The Winery Dogs (The Winery Dogs) – Crítica

Publicado por el 5 agosto, 2013

thewinerydogsportadaArtista: THE WINERY DOGS
Álbum: THE WINERY DOGS
Estilo: Hard Rock/Blues Rock
Sello: Victor Entertainment
Fecha: 23 de Julio de 2013
Nota: 8/10

Desde su confusa salida de DREAM THEATER, Mike Portnoy no se ha quedado quieto dando vida a varios proyectos, el primero Adrenaline Mob junto a Russell Allen del cual ya se bajó alegando falta de tiempo, luego vendría Flying Colours junto a Steve Morse que ya han prometido nuevo trabajo de estudio para el año próximo. Y finalmente Mike decide unir fuerzas junto a Richie Kotzen joven prodigio de las seis cuerdas y Billy Sheehan virtuoso del bajo que se encuentra nuevamente al servicio de Mr. Big para  formar así una banda de hard rock llamada THE WINERY DOGS. Originalmente John Sykes (WHITESNAKE, BLUE MURDER, THIN LIZZY) iba a ser el guitarrista de la agrupación pero debido al poco tiempo que disponía en su agenda decidió no seguir adelante.

La propuesta de estos tres monstruos es la de un hard rock enérgico con grandes influencias de blues rock  que  trata de rescatar la energía y el sonido de los power trio de principios de los 70’s como Cream, también se puede apreciar elementos del hard rock de fines de los 80’s de bandas como MR. BIG, al cual se suma  un gran despliegue técnico. No era de esperar otro sonido teniendo Sheehan y Kotzen en sus filas y como siempre Portnoy tan versátil que se amolda sin ninguna dificultad al sonido que lo rodea.

El álbum no presenta fisuras, conservando su porte y estampa de principio a fin, su sonido es puro y cristalino con una producción que no se le puede encontrar defecto alguno. El virtuosismo inunda cada segundo del disco, Portnoy en su ejecución está muy cercano en este trabajo a sus días en DREAM THEATER siempre salvando las distancias de sus intrincadas bases de batería en su banda madre, aunque aquí se superó a si mismo más que en Covertá (2013) de ADRENALINE MOB. Billy Sheehan es uno de los bajistas más renombrados de la historia del rock, gran explotador del tapping, que ha dejado su huella junto a David Lee Roth, Steve Vai y con MR. BIG una de las bandas más representativas de hard rock de los 90, no hace otra cosa más que brillar en cada track. Y por último Richie Kotzen quien año a año va adquiriendo la estampa de ser una leyenda de la guitarra,  desde muy joven cuenta con una extensa discografía que recorre el blues y el hard rock, y también en su curricula figuran los nombres de POISON y MR. BIG. En este trabajo logró capturar mucho más mi atención que con su carrera solista. A nivel instrumental sigue maravillando por su técnica sombrosa, pero a nivel vocal diría que es su mejor performance hasta ahora, cantando de manera enérgica y visceral recordándome muchísimo a Chris Cornell y también en algunos pasajes a Glenn Hughes.

El puntapié inicial lo da “Elevate” en la cual el fantasma de LED ZEPPELIN hace notar su presencia con su sonido duro pero con toques melódicos típicos de los 80 en una combinación fantástica. Aquí el que se lleva los laureles es Sheehan con sus cuatro cuerdas en una lucha cuerpo a cuerpo con Kotzen en la disputa por el  protagonismo. Súper pegadiza, con un estribillo y coros de fondo que es imposible no lo tarares hasta dormido. Obviamente Mike castigando con precisión y siguiendo muy de cerca a sus compañeros en todo momento sobre todo en el solo que ejecutan Billy y Richie quedejará con la boca abierta a más de uno. Gran corte y el ideal para ser el single de difusión.

La siguiente descarga es “Desire”, una simple pero efectiva pieza de hard rock donde nuevamente el que manda es Billy con el robusto sonido que logra hacer brotar de sus cuatro cuerdas, de todas formas Ritchie no se queda atrás con su labor marcando junto a Mike una base contundente. Otra vez los invito a que se deleiten con el solo de cuatro y seis cuerdas en su parte media donde los que sobran son la técnica y el buen gusto por las melodías.

