Running Wild (Shadowmaker) – Crítica

Publicado por el 29 marzo, 2012

Artista: RUNNING WILD
Álbum: SHADOWMAKER
Estilo: Heavy Metal/Hard Rock
Fecha: 20 de Abril de 2012
Sello: SPV/Steamhammer
Nota: 7/10

Tiempo después de que Rock N’ Rolf anunciara el cese definitivo de actividad de su banda, RUNNING WILD;  fue hace relativamente poco, cuando el alemán volvía a reactivar la maquinaría del legendario grupo; aunque es difícil llamarlo grupo, ya que él, es el líder absoluto del conjunto, y se encarga de toda la composición, escritura y elaboración de los temas. Muchos músicos han pasado a lo largo de los años por RUNNING, si echamos la vista atrás, podríamos destacar la labor de Jörg Michael, actualmente ex baterista de STRATOVARIUS, Stefan Schwarzmann que estuvo en HELLOWEEN, Thomas “Bodo” Smuszynski al bajo, ex-componente de AXEL RUDI PELL; Thilo Hermann que fue guitarra de GRAVE DIGGER, o la labor del guitarrista Bernd Aufermann que ocupó el periodo más reciente del grupo; según aparece en la nota de prensa, Peter Jordan es el encargado de las guitarras en esta ocasión; de los demás músicos, no se sabe nada hasta el momento; pero como viene siendo habitual, serán de cesión o de alquiler para la gira.

Después de volver un poco al pasado, retomamos la historia del presente, y os informamos al respecto, ya que RUNNING WILD son actualidad, porque en breve, el próximo 20 de Abril a través de SPV/Steamhammer Records se editará su álbum número 15; ahí es nada; 31 años para ser más exactos, y ahí donde lo ven, el señor Rock N’ Rolf se mantiene intacto como si el tiempo no pasara para él; el nuevo trabajo discográfico que nos presenta esta vez, se titula “Shadowmaker” y bajo una portada bastante fea, todo hay que decirlo, se construye el nuevo elenco musical de “Shadowmaker”; un álbum diferente a todo lo expuesto por RUNNING WILD anteriormente; un disco más en la onda del proyecto que Rock N’ Rolf experimentó con TOXIC TASTE y GIANT X, las influencias del Hard Rock se hacen notar en las primeras escuchas, pero no es hasta sucesivas escuchas, cuando vuelve el espíritu característico de RUNNING WILD con grandes dosis de suavidad con respecto a trabajos anteriores; a pesar de que los temas tienen estructuras facilonas, sin demasiados enredos, también se echa en falta los himnos de antaño, ese Speed metal rápido; “Shadowmaker” se iguala con trabajos más o menos apetecibles como “The brotherhood” de 2002.

Mirando este disco con buenos ojos, a pesar de la fealdad del diseño exterior, que parece más la portada de la película de la guerra de las galaxias que otra cosa; debe haber otras razones adicionales del porqué Kasparek destruyó todo, y después lo construyó de nuevo, ya entendí en su momento que parte de su decisión se debía a la falta de motivación para seguir haciendo lo mismo una y otra vez. Juzgando por lo que escuché en “Shadowmaker”, encontré un cambio en la actitud de  Kasparek hacia lo que él había estado haciendo por más de treinta años.  La mayoría de las pistas como ya dije antes; caminan hacia el Hard Rock, y aún así, este trabajo muestra piezas del viejo batallón pirata como “Sailing Fire”, que se inicia con una intro de bajo y batería, muy corta, un tema sólido con sabor melódico asentado en un medio tiempo, espectacular.

Las canciones de “Shadowmaker” constan de sonidos repetitivos simples y pasajes tradicionales sin ningún intento de excavar nuevos terrenos; la pieza inicial “Piece of the Action” con un rollo muy roquero y un apartado macarra; cuando uno lo escucha se pregunta, ¿Esto es Running Wild?, pues si, un tema directo y poderoso con un estribillo muy pegadizo, una canción que te hace querer escuchar el resto de temas que vienen después como “Riding On The Tide”, con una onda muy pirata, tanto musical como lírica, es un corte que recuerda a las primeras canciones de los primeros años del grupo; un estribillo melódico con cierto encanto, una canción que podría ser descrita como el típico icono para entender la carrera de RUNNING WILD, destacar el gran trabajo de guitarra.

