Scape Land (Scape Land) – Crítica

Publicado por el 25 septiembre, 2015

scapelandcdArtista: SCAPE LAND
Álbum: SCAPE LAND
Estilo: Progressive Metal
Sello: Independiente
Fecha: 24 de julio de 2015
Nota: 8/10

Desde la provincia de Cádiz nos llega la propuesta de SCAPE LAND, banda formada en 2006 en Chiclana de la Frontera que cuenta en sus filas con  gente como Diego (DeadOrAlive, The Brain Drain, Countrycross, No) a la guitarra, Josema (Countrycross, No) al bajo, Iván (Nightclub) a la voz y Adrián (Nightclub, Orkeo) en la batería.

El grupo se vio rodeado por una serie de circunstancias que hicieron que durante los últimos años, la banda decidiera cambiar de componentes y estilos hasta dar con el sonido actual. Estamos hablando de un metal potente, trabajado, articulado a diferentes atmósferas pero con mucha fuerza y ritmo. Definirlo como un estilo único sería difícil, debido a la mezcla tan sustancial que hay en cada una de las canciones, pero podríamos hablar de metal progresivo, death metal, thrash metal o metal atmosférico tal y como ellos lo definen. En cualquier caso, estamos hablando de una música enriquecedora, que gustará a aquellos que tanto disfrutan del metal contemporáneo actual.

Lo que SCAPE LAND nos presentan en su debut discográfico es arte supremo, y facturar una obra de este calibre, con tan buen sonido, producción y estos acabados, rítmicos, melódicos, no es propio de las bandas que empiezan. No lo digo como un insulto al resto de formaciones nacionales. Actualmente Andalucía cuenta con gran cantidad de bandas, muchas de ellas ya están codeándose entre los grandes nombres de la escena nacional. Pero pocas bandas han disfrutado de un sonido tan enorme en su primer lanzamiento, lo que vengo a decir, que SCAPE LAND debute con esta obra de arte en su primer recorrido, dice mucho de las capacidades musicales que tienen nuestros amigos y de sus ganas de sorprender al oyente.

scapelandbandaGrabado en los Audiorama Studios, desde el primer momento que nos topamos con SCAPE LAND, (antes de escuchar nada), lo que más nos llama la atención es su retorcida portada, con ese tipo mordiendo el dinero y un rojo intenso coloreando su fondo. Ese mismo rojo, se intensifica posteriormente en la mayoría de cortes. ¿De qué forma? Os parecerá una chorrada, pero es un rojo profundo, y esa intensidad se ve plasmada con rotundidad en la mayoría de cortes, además de una delicadeza que enseguida se deja querer, ya sea a través de las guitarras acústicas, causantes de la mayoría de armonías y melodías agradables del disco, o los tonos limpios de Iván, todo un referente a partir de ahora, y al cual habrá que seguir muy de cerca. Su capacidad para entonar guturales, y partes limpias, es otra de las maravillas del álbum.

En cuanto a la portada, reconocer su agresividad, con el dinero como eje principal del mundo en que vivimos. Y no todo lo mueve el dinero que conste, pero es necesario para muchas cosas de hoy día, sin embargo la emotividad y el sentimiento que desprenden SCAPE LAND, nace de lo más profundo del ser. Todo lo que no sea sentimiento, debe quedar fuera del terreno musical. Obviamente hablamos de música, y también debe haber espacio para criticar y defender al mundo de las injusticias. Pero mira por donde, yo este disco lo percibo más desde un plano artístico, debido en parte a las composiciones tan logradas que contiene y el sentimiento que transmiten.

Narrar las nueve piezas de por sí, puede convertirse en una ardua tarea para cualquiera. Si bien, hay que dejarse llevar y vivirlas a conciencia, sobre todo cuando se trata de un disco tan carismático y enriquecedor como este. Y cuando hablo de carisma, hablo de cortes como “Run to the End”. Es fácil dejarse maravillar por su intro acústica y por el tono susurrante de Iván, y ver como su voz va cambiando conforme pasan los segundos, hasta que explota y llegan los riffs más potentes y trabajados, junto a ese growl profundo que no desentona ni un segundo. Canción lenta y trabajada con un estribillo fácil de recordar que incluye un apartado solista muy conseguido con Josema al bajo coloreando cada trazo de la potente batería de Adrián.

Lo que SCAPE LAND nos presentan en su debut discográfico es arte supremo, y facturar una obra de este tipo, con tan buen sonido, producción y estos acabados, rítmicos, melódicos, no es propio de cualquier banda con pocos medios.

