Saxon (Battering Ram) – Crítica

Publicado por el 12 noviembre, 2015

Jewel case Photoshop FileArtista: SAXON
Álbum: BATTERING RAM
Estilo: NWOBHM, Heavy Metal
Sello: UDR Music
Fecha: 16 de octubre de 2015
Nota: 8/10

Los británicos SAXON son una de las bandas más activas de los últimos tiempos. Nunca se dan por vencidos y siempre traen algo bueno bajo el brazo. La etiqueta NWOBHM no la pierden ni por asomo, mucho menos su calidad o su frescura como músicos. Siempre al pie del cañón, dando que hablar y marcando verdaderos desafíos en su carrera.

Después de 37 casi 40 años de carrera a sus espaldas, los huestes de Biff Byford editaron el pasado 16 de octubre de 2015, su vigésimo primer trabajo de estudio titulado “Battering Ram”. Y lo más sorprendente de todo en este trabajo (a primera vista) es la atmósfera de los once nuevos cortes, nada que ver con el anterior “Sacrifice” (Leer Review) que tiraba más hacia lo clásico. Aquí las tornas cambian, y aunque el disco mantiene la esencia característica de siempre, se escucha un sonido más evolucionado, tirando hacia otros derroteros.

Realmente SAXON no tienen nada que demostrar a estas alturas, y cuando uno se atreve con un disco de ellos, sabe a ciencia cierta lo que va a encontrar en él. Buenas canciones, pero sobre todo ese espíritu épico que ha acompañado a los británicos desde sus años mozos hasta la actualidad. La voz de Biff Byford ha envejecido bien, estuvo siempre muy limitado, pero su gruñido ronco posee ahora ese toque perfecto para el estilo de SAXON. A sus 64 años de edad sigue quemando sus cuerdas vocales como nadie, golpeando con fuerza y convicción.

saxonbcriticaPocas bandas en la actualidad, pueden seguir el ritmo de SAXON, de hecho pocas, muy pocas tienen una discografía tan legendaria y tan plagada de éxitos, véase su primera etapa con discos como “Wheels of Steel” o “Power & the Glory”, o la joya de la corona “Strong Arm of the Law”, siempre han mantenido un nivel envidiable, en la parte intermedia y más reciente encontramos “Killing Ground” que con el tiempo se ha convertido en joya indiscutible de su legado, junto a él, tenemos “The Inner Sanctum” o “Call to Arms”, dos grandes álbumes y los más recientes. Realmente, repasar la historia de SAXON es una tarea que da para mucho, hay tantas cosas que contar. Eso sí, es una banda que no se anda con tonterías y que va directa al grano, o sino que se lo cuenten al propio Biff Byford que más de una vez ha dejado clara su intención de ser fiel a su estilo. Las letras ahondan en temas relacionados con el heavy metal, bestias, actos de heroísmo, nada que no hayamos visto ya, pero siempre es bueno recordarlas. SAXON, una banda de heavy metal, que no tira de adornos extraños, pasa igual con MAIDEN o con JUDAS, bandas míticas que están donde están no sólo por ser los padres del género, sino por méritos propios.

En su nuevo capítulo tenemos un poco de todo, temas clásicos que gustarán a sus seguidores más acérrimos, y algo de novedad musical que nunca viene mal. Como novedosa es la portada, una de las más agresivas y oscuras de los últimos años, muy por encima de la de discos como “Sacrifice”, “Call to Arms” o “Into the Labyrinth”, musicalmente pienso que el haber arriesgado más en los tempos de algunos temas, hacen de este uno de los discos más interesantes (del género) de lo que llevamos de año. Y realmente, no hay más que escuchar el corte de apertura “Battering Ram” para darse cuenta de ello, un himno a galope con un riff de doble bombeo y enérgico, cortesía de los hacheros Paul Quinn, y Doug Scarrat. Canción elaborada e intensa con partes calmadas, otras más rápidas y un gran solo de guitarra. Sobra decirlo, pero ya tenemos el primer clásico del disco junto a “The Devil’s Footprint”, “Queen Of Hearts” y “Destroyer” que inspiran alegría, gozo y un trabajo de guitarra crujiente. “Queen of Hearts” (una de mis favoritas) es un medio tiempo potente y guitarrero, sumamente elaborado con unos aderezos de teclado la mar de interesantes, su melodía pegadiza se mete por las venas de forma estremecedora, su estribillo es magia para los oídos, mientras que “Destroyer” es un cañón con riffs cortantes y unos solos puntiagudos, en cuanto a los altos de Byfford, increíble que alguien con 64 años pueda cantar con tanta garra y tanta fuerza.