En “I Am Who I Am”, el ritmose vuelve apretado con un coro caliente, con un Rolf inconfundible dando todo, una canción fantástica que posee un don que te engancha y no te deja ir. Sin duda, otro de esos temas, que encantará a los seguidores más acérrimos del grupo. “Black Shadow”, la primera pieza relacionada temáticamente con “Shadowmaker” y “Into The Black. Un tema que tiene buenos cambios de ritmo y tempo; el segundo tema y que da nombre al disco, sin duda el que más suena a los RUNNING WILD de siempre, con ese punteo acelerado que te vuela la cabeza de un disparo; es una pena que no haya más canciones de este tipo en todo el disco; sin duda uno de los futuros clásicos del grupo; recalcar un sonido sin concesiones con un gran solo de guitarra. Por último para cerrar esta mini historia, “Into the Black”, es el más impactante de los tres y un guiño de limpieza en la producción; un muy buen tema.

Volvemos para atrás, y nos topamos con “Locomotive”, una canción fuerte y pesada, tal y como su título indica, medio tiempo sencillo y bien estructurado, con un impresionante solo de guitarra; un tema que de tener una chispa de velocidad extra, habría sido una auténtica bomba; pero bueno; una anécdota sobre esta canción, cuando pude asistir a la pre escucha del álbum en Alemania y me entrevisté con Kasparek, entrevista que por cierto podréis leer en breve, aquí en Trueno Metálico; una vez finalizada la escucha del tema, el aplauso de los medios se nos echaba encima, la gente aplaudía como loca; y es que un tema inconfundible, que se deja querer con las escuchas.

La sorpresa llega con “Me & The Boys”, un destructor, un himno de rock and roll, así lo digo, un track que incluye coros variopintos, personalmente, no me esperaba una canción de este tipo, con una mezcla a JUDAS PRIEST o TWISTED SISTER, ante todo curiosa, lo que no quiere decir que sea un mal tema, al contrario, las influencias de TOXIC TASTE son más que evidentes, la letra me ha chocado un poco, ya que habla sobre el rock y esos chicos con chupas de cuero; el álbum finaliza con otra sorpresa inesperada, una pieza de 7 minutos titulada, “Dracula”, quien no conoce a este personaje de novela y cómic; pues eso, lo dicho, una canción que me ha gustado bastante; después de la intro atmosférica, los riffs de martillo nos golpean los oídos, un tema musicalmente hablando muy interesante con el típico y característico sonido de Rolf, un corte que baja de intensidad y al que le falta algo de contundencia, las líneas de melodía se aprecian, una canción de gran alcance, compuesta en tan sólo dos horas, tal y como dijo el señor Rolf Kasparek.

Sinceramente, lo que no me gustó de este disco, fue el sonido de la batería, lo encontré muy artificial; de sobra está decir que RUNNING WILD siempre han sido uno de mis grupos favoritos, y esta vez no lo es menos, a pesar del cambio de línea musical algo más que evidente, Kasparek se ha empleado al máximo y se ha salido con la suya una vez más; aunque él siempre diga que será uno de sus mejores trabajos; no sé qué decir, no es un mal disco, pero hay discos de su discografía infinitamente superiores a este; para la ocasión, Kasparek dejó la labor de producción en manos de su guitarrista Peter Jordan y los hermanos Nowy, ellos ayudaron a que Kasparek logrará un gran acabado final para el disco, además ya habían colaborado en “The Brotherhood” y “Victory”.

