Sad Eyes (Ad Dicti On) – Crítica

Publicado por el 15 octubre, 2015

sadeyes-addictionArtista: SAD EYES
Álbum: AD DICTI ON
Estilo: Death Metal
Sello: Necromance Records
Fecha: 25 de mayo de 2015
Nota: 7,75/10

Lo de Santi González es de otro planeta, tras haber formado parte de una de las bandas más interesantes de los últimos años como Rex Devs (de la cual guardo bastantes recuerdos, y todos agradables). Su banda actual SAD EYES no deja de sorprender, ahora con el tercer plato, un proyecto firmado por él mismo, en el que colaboran gran cantidad de músicos de la escena nacional, y sin los cuales este disco no tendría el mismo fondo.

En la actualidad tenemos que hablar de su tercer trabajo en solitario denominado “Ad Dicti On” puesto a la venta el pasado 25 de mayo a través de Necromance Records, el nuevo sello encargado de distribuir dicho material. Un trabajo que ha contado con la participación como dije antes, de diversos músicos del territorio nacional, cada uno de ellos se ha encargado de añadir un solo de guitarra a cada uno de los diez cortes que forman el disco. Pero no todo queda aquí, Santi González además de ser el alma mater de la banda y escribir todas las canciones, su labor no sería la misma sin el apoyo incondicional de Kike Capilla a las voces, o la labor conjunta de Rául Weaver y Kike Rodríguez, sin los cuales este disco no tendría el mismo enfoque.

Un disco que si os soy sincero, me ha costado bastante trabajo asimilar, no sé si por el sonido ramificado en su conjunto, o por qué, pero debo reconocer que se me ha hecho bastante más pesado que “9H0B1A”, del cual guardo cierto recuerdo, de hecho desde que salió se ha convertido en uno de mis álbumes favoritos de SAD EYES, y sigo pensando que está muy por encima de “Ad Dicti On”, al cual le falta algo, no sé si es composición, mejor ejecución o qué, pero lo cierto es que tanta linealidad, y monotonía en algunos tramos del disco, me han terminado por aburrir.

santigonzalezMe explico, me parece un trabajo formidable, con una elaboración musical y lírica bestial, que ya quisieran muchos músicos de la escena nacional, tener en sus bandas. Pero siento cierta desgana una vez pasado el ecuador, que me echa para atrás. Sin embargo, que nadie se asuste, vuelvo a lo de siempre; re-descubrir cualquier álbum desde el inicio, o cualquier obra de SAD EYES, y flipar con ese griterío huracanado de Kike, es lo más placentero que hay para aquellos que como yo, disfrutamos del Death Metal más underground, un tipo de música no apta para cualquiera, y que como ya me comentaba Santi en su momento, las ventas no le han acompañado demasiado en este último disco.

En el aspecto visual, la obra de arte que ha creado Eva Garijo y Joaquín Fernández Campuzano es maravillosa, y aquí si reconozco que han dado en el clavo, obsequiando al disco con un envoltorio menos fuerte que el de “9H0B1A”, pero con un libreto que merece la pena palpar con los dedos, y unas frases que hacen más llevadero el compás de cada canción y preguntarnos si realmente el ser humano es tan mísero como lo pintan, o si tan sólo se hace la víctima en cada caída, o si ese horror de su ser se estremece sólo con la hastiada luz que lo aparta y lo sumerge en la oscuridad.

Interesantes relatos en los que nos sumerge cada disco de SAD EYES y ya solo por eso, merece la pena embriagarse de dicha propuesta. Y aunque en esta ocasión, la música no me haya inspirado tanta confianza como en discos pasados, hay partes donde el disco se crece, y otras donde baja considerablemente. Sin embargo, escuchar el disco de golpe sin hacer caso de las letras, puede ser una tarea arduamente compleja que te lleve el cansancio más absoluto, por ello como dije antes, re-descubrir dicho trabajo disfrutando de cada pasaje lírico, y psicoanalizándolo desde otro punto de vista, puede suponer el camino más placentero para disfrutarlo desde otro ángulo; una interpretación que no todos están dispuestos a hacer, y que para un servidor, es sumamente importante, ya que me ayuda a disfrutarlo con la conciencia tranquila.

