Tiamat (The Scarred People) – Crítica

Publicado por el 22 noviembre, 2012

Artista: TIAMAT
Álbum: THE SCARRED PEOPLE
Estilo: Gothic/Atmospheric Metal
Sello: Napalm Records
Fecha: 26 de Octubre de 2012
Nota: 9/10

4 años han pasado desde “Amanethes”, y los suecos TIAMAT vuelven con nuevo trabajo bajo el brazo titulado “The Scarred People”, décimo en su carrera, la propuesta de estos incansables músicos sigue evolucionando y dando pie a nuevas mejoras en su música, que parecen no tener un final pre-establecido. Después de abandonar las filas de Nuclear Blast, Napalm Records se ha hecho cargo de ellos. Nueva apuesta y una propuesta con sonidos afines a la temática del grupo, con una portada espiritual, alejada de la sensualidad y oscuridad que planteaba el diseño anterior.

TIAMAT exploran terrenos como el del rock ochentero atmosférico progresivo, no hay más que ver canciones como “Messinian Letter”, que le da un brillo alentador al disco; un álbum muy abierto enriquecido con armonías dispares y registros que van pasando desde el rock gótico ancestral, hasta el rock and roll con toques eclécticos, o ese doom ambiental, revestido de armonías melancólicas tan típicas de esta formación; pero siempre desde una perspectiva (propia) depresiva, sin perder el lado más oscuro que los ha caracterizado durante más de 20 años.

Me sorprende mucho este trabajo, hasta el punto de que, es tan elástico, que consigues disfrutarlo sin apenas esfuerzo, las canciones se dejan querer y las melodías entran con mucha facilidad; “The Scarred People” es un trabajo que explora caminos diversos entre los cuales sorprende la hegemonía clara y estelar, de esa soleada mañana de primavera, tan distinta y diáfana al reverso tenebroso de “Amanethes”.

Sorpresa desde el primer tema hasta el último; si se puede decir más alto o más claro; un viaje repleto de sensaciones y brillos sustantiosos, selecta forma de interpretar en la que su cantante, Johan Edlund vuelve a mostrarse como lo que es, un verdadero frontman de fuerzas demoníacas, (sin que trascienda dicha palabra) la serenidad en la que agolpa cada melodía de guitarra, o esa candente voz que sin llegar a estropear la mezcla de las guitarras, bajo la preponderante y poderosa batería, engalana cada periplo armónico de una belleza que pocas veces disfrutaremos en un álbum de este tipo; todo ello sin tener que suscitar un recuerdo aglomerado y pegajoso, de cuan tantas bandas de este género necesitan para sobresalir.

Camaleónicos TIAMAT, ya que son de esas pocas bandas que se arriesgan con todo (sin fijarse en el que dirán) en cada obra que componen, tremendo acierto el evocador entrante, difícilmente reseñable por su cualidad intensa, en “The Scarred People” unas atmósferas oscuras dan el pistoletazo de salida con unos sintetizadores y teclados tremendamente atmosféricos acompañados por una producción orgánica, marca de la casa, un ritmo benévolo con una batería trascendental, toda una conjunción de guitarras y sinfonías realísticas que dan a la mezcla ese aire pegadizo donde la voz se enerva a la par del sonido, y unas campanadas de fondo cierran la pieza con el zig-zag de unos punteos experimentales, un signo espiritual que recubre toda la obra.

“Winter Dawn” entra con un toque más metálico pero con unos matices de guitarra delicados, atentos al cambio de tonalidad o el estribillo, cantado con suavidad y mucha pegada, es una canción muy gótica dentro del género establecido, pero a la vez tiene muchas partes ambientales. Por su parte, “384EKteis” sorprende con un rollo muy tétrico y depresivo, atrás quedaron los discos más pesados o los gruñidos; TIAMAT renueva su cara, con una máscara de diversos aromas, traslúcidos, dispares, impíos; esta canción particularmente tiene un aire terrorífico, hasta el piano que acompaña al bajo de Anders Iwers, muestra un colorido disfrazado con un manto oscuro, la típica canción que se sale de lo tradicional, acorde a la temática de la banda, apta para incluir dentro del género de terror, tipo vampírico.

