The Tangent (Le Sacre Du Travail) – Crítica

Publicado por el 26 agosto, 2013

ThetangentlesacredutravailArtista: THE TANGENT
Álbum: LE SACRE DU TRAVAIL
Estilo: Symphonic Progresive Rock
Sello: InsideOut Music
Fecha: 24 de Junio de 2013
Nota: 9,7/10

Diez años se cumplen desde el nacimiento de THE TANGENT, Andy Tillison, el cerebro detrás del grupo y los suyos, han ido evolucionando con el paso del tiempo y adaptándose a los nuevos tiempos con cada uno de los trabajos que han ido facturando. Después del magnífico “COMM”, (mi disco favorito del grupo hasta la fecha), la banda nos presenta dos años después “Le Sacre Du Travail” a través de una portada menos experimental que la de su anterior Lp, y con un aire más clásico, donde se nos presenta la nueva influencia de Tillison con su propuesta de rock progresivo de la escena Canterbury.

THE TANGENT empiezan a compararse hoy día con bandas como CARAVAN o incluso EMERSON, LAKE & PALMER, y no es algo descabellado; debido en parte a la influencia que han desarrollado y el giro que han ido plasmando en su música, incluyendo elementos orquestales, no muy dados en la banda, pero que garantizan un plato fuerte con una actualidad más que asombrosa en su línea actual; donde nuevamente vuelven a incluir nuevos integrantes, llegando a la cifra de 8 componentes, contando al esbirro principal, el señor Andy Tillison que vuelve a tirar de imaginación convirtiendo los 5 movimientos de “Le Sacre Du Travail”, en todo un paseo (de diversión asegurada) difícil de narrar, y que se deshace en elogios debido a la magna amplitud de sus composiciones como ocurre con “2nd Movement: Morning Journey & The Arrival”, una pieza colosal de casi veinte tres minutos de duración; con la intervención de Guy Manning y sus guitarras acústicas, explorando terrenos donde el potencial de THE TANGENT queda plasmado con la orquestación repleta de lindezas, partes lentas y coqueteos talentosos donde la calma instrumental rebosa una imaginación que suscita todo tipo de emociones, elevando solemnemente la especial labor de Gavin Harrison a la batería con el adorno del bajo de Jonas Reingold y ese dueto vocal imprevisible llevado por una apasionante redención guitarrera y los burbujeos del teclado una vez pasado el ecuador de la composición. La flautilla que se escucha de fondo adornando la pieza es otro de los elementos que queda muy bien hendido en la música. Allá por el minuto 17:27, la canción viene con todo tipo de narraciones entrelazadas por las diferentes voces; un no acabar constante que divertirá al más escéptico, desnudando el alma de cualquier oyente de aquí al final.

Después de hablar del que es el mejor tema del plástico, basta con adentrarse en la metáfora de su inicio con “1st movement – Coming Up On The Hour (Overture)”, para enseguida escuchar lo que parece ser el pitido de un reloj y una voz bajita que nos adentra en un toqueteo constante de platillos y timbales, con ritmo vertiginoso de sintetizadores y puntadas de piano antes de que entre en acción la voz de Rikard Sjoblom, narrando el principio del álbum, donde un profesor de hace varios siglos, nos describe como era la vida de esas gentes. Un viaje musical asombroso donde puede verse un fondo burbujeante con los interludios del bajo de Jonas Reingold colarse por medio, mientras que la batería va repicando con su tartamudeo, para que la orquesta haga su apoyo y ambos músicos, hagan de su talento, una diablura de deleite exquisito. Entre teclados más resultantes, elásticos y alocados, se nos presenta, otra de las joyas de este adictivo y provechoso manjar, tan sólo recomendado para unos pocos mortales.