“Ad Dicti On” es un ejemplo de perseverancia mental, llevada al extremo del trastorno emocional, finalizando con el control de los impulsos. Un ejemplo de discrepancia en las intenciones, llegando a exceder el límite de control de la ansiedad y caer definitivamente en el caos de la adicción. ¿Lioso cierto? Por ello, atender a las letras, es una apuesta segura, para entenderlo en su totalidad. Quizás se trate de una de las críticas que más trabajo me ha costado elaborar, sobre todo porque cuando escuchaba los temas, he sentido emociones muy dispares, desde descontrol, hasta decepción, y en muchos casos, baja autoestima.

Lo sé, es sólo música, pero que un disco sea capaz de transmitir tantas emociones, ya dice mucho de las capacidades de un músico para evadirse de la realidad y simplemente alucinar con la música. De hecho, si no produjera ninguna sensación, sería extraño y llamativo. En cualquier caso, pasearse entre los diez cortes del álbum, es toda una experiencia que más de uno debería vivir alguna vez en su vida. Además, otra de las formas que tiene el disco de sumergirte en su mundo, es cerrando los ojos y viendo como la sensación de agobio se apodera de ti lentamente hasta trastornar tu personalidad y penetrar en tu penumbra. Un álbum que finaliza la trilogía que Santi comenzó con “and Another Week”, llegando hasta límites que nadie había sido capaz de alcanzar.

El ser humano es confuso, y en ocasiones, resulta difícil de entender debido a sus actos y su forma de comportarse, cada álbum de SAD EYES, es como un ser inerte que intenta mejorar los actos de su día a día, y por más que lo intenta, no lo consigue, ya que siempre hay una barrera que lo aparta de la realidad.

Musicalmente transgresor, violento, más corrosivo que su predecesor, más oscuro y siniestro, un álbum perturbador que aleja de ti cada síntoma de alegría, no hay más que ver “Lunium” que en seguida golpea con unos zarpazos de batería y unos riffs huracanados, rayando todo a su paso, con guturales intensos donde Kike Capilla, parece poseído como si fuera el demonio en persona. Gran aporte solista y uno de los mejores del disco, importante colaboración de Javier Gutiérrez donde redondea el buen solo con gran carga melódica, el doble bombo cataliza a la perfección la fuerza que desprende dicha canción. De lo mejorcito del nuevo trabajo, no obstante hay algunas pequeñas joyas que quedarán guardadas en mí, para la posteridad, “Voluptas” es una de ellas, un machaca cráneos cuyas pequeñas agujas intermedias dan más serenidad a su consistencia bruta. Gran narración, donde ambas voces infundan el tú a tú tan interesante de los distintos vocalistas, el sollozo de solos por parte de Diego y Borja, remarca la supremacía de una canción absorbente de principio a fin.

Uno de los cortes que no me ha llegado tanto es “Cognitio” sigo sin entender su atmósfera inicial, aunque luego mejora concienzudamente, además incluye algunos arpegios melódicos antes de llegar al ecuador de la canción, donde veremos un paso adelante, no todo es brutalidad, aunque los diversos cambios de intensidad son los que hacen que un servidor disfrute de esta llamativa propuesta. Ya digo, no es de mis favoritos, pero hay cosas interesantes a remarcar que hay que mirarlas con lupa, ya que apuntan ese toque de distinción que otros discos de SAD EYES no tienen. Su final sin embargo lo veo algo forzado y da la sensación como si estuviera inacabado.

