Semper (Kháos) – Crítica

Publicado por el 29 marzo, 2017

semperkhaosArtista: SEMPER
Álbum: KHÁOS
Estilo: Deathcore/Progressive Metal
Sello: Necromance Records
Fecha: 10 de febrero de 2017
Nota: 8,5/10

¿Quién dijo que en nuestro país no hay buen metal? Esa teoría debe quedar en el olvido de una vez. Cada día aparecen mejores propuestas, una de ellas de nombre SEMPER, banda con sede en Gran Canaria cuyo último disco “Kháos” puesto a la venta el pasado 20 de marzo de 2017, es uno de esos discos que gusta o no gusta, pero que nunca te deja a medias.

Un trabajo (y un título letal) curtido de erosiones estridentes, sonidos brutos bien nutridos con tintes progresivos, a la vez que guturales fieles al estilo Core que tanto resuella en los tiempos actuales.

Para conocer más detalles de la formación y hacer más hincapié en su andadura, podéis entrar en materia con discos como “Alter Ego” (2013) (Aquí la review), un primer trabajo que ya nos metía en situación, y nos daba una idea más o menos clara de la evolución que tomaría el quinteto (formado por Gabriel Pérez, Rafael Pérez, Conny Melefas, Adrián Hernández y Borja Miranda) en futuras ediciones. Época actual, la banda muestra un embrión ya formado, y un disco con una coraza fuerte, capaz de desbrozar todo a su paso. Cuatro años después, la banda suena diferente, las canciones se han endurecido y SEMPER muestra una complejidad y un acabado técnico del más alto nivel.

Visualmente “Kháos” podría servir para poner imagen a esa decadencia que vive el mundo en la actualidad, de ahí un diseño de portada con ese individuo mostrándose como el fiel salvador, y esa ciudad resquebrajada que clama en llanto. Un dibujo que ha sido realizado por Kendall Johns, y un álbum que fue grabado, mezclado y masterizado en los Goat Studios; y que personalmente, suena matador, agresivo y además porta un mensaje de crudeza en su interior.

semperbanda17Musicalmente, cuando dos apartados van de la mano, nace una unión inquebrantable, tanto musical como artísticamente creo que SEMPER ha dado un gran paso adelante, y lo más importante, expresan de forma descomunal, algo que les retribuirá grandes logros en el futuro, el primero paso ya está dado, y las bases son contundentes, pero cuando temas como “En Nombre De” o “Decadencia” te rompen el cuello así de primeras, es que algo ha salido bien.

Y no se trata de simple ruido y ya, hay trabajo, mucho trabajo detrás, una elaboración técnica resplandeciente, moderna, repleta de durezas, subidas, bajadas, tempos lentos, partes rápidas, erosiones que os pondrán los pelos de punta, pero hay una parte donde la música se hace más fuerte, cuando los guturales entran y crean un trauma final, difícil de borrar.

Así pacta el disco y el principio de “XII” con la unión de partes sintéticas y electrónicas, recorriendo tu espalda como bien dicta la letra hasta poseerte por completo. Guitarrazos y ritmos entrecortados, dejando atónito tú interior, y esa eyaculación de guturales que placan crudeza. Musicalmente es un halo de locura en una mezcla de ritmos progresivos y escurridizos con elementos del deathcore, Groove metal y partes cercanas al Djent. Aunque la exquisitez multicolor de su mezcla, hace que la propuesta de SEMPER se aleje de dicha rama, acercándose con rotundidad a un estruendo de belleza, agilidad, técnica y una mecánica ultravioleta difícil de rechazar.

Incontables breakdowns, temas que beben de la escena progresiva pero que culturizan sus tempos con riffs bulliciosos, mastodónticos. Musicalmente SEMPER desprende una fuerza descomunal y su último disco es un ejemplo más de superación y evolución.

La discordante “En Nombre De” desarrolla a lo largo de sus tres minutos y medio de duración una intensidad repleta de caos y destrucción. Es un tema ejecutado con locura, y que una vez asimilado es una delicia para el paladar. Eso sí, no esperéis calma o tranquilidad, la brutalidad que se marcan nuestros amigos en esta pista supone todo un derroche de energía de verdadero infarto. No se cómo harán en directo, pero uno de estos temas y la peña saltando como locos, tiene que ser el final del mundo. Los riffs, la caja, o el bajo recrean una ambientación de auténtico desorden mental.

En “Decadencia” la parte electrónica nos invita a ir por otros derroteros, pero cuando el nerviosismo de los riffs y el resto de instrumentos revolotean, la canción se vuelve de una envergadura gigantesca. Lo más sorprendente es el cambio del tono, dejando tanto griterío atrás y probando suerte con la voz limpia. Es simplemente un momento, pero esa segmentación le va de lujo. Deberían coquetear un poco más con ese registro, probar otros andares, creo que les haría un flaco favor para que el disco fuera más fácil de escuchar, a veces he tenido alguna encerrona con algún que otro tema, y no he sentido la misma emoción. Si bien, el tener variedad en las canciones hace que la escucha sea diferente, lo cual es un punto a su favor. Pero deberían tener más cuidado con ciertos giros o cambios de ritmo.

Como buen amante del progresivo me flipan este tipo de discos, véase el cuarto corte y muy nervioso “Redención” que incluye unos ligeros e impermeables hilos atmosféricos muy interesantes, otro corte como “Babel” goza de una velocidad hipersónica realmente llamativa repleta de deslizantes sonidos acoplados a los diferentes tecnicismos melodiosos. Como curiosidad, recalcar los redobles cortantes de batería que suenan como una metralleta disparando sin cesar. “La Bestia” es otro hemisferio, otra vida, el título grita y babosea como un camaleón cambiando de color.

Incontables breakdowns, temas que beben de la escena progresiva pero que culturizan su cuerpo de riffs bulliciosos, mastodónticos y enfermos, uno de ellos “Implacable”; el mismo título lo dice todo, y su letra narra la situación de un mundo infectado/podrido. Brutales los guturales de Gabriel Pérez que no se anda con chiquitas y va directo al grano, sin embargo es Borja Miranda el que mejor se las apaña con esa estridente y atronadora batería, metiendo redobles a diestro y siniestro.

Bajo el griterío de Gabriel con esa letra ácida y esos sonidos cósmicos, “Revolución” hace acopio de una fuerza visceral remarcando con énfasis frases tan rotundas que quedarán guardadas para el recuerdo. No podemos olvidar, la labor de Rafael, Conny o Adrián, sin la cual, el disco no tendría la misma fuerza para desgarrarte por dentro.

El disco se torna translúcido y bebe de las profundidades de un ser humano cada vez más miserable con el mundo que le rodea. Disco muy trabajado y capaz de remover la conciencia de aquel que se atreva con su descomunal base musical. Eso sí, no esperéis un álbum de metalcore al uso, ni nada por el estilo. La música de SEMPER tiene mucho trabajo detrás, “Kháos” es un disco complejo y de una intensidad capaz de traspasar la coraza más dura, dejándote con la boca abierta.

Componentes:

Gabriel Pérez – Voces
Rafael Pérez – Guitarra
Conny Melefas – Guitarra
Adrián Hernandez – Bajo
Borja Miranda – Batería

Tracklist:

01. XII
02. En Nombre De
03. Decadencia
04. Redención
05. Babel
06. La Bestia
07. Implacable
08. Revolución

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>