Para concluir, estoy feliz por el regreso de gigante de RUNNING WILD y por su actual propuesta, que sin ser una obra maestra, hace que tengamos Rock n Rolf para rato; es un trabajo que se deja querer a medida que lo vas escuchando y te vas adentrando en él (sobre todo si eres abierto y no te cierras a nada), un disco que choca un poco si lo comparamos con clásicos como “Under Jolly Roger”, “Pile of Skulls” o “Masquerade”; pese a todo, RUNNING WILD vuelve a mostrar su cara más oculta con un trabajo distinto, todo ello sin olvidar el por qué de su regreso a la escena actual y a la lucha diaria. También opino que si uno va con la mentalidad de encontrar lo mismo de siempre, se va a llevar un canto en los dientes y una decepción asegurada; si lo tomamos como una evolución mezcla de TOXIC TASTE y RUNNING WILD con tempos más lentos, encontraremos un buen álbum.

WEB

Autor: Matthew Bourdais

6 Comentarios

  1. Pirata666

    30 marzo, 2012 at 10:57

    Muy buena la crítica, pero viéndolo desde otro punto de vista, pienso que este trabajo estará por debajo de sus mejores discos, a Running Wild, no le pega hacer Hard Rock, me da a mi que va a ser muy flojete, he leido muchas críticas en otras webs, y le dan una puntuación muy muy baja, espèro estar equivocado, de todas chapó por la review, me ha quedado mas que claro lo que voy a encontrar en este disco, lo mas seguro que no me lo compre, como mucho lo descargaré, paso de llevarme una desilusión. Saludos.

  2. running wild

    30 marzo, 2012 at 15:35

    pues el proyecto que saco rolf kasparek con toxic taste era hard rock,me sorprende que te lleves una sorpresa,porque ya todos sabiamos que esa linea de toxic taste y su disco “toxification” iba a continuar en los proximos lanzamientos del grupo,tu no creo que seas un fan con mayuscula de running wild como lo soy yo,por eso dices de bajartelo,no sabes lo que te pierdes colega,las ediciones que lanza running wild estan ala altura,ediciones lujosas,con bonus track,o algun dvd extra,no como otras bandas que lanzan un disco con un libreto pobre,y con pocos extras,y formatos ridiculos,al menos running wild cuida los minimos detalles,solo por eso,merece que la gente se compre el disco en edicion especial,como lo boy a hacer yo………….

  3. Matthew

    30 marzo, 2012 at 16:25

    Yo que he podido escuchar el disco, Pirata, te digo que las primeras impresiones te hechan un poco para atrás, pero una vez que te adentras en su mundo, es un muy buen trabajo; tiene temas clásicos muy a la altura de sus grandes éxitos y un claro signo de evolución tal y como hizo en Toxic Taste; de todas formas la gente debería estar ya al tanto, ya que este señor es lo que ha estado experimentado hace poco, de todas formas y aqui discrepo con Running, puedes ser seguidor de un grupo, y no te puede gustar uno de sus discos, no es la primera vez que pasa; saludos.

  4. Running wild

    30 marzo, 2012 at 21:40

    Tienes razón,uno puede ser un gran fan de una banda y no gustarle algún disco suyo,pero yo no seria capaz de hablar mal de running wild,son mis dioses y nunca me an defraudado,y si lo hacen pues tampoco pasa nada,lo importante esque estén siempre activos,y saquen algo cada cierto tiempo,pero es tan el hambre que tengo de running wild ya que an estado un montón de tiempo sin editar nada en estudio……

  5. Raul

    15 abril, 2012 at 23:48

    Cagada de disco como se veía venir, no me ha gustado nada nada nada, solo me ha gustado la ultima canción, Drácula. Pero veo un sonido muy plano de guitarras, y para ser hard rock, se ha quedado muy corto,en fin, yo pienso que la discográfica le dijo de hacer un disco, y el tan pancho no dijo que no, a veces es bueno retirarse a tiempo, y mira que los primeros trabajos me parecieron la ostia, pero creo que a todo músico le llega su san benito, y este está de capa caída.

  6. Felipe

    14 octubre, 2012 at 1:52

    Buenismo el disco, pero hay que entender a Kasparek que no pretende hacer el mejor disco de RW, el solo quiere hacer musica y lo hace, bueno disco lo encontre bastante oreja!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>