica, siempre han ido un paso más allá con respecto al resto de propuestas. Tres años después del fantástico “Κατά τον δαίμονα εαυτού” y un año del álbum en directo “Lucifer over Athens”, tenemos el placer de presentaros “Rituals”, un disco robusto, sofocante, chocante, extremo que toma sus principales influencias de esas tribus mundanas que gustan de canturrear y berrear todo tipo de palabrerías; no pensar en el enfoque simplista que utiliza SOULFLY, más bien habría que acercarse a propuestas como NEGURA BUNGET, para entender un poco la dirección argumental que intenta tomar la banda en esta ocasión.

rottingchristbanda“Ritual” es un disco difícil de entender, y que se atraganta lo justo, sobre todo para aquellos que buscan cortes extremos y directos. Líricamente es un trabajo muy elaborado que requiere de cierta filosofía para entender todo el meollo que los hermanos Tollis han querido expresar con esta obra. Diez nuevas canciones, donde hay de todo para todos. La primera pista en latín “In Nomine Dei Nostri” es una auténtica joya en honor de esas deidades malignas que tanto pululan entre las bandas de metal extremo, un ejemplo Naamah, Sabazios, Ishtar o el propio Lucifer son algunas de ellas. Líricamente, la canción usa un juego de palabras que es repetido hasta la saciedad, como si tomáramos un trabalenguas y repitiéramos constantemente la frase principal una y otra vez. Musicalmente tiene un aire espectral, ceremonial y blasfemo recordando a esas intros tétricas del género, pero a su vez tiene una fuerza interior que estremece. Junto a ella זה נגמר (Ze Nigmar)” escrita en arameo, la lengua de Jesucristo y que tiene unas guitarras atmosféricas cargadas de coros sombríos, la pieza está rodeada por un sentimentalismo histórico y ancestral cuya letra habla del perdón.

La incendiada quimera “Ἐλθὲ κύριε (Elthe Kyrie)” anuncia la llegada de un nuevo Dios, mediante la colaboración de Danai Katsameni, que grita de forma suicida, mientras que las guitarras rugen y el ritmo vertiginoso de la base rítmica nos atropella como un torbellino. Pieza que quizás entre más fácil que el resto, ocurre algo parecido con la estremecedora e irradiada “Les Litanies De Satan (Les Fleurs Du Mal) [feat. Vorph]” con una frase que dice así, “Oh Satán, ten piedad de mi larga miseria!” y que habla de ese Rey de las cosas ocultas, también llamado el príncipe del exilio. Musicalmente es una canción de alto octanaje con unas teclas grises, y riffs llameantes esparcidos por la intemperie donde colabora Vorph de SAMAEL. Llegamos al ecuador del disco con otra pista Ἄπαγε Σατανά (Apage Satana)” que acusa ese aire primitivo y salvaje con tambores tribales y percusiones de fondo. Líricamente se trata de un padre nuestro en honor de la divinidad diabólica. La canción toma forma allá por el minuto 2:20 cuando la voz femenina y unas guitarras menos esperpénticas endulzan el devenir de la parte más gloriosa de la canción.

“Του θάνατου (Tou Thanatou) (Nikos Xylouris cover)”, la canción más abierta del compacto, rápida, acelerada con coros enigmáticos y un manejo de la guitarra más abundante donde se aprecia un gran solo de guitarra a partir del minuto 2:27, casando a la perfección con esa tónica etérea que recubre toda la pista y ese arte Medievo del final. “For A Voice Like Thunder” incluye un prólogo de William Blake “El rey Eduardo IV” que nos pone en situación. Una canción cautivadora y que se escapa de la definición que todos conocemos de Black Metal, quizás sea la canción más diversa y extraña del compacto, donde veremos a un Nick Holmes (PARADISE LOST) muy metido en su papel. Reconozco que me ha gustado, aunque tanta tranquilidad me desespera. La que viene a continuación “Konx Om Pax” tiene un aire Doom y gótico que os puede recordar a los suecos CANDLEMASS, además incluye unos coros dramáticos, un gran solo de guitarra que se alarga un poco bastante, mientras que los tambores redoblan y repican antes de la batalla final.

A continuación,देवदेवं (Devadevam)” he aquí la penúltima pista que podría venir de una remezcla de “Xibalba”. Demasiados parecidos entre una y otra, la pega que le pongo a este tema y a este disco, es que Sakis está empezando a confiar demasiado en los efectos de sonido, más que en las guitarras y eso ciertamente, me preocupa un poco. Dejando a un lado todo esto, este tema es bastante gris, está cargado de elementos oníricos y ancestrales, muchos coros y mucha diversidad en el tono, la colaboración de Kathir de los singapurenses RUDRA da ese aroma hindú que pide la pieza a gritos. La última canción “The Four Horsemen” es otra pista lenta que se hace bastante tediosa de escuchar, he intentando abrirme por banda al nuevo sonido, pero reconozco que hay muchos temas que se me atragantan, aún así encuentro este “Rituals” un trabajo diferente, llamémosle así.

El talento de los hermanos Sakis y Themis en ROTTING CHRIST, sigue siendo tan magistral como de costumbre. Esta vez han arriesgado más de la cuenta, y eso les puede jugar una mala pasada. Sólo aquellos que tengáis una mente más abierta, tendréis una visión no tan frívola de este disco. Las nuevas composiciones siguen otra dirección si las comparamos con obras anteriores y eso puede suponer un punto a favor o un punto en contra.

No cabe duda que a pesar de los puntos negativos, es un disco enigmático, y muy trabajado. La comparación con su predecesor “Κατά τον δαίμονα εαυτού” puede ser difusa, quizás no sea justo comparar ambos trabajos, ya que las diferencias son muy amplias. El disco tiene una primera parte muy buena y una segunda mitad mejorable. En cualquier caso no cabe duda que se trata de un disco arriesgado, pero sólo ROTTING CHRIST sabe el porqué ha decidido tomar este camino. Solo el tiempo dirá si este trabajo se convierte en un clásico o por el contrario, pasa inadvertido.

Componentes:

Themis Tolis – Batería
Sakis Tolis – Guitarra
Vagelis Karzis  – Bajo
George Emmanuel – Guitarra

Tracklist:

01.In Nomine Dei Nostri
02.זה נגמר (Ze Nigmar)
03.Ἐλθὲ κύριε (Elthe Kyrie)
04.Les Litanies de Satan (Les Fleurs du Mal)
05.Ἄπαγε Σατανά (Apage Satana)
06.Του θάνατου (Tou Thanatou) (Nikos Xylouris cover)
07.For a Voice like Thunder
08.Konx om Pax     06:21
09. देवदेवं (Devadevam)
10.The Four Horsemen (Aphrodite’s Child cover)

FACEBOOK

Autor: Patrick Rodríguez

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>