En “Radiant Star” o “The Sun Also Rises”, ya sean por los títulos o por el aroma que contienen, tenemos dos canciones más alegres, melódicas, pegadizas, donde las guitarras muestran un talante más rockero y calórico recordando a bandas como DIRE STRAITS, dos piezas enérgicas que te meten la alegría en el cuerpo a pesar de ser lentas, a cada cual más agradable, o más mágica. Hasta la voz es distinta; sin embargo el recorrido no termina aquí, “Before Another Wilbury Dies” con una duración aproximada de minuto y medio, empuja un descontrol muy acorde al estilo de aquellos guitarristas de antaño con una sucesión de riffs y solos, que dejarán boquiabierto a más de uno.

El terrorismo, las guerras, la barbarie también tienen cabida en el mundo de TIAMAT, “Love Terrorist” implementa el aire más sideral y electrónico despuntando con una fuerza asociada al recuerdo de bandas como ANATHEMA o los ya desaparecidos TYPE O NEGATIVE. La canción está dividida en varias partes, y tiene apartados más rocambolescos como el del final, con unos chillidos y unos solos infectantes, además los agudos y la sensación de dolor se aprecia muy de cerca. Como ya dije antes, el aura ochentera se puede disfrutar en “Messinian Letter”, toda una declaración de intenciones, una balada en la que predomina el bajo, y que a pesar de la comercialidad, resalta por su calidad, aumentando la hegemonía y la diversidad de un álbum, incansable.

Un discernido tintineo ahonda, “Thunder & Lightning” golpea rápido, los riffs y punteos recobran vida después de tantas alternancias y canciones tan diferentes entre sí, las melodías angelicales crecen, la velocidad se recupera con un estribillo repetitivo acompañado por unos teclados que son como pequeñas pinceladas o gotitas de agua que caen levemente en la inmensidad de la noche.

La sensación de paz en “Tiznit” tizna el amanecer con cantatas de pajarillos y un jolgorio en el que la naturaleza cobra vida, sin embargo la parte del libreto correspondiente a dicho tema, está cargada de diversidad retórica. En cuanto a las melodías de guitarra acústica, clavan una débil y majestuosa sucesión de armonías. “The Red of the Morning Sun” no es menos interesante que la anterior, es más fría y distante, además hay momentos en dicho track donde el aguerrido y disonante sonido de las guitarras y la batería, golpean con un potente batallón de sonidos alternos y un toque parpadeante, el final a la par que oscuro, resulta original y rompedor.

Rompiendo con todos los esquemas una vez más, TIAMAT han sacado un álbum de metal gótico absolutamente perfecto; puede que para muchos no sea el más original, imaginativo o brutal como ha ocurrido otras veces, pero las marcas y las cicatrices que lleva dejando el grupo con el paso del tiempo, dejan clara la revolución de un género que no tiene fin, TIAMAT saben muy bien cómo defenderse en este aspecto, el resultado es una obra sobresaliente; ya sea lírica, compositivamente y con un acompañamiento musical de lujo, así como el libreto y las imágenes, todo un deleite para despertar los 5 sentidos.

Componentes:

Roger Öjersson – Guitarra
Johan Edlund – Voces, guitarra, teclado
Lars Skjöld – Batería
Anders Iwers – Bajo

Tracklist:

01. The Scarred People
02. Winter Dawn
03. 384EKteis
04. Radiant Star
05. The Sun Also Rises
06. Before Another Wilbury Dies
07. Love Terrorists
08. Messinian Letter
09. Thunder & Lightning
10. Tiznit
11. The Red of the Morning Sun

FACEBOOK

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>