“Lost in Dream” incluida en la primera demo de la banda “No Brain Drain” editada en 2012, sigue más o menos el camino de la pista anterior, intro acústica, fuerza en las guitarras y un grito atronador. El tono vocal de Iván es más elástico, igual que los potentes serpenteos de guitarra que se cuelan aquí y allá durante toda la canción. No es de mis favoritas, salvo por su inicio, le sigue “Nation” donde se vuelven a repetir los mismos esquemas, intro pausada y un desliz macabro, salvo que en esta ocasión los tonos de voz son más desgarradores, llegando incluso a rozar el death con pequeños aderezos grind casi inapreciables. Un tema donde por fin veremos algún cambio con respecto a los temas anteriores, lo que da más variedad al disco.

En “Own Decisions” podríamos decir que tenemos más de lo mismo, salvo que en esta ocasión, los elementos acústicos están ligados a las partes más agresivas dando a la canción una ambientación diferente al resto de cortes. Eso sí el nervio que desprende la pieza es más agresivo comparado con otros cortes anteriormente citados. Hay elementos del progresivo, del death metal, del heavy tradicional como ese solo de guitarra deformado, donde SCAPE LAND ponen toda la carne en el asador, mostrando todas sus virtudes. Y si de habilidad se trata, por fin un corte que no sigue la línea de los anteriores, “Blood Is Not Enough” con un toque de Groove Metal digerido por la potencia atronadora de la batería, y por el cortante growl vocal, seguido de esos riffs machacones que tanto me han hecho disfrutar durante los cuatro minutos que dura la canción.

Allí donde el bajo tiene su momento, llega el disfrute, “My Resurrection” hace aparición con un doble punteo calmado, primero es Josema que con su bajo inicia la melodía, segundos después se une Diego, posteriormente hay que añadir la preciosista voz de Iván repleta de garra y un colorido agrietado semi-calmado,  las guitarras rujen intencionadamente y la potencia se va incrementando hasta explotar con un metal cercena cuellos, rápido y certero, tronando como una tormenta con guturales a todo dar. 7 minutos de duración con una parte central calmada, y gran cantidad de artificios, solos incluidos o partes de batería más trabajadas. Resumiendo, un tema de esos que gusta exprimir al máximo para sacarle todo su jugo.

Otro tema que no se puede dejar de lado es “Destructive resolution”, un corte destructivo, aterrador, agonizante, delirante, asfixiante. Si no me creéis echadle un ojo a ese doble bombo del minuto 0:48 (en adelante) donde la canción entra en vena, quemando la piel e invitando al mosh y a mover el cuello. Una canción que tiene de todo, elementos del Death, Groove, o Heavy como esos riffs del principio. Aparte es una canción que tiene unos adornos (llamativos, como cuando pegas un porrazo con un palo de madera a una lata hueca, pues igual) intercalados al riffeo cortante recordándome al sonido Industrial de bandas como FEAR FACTORY; parecidos aparte, el aberrante y endemoniado vocerío de Iván se sale de madre llevándose todo a su paso; tremendamente brutal. Para que os hagáis una idea, hablo de uno de los cortes más espectaculares del compacto que incluye “una sorpresita” a modo de cierre.

Para finalizar que mejor que degustar otros dos lametazos en la cara, “A Joke Not a Game” e “Inner Jail”, ambos de una crudeza importante. Ambos cargados de fuerza, sin decepcionar lo más mínimo, desde el sollozo desgarrador de guitarra del primero, una vez pasado el ecuador de la canción, hasta la imponente crudeza que desprende la guinda final, que acerca la canción hacia terrenos donde agresividad y melodía se dan la mano constantemente. Perfecto broche de oro para un álbum muy conseguido, con sus más y sus menos obviamente, ya que se trata de un primer escalón, y aún quedan muchos por subir. Lo mejor del disco, la gran variedad de estilos que contiene y lo bien llevados que están. Lo peor, la monotonía de ciertos cortes y la excesiva repetición de algunos esquemas melódicos.

Por último, resaltar la increíble experimentación que ha llevado a cabo SCAPE LAND en esta obra, y sus ganas de ofrecer un producto diferente. Todos aquellos que estéis deseando escuchar algo nuevo, no lo penséis dos veces y dadles una oportunidad, merecen la pena. Recomendado!!

Componentes:

Josema – Bajo
Diego – Guitarra
Ivan – Voces
Adrían – Batería

Tracklist:

01. Run to the End
02. Lost in a Dream
03. Nation
04. Own Decisions
05. Blood Is Not Enough
06. My Resurrection
07. Destructive Resolution
08. A Joke Not a Game
09. Inner Jail

FACEBOOK
BANDCAMP

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>