The Black Dahlia Murder (Everblack) – Crítica

Publicado por el 17 septiembre, 2013

theblackdahliamurdereverblackArtista: THE BLACK DAHLIA MURDER
Álbum: EVERBLACK
Estilo: Melodic Death Metal
Sello: Metal Blade Records
Fecha: 11 de Junio de 2013
Nota: 9/10

Pegadizo, enérgico, brutal… Da la sensación de estar ante una banda novel, llena de  frescura y ganas de comerse el mundo, pero nada más lejos de la realidad, estamos hablando de “Everblack”, el sexto álbum de estudio de los maestros del death metal melódico THE BLACK DAHLIA MURDER. Los de Michigan cargan ya con muchos discos y conciertos a sus espaldas, veteranía que se evidencia a lo largo de toda su última obra.

“In Hell Is Where She Waits for Me” abre el disco sin piedad, mediante un sanguinario riff que sirve como base de la canción, aunque con inteligentes variaciones hacia melodías similares y cambios de tempo que mantienen la llama ardiendo durante sus cinco minutos de duración. Trevor sabe lo que hace en todo momento y desde el principio se nos presenta con unas líneas vocales muy acertadas, de mucho gancho. Al igual que el primer solo del álbum, simplemente espléndido y no solamente por las proporciones épicas de su melodía, sino por la descomunal labor de la sección rítmica que, lejos de ser un mero acompañante, juega un papel vital al realizar parones, diferentes acentuaciones… Buen tema de inicio que a pesar de mantenerse en la misma tónica resulta y es fácilmente digerible.

Le sigue “Goat Of Departure”, de la cual se han servido para realizar el primer videoclip correspondiente al álbum. Un riff a toda velocidad acompañado por infernales blast beats sustenta el tema junto a una sección de puente en la que incluyen riffs y estrofas características de la banda antes de pasar a otro apartado más melódico y a medio tempo. No obstante, hurgan en la herida y se revuelven de dolor volviendo al enfermizo riff principal junto al blast beat. En la mitad del tema llega el punto más brillante, cuando todos los instrumentos se unifican y ejecutan una parte absolutamente rítmica que da paso a un solo muy rico en matices, con mucho espacio para la armonización. Patrón que se repite durante el disco en varios temas más cómo “Into The Everblack” o “Raped In Hatred By Vines Of Thorn”.

Con el arranque de la primera no podemos evitar pensar en el riff principal de “Miasma”, debido al taladrador doble bombo a piñón fijo de Alan Cassidy. El corte en general es el más rítmico del plástico, aunque a mediados del tema se vuelve a abrir a un nuevo mundo de melodía y paisajes variopintos exprimidos de forma excelente. Otro de los puntos a destacar es la densidad del corte en general, con las voces de Trevor más graves que nunca y sin apenas variaciones.

La segunda, que mediante su letra hace honor a la mítica película de terror Evil Dead, ofrece unos riffs mucho más basados en la melodía, guitarras dobladas por doquier y una épica armonía tanto en el estribillo como en el melancólico solo, lleno de sentimiento.

“Phantom Limb Masturbation” aguanta el tirón con un atronador inicio a ritmo de breakdown y graves guturales que incluso imponen respeto y horror. Después nos ofrecen un riff con pinzeladas melódicas y un breve solo que precede a una sección de riffs marca de la casa. Basta con escuchar la música junto a las voces de Trevor y notar el inconfundible estilo de la banda. Incluso el pausado y sentido solo posterior suena a apocalipsis total. Mención especial al riff final, que atruena cual himno de marcha hacia la guerra.

“Control” y “Blood Mine” son dos piezas de comienzo sanguinario aunque con el punto fuerte en los estribillos, donde prevalecen unas bellas melodías de guitarra. Ambos temas son los más redondos del plástico. Sorprende lo pegadizos que pueden llegar a ser a pesar de su brutalidad rítmica, pero es que tienen el esqueleto de las canciones muy estudiado para obtener dicho resultado.

Nos acercamos al final y tanto “Every Rope A Noose” como “Their Beloved Absentee”, retoman la carnicería con una batería que echa humo por los cuatro costados, jugando una vez más con tétricas ambientaciones y una complejidad rítmica que pasa de ritmos de thrash metal a los blast beats más blackers posibles. Probablemente las más rápidas de todo el trabajo; oscura y misteriosa la primera, y en una tónica más épica y liberadora la segunda.

Y casi sin darnos cuenta “Map Of Scars” cierra el disco resumiendo en un tema lo que ha pasado por nuestros oídos durante escasos cuarenta minutos. Pegadizo y brutal a partes iguales, “Everblack” debería ser tu rito de iniciación si no conoces a la banda. Bravo por THE BLACK DAHLIA MURDER que a pesar de mantenerse fieles en su estilo original han logrado no caer en la monotonía, reinventándose y desarrollando diferentes modos de enfocar su música tanto en armonías como en el aspecto rítmico; esta vez más que nunca debido a la nueva dupla de bajo y batería, que ha aportado toda una nueva gama de posibilidades y grandilocuencia sonora al quinteto. ¡¡GRANDES!!

Componentes:

Trevor Strnad – Voz principal
Brian Eschbach – Guitarra y voces
Ryan Knight – Guitarra
Max Lavelle -  Bajo
Alan Cassidy – Batería

Tracklist:

01. In Hell Is Where She Waits For Me
02. Goat Of Departure
03. Into The Everblack
04. Raped In Hatred By Vines Of Thorn
05. Phantom Limb Masturbation
06. Control
07. Blood Mine
08. Every Rope A Nose
09. Their Beloved Absentee
10. Map Of Scars

WEB

Autor: Mikel Yarza

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>