El disco se crece con la llegada de “Hard And Fast” un temazo que os dejará sin aliento, increíble el aporte rítmico de la batería de Nigel Glockler o esos riffs tan machacones que son base esencial de la canción; eso sí no todo queda aquí, ojito con el minuto 1:46 donde se aprecian unos adornos progresivos de la leche. Después de este puente, la canción vuelve con más garra, fuerza y potencia, posteriormente llega el dúo protagonizado por Doug Scarratt y Paul Quinn a las guitarras con uno de los finales más retorcidos y emocionantes del disco. Uno de los temas que va en esta misma dirección es “Stand Your Ground” golpeando con dureza, con el bombo a piñón y dejándonos con los mocos pegados al suelo. Eso sí la canción vuelve a tirar de ingenio una vez pasado el ecuador con un solo infartante, y un paréntesis donde la calma y una extraña melodía se apodera del resto.

Rayos y truenos para “Eye Of The Storm” en otro de esos cortes elaborados que tiran de agudeza, chispa y sutileza. Canción calmada que incluye unas narraciones de por medio. El bagaje perpetrado por “Top Of The World” muestra otro toque de distinción con unas armonías dulces que tienen otro tipo de templanza, es una canción que empieza rugosa y va moderando su tonalidad, y donde veremos a un Biff más relajado. “To The End” pone otro toque de distinción al disco, no es la más influyente de todas ni la más agresora, quizás hablamos de la pieza más arriesgada junto a “Kingdom Of The Cross”, una especie de balada acústica con toques experimentales que supone toda una sorpresa, pero no es extraño teniendo en cuenta el rumbo que toma el disco en diferentes ocasiones. Realmente me ha sorprendido, y vuelvo a lo de siempre, SAXON  nunca fueron expertos en baladas, y quizás esta tampoco sea del agrado de muchos de sus seguidores, pero a mí personalmente me ha gustado. El disco incluye el bonustrack “Three Sheets To The Wind (The Drinking Song)” perfecto para corear con los colegas.

“Battering Ram” ha contado con la producción del veterano Andy Sneap (TESTAMENT, EXODUS, MEGADETH), que ha dotado a esta pieza de ese sonido añejo que muchos estaban esperando. Tal vez, un poco más procesado de lo que debe sonar, pero limpio y agresivo. Las guitarras suenan nítidas, las baterías suenan potentes, igual ocurre con la voz de Byford. Sin pistas verdaderamente débiles (pero con algunos momentos endebles y un par de recortes sobresalientes) “Battering Ram” es un buen álbum para el extenso catálogo de SAXON, un disco que no pasará desapercibido para los miles de seguidores del conjunto británico.

Componentes:

Paul Quinn – Guitarra
Biff Byford – Voces
Nigel Glockler – Batería
Nibbs Carter – Bajo
Doug Scarratt – Guitarra

Tracklist:

01.Battering Ram
02.The Devil’s Footprint
03.Queen of Hearts
04.Destroyer
05.Hard and Fast
06.Eye of the Storm
07.Stand Your Ground
08.Top of the World
09.To the End
10.Kingdom of the Cross
11.Three Sheets to the Wind (The Drinking Song)

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>