“We Are One” fácilmente podría ser un tema de MR. BIG. Mucho aroma de principios de los 90′s, grandes dosis de wah-wah en la guitarra, estribillo súper melódico, pequeños solos que van cayendo uno tras otro, y un gran solo central de Richie que es anticipado por unos buenos batacazos de Portnoy que en este track se marca una percusión muy elaborada y sólida como roca.

El segundo single elegido fue el medio tiempo “I’m No Angel”, de composición simple y con una guitarra bastante sentimental sobre todo en los punteos,  buena base rítmica y que va queriendo aumentar la emoción hacia el final pero no logra impactar como debería. No deja de ser un mal track pero es como si le faltara un poco más de fuego por así decirlo para calentar los sentimientos del oyente.

Siguiendo en la línea del hard rock melódico de fines de los 80′s llega “The Other Side”, donde lo que captura de inmediato la atención es el continuo danzar de los dedos de Sheehan sobre las cuatro cuerdas. La voz de Kotzen es en este caso más suave y relajada durante todo el track y su trabajo en los solos es digno de los grandes guitarristas y más aún hacia el final donde la banda se embarca  en un complejo arreglo instrumental en la que cada músico tira toda la carne sobre el asador que se ira apagando lentamente llevando la canción al ocaso. Un corte para paladares exigentes a nivel técnico.

“You Saved Me” logra conseguir lo que “I’m No Angel” no pudo. Desde su simpleza y unos muy buenos arreglos en las seis, cuerdas recurre a una vieja fórmula de moverse de forma muy suave antes de llegar al puente, donde la fuerza sube un poco y aumentando más en el estribillo bañando todo su recorrido con delicados y pequeños punteos. De esta forma al finalizar el corte podemos sonreír y decir…fantástico, profundo e inspirado!!!

“Not Hopeless” es un potente corte donde la batería y el bajo son las estrellas principales y la guitarra queda más relegada a un segundo plano solo destacándose en el solo final. Billy no deja de sorprender y hacer alarde de su dominio del instrumento en todo momento y presten particular atención al solo que saca de la galera el maestro, siempre apoyado por Mike que aporrea sin cesar su kit como en sus viejas épocas.

Buen riff, base rítmica colorida y alegre que te hacen mover los pies sin que te des cuenta, rescata el espíritu del buen hard rock de la costa oeste americana obtenido de mezclar pequeñas dosis de VAN HALEN, MOTLEY CRUE y otras yerbas. “One More Time” es eso, rock para disfrutar a la par de una buena cerveza helada al aire libre y dejarte cautivar por sus buenas vibraciones y lluvia de solos de la mano de Kotzen.

“Damaged” es una bonita balada muy bien interpretada a nivel vocal por parte de Richie, suaves teclados de fondo azucaran un poco más el track junto al sentimental solo en su parte media, pero igual no llega a tocar la fibra más profunda como a mí me gustaría en este tipo de cortes. Si quizás en la guitarra hubiese estado Paul Gilbert tendríamos baladas de alto octanaje como “Wild World” o “To Be With You” lo cual es algo  que adolece este redondo.

“Six Feet Deeper” es un contundente golpe a los cojones en forma de hard rock setentero que me recuerda mucho a BLACK COUNTRY COMMUNION. Aquí todo es brutal, el riff grueso y distorsionado, solos punzantes, el bajo azotando como un mangual y los golpes continuos a los parches te garantizaran un buen dolor de cuello después de terminar de oírlo. Hard rock de la vieja en toda regla!!!

Vamos aproximándonos al final del disco y nos vamos encontrando con el arsenal más pesado del álbum. “Criminal” es una de las más compactas y duras composiciones del redondo sostenida por un riff poderoso que hace vibrar todo en su recorrido, una interpretación vocal agresiva, la base rítmica que dé a momentos se entrecorta donde  Mike hace sentir su presencia,  conforman un estupendo corte de un empuje mortal. Los punteos están distribuidos a lo largo de su recorrido y el solo final es una demostración de dominio técnico de lujo.

