Snakeyes (Ultimate Sin) – Crítica

Publicado por el 1 julio, 2015

snakeyes-ultimatesinArtista: SNAKEYES
Álbum: ULTIMATE SIN
Estilo: Heavy Metal
Sello: Independiente
Fecha: 18 de marzo de 2015
Nota: 10/10

Si, si, si ya sé que me repito como el ajo, como suelen decir, pero  no hay otra. España cada día que pasa se transforma en una gigante fábrica de metal, de la cual cae en mis manos un trozo de acero al rojo vivo que no tienes por dónde agarrarlo….quema como la puta madre!!!! SNAKEYES se hacen llamar y su primer trabajo lleva por título “Ultimate Sin”.

Mi primera reacción fue… Woooow!!!!! Estos pibes suenan mortales por ser su primer trabajo. Investigando, todo se me aclara cuando descubro que tres de los miembros de la banda formaron parte de una longeva formación española de nombre SPHINX. José Pineda, Carlos Delgado y Justin Bala unen fuerzas con la voz rumana Cosmin Aioniţă para dar vida a un nuevo grupo que seguro dará que hablar en muy poco tiempo.

¿Que tiene para ofrecer SNAKEYES????? Pues Heavy Metal de corte clásico, deudor absoluto de Primal Fear y por ende de Judas Priest al que no le falta nada. Su cantante, un híbrido natural de Ralf Scheepers y Rob Halford cuya garganta es una guillotina a la cual no hay cabeza que se le resista. Es para alabar la fuerza y el registro que emana de las cuerdas vocales de este rumano, moviéndose de las notas altas a las más graves como con la misma facilidad que  ir de la cama al living.  Con respecto a la banda no hay mucho por decir, si muchísimo por escuchar. El nivel técnico que poseen estos músicos es increíble, es muy evidente que no están en esto hace dos años y la experiencia queda plasmada en un álbum con un sonido y una calidad arrolladora. Velocidad, guitarras afiladas de la vieja escuela, lluvia de solos que no te alcanzan dos oídos para escucharlos a todos y un sonido global tan compacto y robusto que no se encuentra con facilidad estos días. La base rítmica sólida como el acero que practican, en donde la batería posee un cuerpo y una presencia impresionante con un apoyo del bajo creando de esta forma una puerta blindada impenetrable.

snakeyesbandaLa producción del álbum corre por cuenta del mismo José Pineda, logrando un producto final de una calidad digna para competir con cualquier titán extranjero. La portada oscura y de diseño clásico que a la vez posee un gran atractivo y finos detalles que corren por cuenta de un nuevo artista ya consagrado como lo es Felipe Machado (Blind Guardian, Rage, Iron Savior, Brainstorm, Rhapsody Of Fire, Muro).

No hay mucho más para decir, ya que el disco es una metralla de gruesa de munición que no da respiro. Cero baladas y temas que rondan los cinco minutos como máximo. Aquí no hay progresivo, ni tiempo para analizar cosas de complejidad astral. Esto es puro y duro metal que tumbará muñecos sin piedad y que  garantizo te dejarán satisfecho como muy pocos discos actuales.

Las pruebas aparecen con los primeros segundos de la poderosa “Demon in Your Mind”, hermano menor de Painkiller, siendo el centro de atención los agudos de Cosmin, el riff y la inagotable percusión. El inicio de un nivel es muy alto y les doy fe que no bajará hasta el último track.

“Denied” centra más su poder en la base rítmica con las cuatro cuerdas bien en lo alto marcando el camino a seguir de forma pausada pero con gran poder. Caso contrario  al que nos enfrentamos con “Shadow Warriors” donde la velocidad y las hachas toman el poder al frente de batalla montados sobre un corcel de doble bombo con Cosmin escupiendo agudos de manera salvaje. Increíble la adrenalina que brota de esta formación en tan solo tres cortes.

“Ultimate Sin” no posee desperdicio, ideal para todo amante del metal clásico. En este lo que impera es un excelente sonido y producción, pero por sobre todo y lo más importante….metal hecho con verdadera pasión.

Quieres un respiro???? Olvídate hombre, esto es Heavy Metal puro, duro de ese que te lastima los oídos y aun así le seguís levantando el volumen a tu equipo!!! Y si a estas alturas no te aguantas las letales “Black and White” y  “Blood of the Dammed” te equivocaste de disco, de banda, de género y de página web…..

“Rise of the Triad” engaña con su melódico y lánguido inicio. A los pocos segundos la maquinaria de SNAKEYES te pisa la cabeza con su grueso y moderno riff. Una vocalización más grave saca al disco de su línea netamente clásica, para meterse en los terrenos del metal del siglo XXI donde el ritmo deja de lado la melodía y te macha los sesos sin piedad.

La banda retoma el camino clásico con “Time of Dismay” donde se aprecian las influencias de estos españoles ejecutando un metal cargado de solos y agudos vocales como dicta la doctrina del heavy metal. Sin espacio para experimentos arriesgados, uno puede encontrar aquí y en “Ultimate Sin” ese metal old school que nunca envejece ni pasa de moda por más que el mismo evolucione y mute al sub género que sea. Escalas infernales, riff degolladores, agudos inhumanos….heavy metal visceral carajo!!!

“Down with the Devil” es una homenaje a la banda del Metal God en toda regla. Desde las guitarras a la percusión, y desde la voz a las incisivas melodías de los solos te llevaran en picada a morir dentro del pozo de serpientes con “Snake Pit”, cuyo estribillo se te pegará de forma instantánea llevándote a sacudir el cuello con una sonrisa la cual combina dolor y de satisfacción por escuchar un metal de tan alta factoría.

Y como nada es eterno en esta vida, “The Cross is a Lie” le baja el telón a un álbum que se lleva puesto todo lo que se le cruce por delante. Treinta segundos de intro relajada y después todo se viene abajo con el contundente riff que se funde con la base rítmica la cual conduce el tempo de forma pausada pero que en cada compás se hace sentir muy sólida y compacta. Otro corte que se aleja de la vena clásica y roza sonidos gruesos  y densos para cerrar un disco tan alto como comenzó.

“Ultimate Sin” no posee desperdicio, ideal para todo amante del metal clásico. En este lo que impera es un excelente sonido y producción, pero por sobre todo y lo más importante….metal hecho con verdadera pasión que te partirá la cabeza en dos y dejará con la boca abierta a muchos.

Componentes:

José Pineda – Bajo
Carlos Delgado – Batería
Justi Bala – Guitarra
Cosmin Aioniţă – Voz

Tracklist:

01.Demon in Your Mind
02.Denied
03.Shadow Warriors
04.Black and White
05.Blood of the Dammed
06.Rise of the Triad
07.Time of Dismay
08.Ultimate Sin
09.Down with the Devil
10.Snake Pit
11.The Cross is a Lie

WEB
FACEBOOK

Autor: Hernán Dalmaso

2 Comentarios

  1. metaltury

    2 julio, 2015 at 20:57

    acojonante¡¡¡¡¡¡¡

    • Frank

      5 julio, 2015 at 16:08

      Tu mismo lo has dicho Metaltury, un disco sólido, potente, guerrero, metal muy bien amueblado, grandes guitarras, mejores voces. Espectacular de principio a fin. Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>