Tras el bombeo sónico al que nos expone el corte anterior toca “Tangere”, un tema sobrecogedor con un aire blasfemo que roza la esencia blacker, pero no es el mejor de los cortes, lo encuentro plano y frío, en ocasiones sucio y contando con una parte rítmica endiablada donde interviene ese sonido de batería con blast-beats a todo dar y que sin dudarlo ni un segundo me ha hecho eyacular precozmente. No es la mejor, aunque está entretenida y tiene algunos momentos vertiginosos para el disfrute, eso sí el apartado final es de lo más placentero con esas armonías tan florecientes. El bombazo llega con “Ipse” en ocasiones recordándome a “Lunium”, pero más opulenta, nutrida y cuantiosa, llevada por una base rítmica demoledora que genera más vigor en cada compás, donde Santi da lo máximo, y sus acompañantes a las voces, rozan la perfección.

“Vincere” es nerviosismo puro, velocidad, brutalidad, técnica, cambios de ritmo de principio a fin, todo un laberíntico entramado difícil de captar en una primera escucha. Es un corte que se desliza como una cuchilla y que termina por ahogarte lentamente en su mierda. Me ocurre algo parecido con “Vulnus” que relata la triste vida de este ser y que desprende una perversión que ralla hasta golpear con locura. El corte incluye unas guitarras menos tortuosas y un riffeo cortante, por lo demás él solo de guitarra de Juancar (AVULSED) no me atrapa, pero tampoco me disgusta, hay partes solistas en el disco de mejor calado y más llamativas. Ya casi llegando al final, la canción se sube por las paredes, mostrando algo de sensatez y más variedad en los ritmos. “Somnus” es desquiciante, es como escuchar un chillido soporífero que te tortura lentamente y no hace sino desgarrarte las entrañas hasta despedazarte, brutal la participación de Oscar (As Light Dies).

Llegamos el universo final, formado por “Enodo” y “Ad Dicti On”. La primera canción es demoledora,  y es tralla pura con guturales a todo dar, armonías entrelazadas de diverso octanaje sumidas en la demencia. Líricamente es una chulada y esta frase en especial que dice: Vivo sediento cual vampiro adicto a lo inmoral; me flipa, así como la técnica que emplea SAD EYES con este corte, pero sigo pensando que le falta algo, es como si tuviera demasiada chicha junta, y le faltara algo de esencia. Es una canción violenta, compleja y muy variada, la cual necesita muchas escuchas para conocerla de cerca. Por último llega la instrumental “Ad Dicti On”, una joya con un inicio que ralla con su melodía solista e infarta el corazón de su adversario con su velocidad. Temazo y uno de esos cortes que al igual que “Lunium” más veces he disfrutado, para mí, los mejores del álbum.

Recuerdo que a “9H0B1A” le di un 9, aparte fue un disco que me encantó, y al cual no le veo ningún defecto. “Ad Dicti On” es un buen disco, aunque considero que está un peldaño por debajo de su obra anterior. En cualquier caso me encuentro ante un álbum muy rico compositivamente hablando que requiere de cierto enfoque para descubrir todo su potencial, que lo tiene, pero hay que sentirlo de cerca, y eso es lo que me echa para atrás en algunos momentos. Mi nota final gira en torno a una opinión meramente personal, algo más baja de lo que yo esperaba en un principio, pero es lo que hay.

Concluyendo “Ad Dicti On” es un disco capaz de poner al límite todos tus miedos. Si queréis experimentar algo más que caña burra, echad un vistazo a dicha propuesta, es más si os gusta el Death Metal frenético, intenso, técnico y bien elaborado, tenéis una cuenta pendiente con Santi y su banda SAD EYES.

Tracklist:

01.1N Lunium
02.2N Voluptas
03.3N Cognitio
04.4N Tangere
05.5N Ipse
06.6N Vincere
07.7N Vulnus
08.8N Somnus
09.9N Enodo
10.Ad Dicti On

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>