La mejor de las baladas es “The Dying”, nuevamente el trabajo vocal de Kotzen es sobresaliente logrando imprimir es nostalgia que le brota de su faceta blusera. El deleite máximo en este track se encuentra en el final donde cada uno de los músicos brilla como mil soles en la ejecución de sus instrumentos. Los sucesivos solos de guitarra son técnica, armonía y melodía pura que se unen en un torbellino frenético de notas que emanan en todas las direcciones. Para ovacionar y aplaudir de pie por varios minutos!!!!

Y para finalizar no podía faltar un buen blues de corte bien tradicional como lo es “Regret”. Hammond melancólico de fondo a la par de la acongojada voz de Ritchie quien se mueve con total soltura en un terreno que conoce como la palma de su mano, mientras el resto de los músicos lo acompaña de forma soberbia. Unos emotivos coros góspel que hacen su aparición hacia el final del track, bajando el telón de un trabajo con mayúsculas.

Estos tres pesos pesados del rock dieron forma a un muy buen álbum de hard rock clásico que seguro dejara más que satisfechos a los seguidores de cada uno de estos músicos y de sus respectivas bandas. Un redondo para disfrutar tanto a nivel  de las composiciones como de la elevada performance técnica de cada uno de sus integrantes. El álbum es dinámico no posee puntos flojos, y es rico en cuanto a variedad musical se refiere. No creo que sea el disco de hard rock del año pese a que THE WINERY DOGS lleva el rótulo de mega banda, pero sí es seguro que te tendrá atento a cada segundo desde el primer al último corte. Y como dije antes quizás a mi gusto le faltó una buena balda de corte americano con una buena dosis de guitarras acústicas de esas que hacen que un estadio se ilumine con cientos de pequeñas llamas, pero esto no le deja de quitar puntos a una obra robusta y de altísima calidad. Ojalá tenga continuidad y nos deleite con nuevas entregas en el futuro.

Componentes:

Mike Portnoy -  Batería
Billy Sheehan – Bajo
Richie Kotzen – Guitarra, teclados

Tracklist:

01. Elevate
02. Desire
03. We Are One
04. I’m No Angel
05. The Other Side
06. You Saved Me
07. Not Hopeless
08. One More Time
09. Damaged
10. Six Feet Deeper
11. Criminal
12. The Dying
13. Regret

WEB

Autor: Hernán Dalmaso

3 Comentarios

  1. Francisco Román Valverde

    6 agosto, 2013 at 0:46

    Que tremendo álbum Hernán, felicidades por la review, muy elaborada y explicando todo al detalle como se debe hacer a la hora de hablar de esta gente. Tan solo he escuchado los 5 primeros temas, para darme cuenta de que es un gran lanzamiento, rock setentero de la mejor escuela…

  2. MetalenVena

    6 agosto, 2013 at 1:24

    Grandísimo album. Quizás sea pronto para decirlo, pero sin duda, es candidato para ser de lo mejorcito de este 2013. Vaya 3 músicos que se han juntado. Y Ritchie, me ha sorprendido soberanamente. No lo conocía, pero su nivel de guitarra y voz me ha dejado sin palabras. Grandes.

  3. METALMANIACO

    6 agosto, 2013 at 3:47

    Muchas gracias Frank y MetalenVena. Que es un gran disco eso no cabe la menor duda, sobre todo a nivel tecnico es una joyita. Pero no se si verlo como el disco del año en su genero, es solo mi punto de vista. Por ejemplo el año pasado Afterglow de Black Country Communion me volo la cabeza a la primera escucha que le di y mas lo escuchaba mas me gustaba, cosa que con este no me paso lo mismo. Me gusto muchisimo, pero de ahi a que lo considere el disco del año no lo se……Lo que mas rescato del album es que Kotzen si me enamoro en este disco, cosa que con sus discos solistas si bien me gustan nunca fue algo que me deslumbrara, y su nivel vocal esta por encima de cualquiera de sus trabajos anteriores. Saludos!!!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>