Pero la demostración más vanguardista del álbum llega con “3rd movement – Afternoon Malaise” donde una itinerante introducción cinéfila dibuja unos paisajes de verdadero alucine para esos amantes de las caricaturas del cine animado (me recuerda a esa cinta del Submarino Amarillo de THE BEATLES); las orquestaciones, las campanadas y la batería infundan un sentimiento extraño antes de que la velocidad cobre forma a manos de la fusión definitoria y las diferentes habilidades con las que cuenta esta pieza; donde cada segundo supone todo un derroche imaginativo sin control; casi 4 minutos y medio antes de comenzar a cantar y es cuando entra el señor Jonas Reingold con su bajo, donde nos demuestra cómo se debe tararear a la melodía sin colapsarla, con el ritmo ensortijado de Gavin Harrison a la batería (todo un fenómeno) o la flauta dando guerra y los órganos de fondo sirviendo como panteón instrumentista antes de ese interludio espeso en recuerdo al mejor reflote jazzero con el vaivén del saxo del saxofonista (y flautista Theo Travis) y las añadiduras armónicas del minuto diez en adelante; lo que está por venir queda a la imaginación, nueve minutos restantes donde cualquier amante del progresivo quedará eclipsado con la sinfonía de THE TANGENT, un viaje despampanante, con un cuarto movimiento, “4th movement – A Voyage Through Rush Hour” que sirve de interludio (de tres minutos) con melodías a piano de todos los tipos, colores y sabores, un viaje para disfrutarlo con los ojos cerrados (a lo grande); antes de la llegada de “5th movement – Evening TV” y “Muffled Ephiphany”, dos joyitas que otorgan verdadero énfasis a la parte más cambiante, derrochadora e ingeniosa del álbum, el primero con unos coros para tararear y unos sintetizadores que me han recordado a las obras en solitario de Jordan Rudess, aunque menos alocados; siendo el segundo, una pieza de culto y embeleso, íntima, sedosa con un aire Jazz, (el bajo, el piano y la batería) remarcado una y otra vez; toda una aportación al género progresivo, que tiene como mayor resquicio un disco que no debería pasar desapercibido para ningún apasionado de este género, “Not As Good As The Book” de 2008.

El álbum complementa su final con un tema en directo titulado “Hat (Live at Mexborough School 1979)” “Evening TV (Radio Edit)”. Como fanático de este género, me inclino sin dudarlo ante la improvisación, la técnica y la perfección de las estructuras tan bien concebidas de este trabajo y de un hombre, Andy Tillison, que vuelve dos años después con una obra mayúscula desafiando todos los límites, o lo que es lo mismo, novedades en el sonido THE TANGENT, algo muy difícil de conseguir cuando llevas tantos años al máximo nivel. Lo que habéis podido leer aquí, es una décima parte de la ampulosidad y el entramado colosal de este trabajo; como siempre, os recomiendo su escucha, y disfrutad tanto como yo he hecho a la hora de analizarlo.

Componentes:

Andy Tillison – Voz, Teclados, Guitarras
Theo Travis – Saxos, Flautas, Clarinetes
David Longdon – Voz
Jakko Jakkszyk – Guitarras, Voz
Jonas Reingold – Bajo
Gavin Harrison – Batería, Percusión
Guy Manning – Guitarras Acústicas
Rikard Sjoblom – Narración

Tracklist:

01.1st Movement: Coming Up On The Hour (Overture)
02.2nd Movement: Morning Journey & The Arrival
03.3rd Movement: Afternoon Malaise
04.4th Movement: A Voyage Through Rush Hour
05.5th Movement: Evening TV
06.Muffled Epiphany
07.Hat (Live at Mexborough School 1979)
08.Evening TV (Radio Edit)

WEB

Autor: Francisco J. Román

1 Comentario

  1. Cabaña Craze

    8 febrero, 2016 at 17:28

    Maravilloso que en esta época de música electro pop, grupos con The Tangent continúen la senda prog de los mejores ’70s. Requiere concentración, como toda obra seria, difícil para oídos no entrenados, sublime para verdaderos melómanos. Para escucharlo con el loco Zárate en Cabaña María, con el PP Jarra, el Scooter, el Arturo, el Alvaro y demás rock’n'pisco toasters.
    Salud!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>