Trail of Tears (Oscillation) – Crítica

Publicado por el 8 julio, 2013

trailoftearsoscillationArtista: TRAIL OF TEARS
Álbum: OSCILLATION
Estilo: Symphonic Gothic Metal
Sello: Massacre Records
Fecha: 26 de Abril de 2013
Nota: 8/10

TRAIL OF TEARS viene a significar algo así como Rastro de lágrimas. Pues bien, ese rastro de lágrimas (ha llorado una repentina muerte) quedando cubierto por una despedida inesperada (y amarga) antes de tiempo, propiciada (una vez más) por las innumerables discusiones que se han surgido en el grupo este tiempo de atrás.

Cuando todo parecía solucionado a raíz de la renovación del grupo y la puesta a la venta de “Bloodstained Endurance”. 4 años después vuelve el cuento de nunca acabar, y lo peor de todo es que la banda ha terminado desapareciendo por completo. Ya no habrá más giras, ni nuevos discos. Aunque nunca digas (NUNCA). Tratándose de TRAIL OF TEARS, no me extrañaría que las cosas volvieran a su cauce de aquí a poco tiempo. ¿Por qué digo esto?

¿Quién no recuerda los desvaríos del grupo cuando vivía un gran momento allá por el año 2000? Después del que para muchos fue su mejor trabajo de estudio, “Profoundemonium” y tras la salida de Helena I. Michaelsen (aprovechando el tirón, esta fundaría su propia banda de nombre IMPERIA); la banda cayó en un pozo sin fondo, pero se recuperaron rápidamente lanzando en 2002 el gran “A New Dimension of Might”, con la vocalista que nos ocupa actualmente, Cathrine Paulsen, que ha lavado los trapos sucios de la banda en su Facebook personal (recientemente), señalando malamente al líder de la banda/miembro fundador Ronny Thorsen.

A pesar de su diverso recorrido por TRAIL OF TEARS, la actuación de Cathrine Paulsen siempre ha sido algo controvertida, dando que hablar la mayoría de las veces. Algo pasó tras el lanzamiento de “A New Dimension of Might”, que la banda volvió a estancarse; el resultado fue el oscuro e intragable “Free Fall into Fear” que pagó las consecuencias, sonando volátil y soso. Con “Existentia” (ya sin Cathrine) recuperaron la senda perdida, aunque no fue hasta 2009 (Bloodstained…), con una cara renovada casi por completo contando otra vez con Cathrine, cuando él grupo nos mostraría su mejor baza compositiva. Curiosamente la mejor época del grupo ha sido la de sus primeros trabajos. Con “Bloodstained Endurance” volvieron a estar en lo más alto, sin embargo con “Oscillation” (trabajo que nos ocupa) copian line-up  y vuelven a meterse en terreno pantanoso; la salvedad es que suenan muy parecidos a “Bloodstained…” pero no con la misma intensidad.

Ahora “Oscillation” marca el cierre de una carrera repleta de altibajos, la formación de Metal Gótico procedente de Noruega se despide de los escenarios definitivamente. Y es una pena, porque ahora que las cosas empezaban a funcionar (entre comillas); todo se ha ido de nuevo al traste por las peleas acontecidas; aparte Ronny formuló una disculpa a los fans por las formas que tuvo Cathrine Paulsen de dirigirse al público. Al menos tuvo una historia jugosa que contar; a pesar de la deslumbrante portada de “Oscillation” (que me recuerda muchísimo a la portada del Rosenrot de RAMMSTEIN), el barco se hunde hasta dios sabe cuándo. Visto lo visto y teniendo en cuenta el proceso de grabación tortuoso de este LP. La falta de trato de sus integrantes; ha originado que la mecha se apague definitivamente. Al final los errores se pagan y cuando algo no tiene vuelta de hoja, es mejor cortar de raíz.

Ese cisne glorioso que enjoya al álbum en la mayoría de cortes, vislumbra un colorido majestuoso en temas como la deslumbrante “Oscillation” con una cabalgata inicial de sinfonías, guitarra o batería y una entrada desbocada donde la gloriosa mezcla a piano y la compacta ralladura de la guitarra, dibujan un sonido esplendoroso, Ronny Thorsen entra con unos guturales precisos, mientras que bella tonalidad de Cathrine Paulsen con su característica voz, apoyada por las teclas tan delgadas, coge mayor grandeza cuando ambas voces se unen en una sola (aportando un toque estremecedor); el estribillo repetido hasta la saciedad (Stay, stay with me, take me home, Don’t let me go. Stay, stay here with, Me, where our souls will be free) se convierte en arma de doble filo durante todo el transcurso de la canción, siendo lo más destacable junto con la orquestación de fondo, y unas voces por parte de la diva, recreando un precioso estandarte; la sinfonía de todo el conjunto confiere un empaque espectacular; robando toda mi atención como ocurre con “Vultures Guard My Shadow”, algo más oscura y tan delirante como la anterior; con un grado angelical, tenue y ancestral de camerata gótica de capilla llevada por grandes coros y una enfatización única. Ambas voces se muestran de lo mejor, hay un momento donde Cathrine entona un chillido (sin sonar excesivo, muy natural) que se extiende hasta el final del tema, rozando la perfección.

No todos los honores se los van a llevar los vocalistas, no debemos olvidar la actuación de cada integrante Bjørn Erik Næss a las guitarras, Endre Moe al bajo y Bjørn Dugstad Rønnow a la batería; que con el acompañamiento orquestal y pianístico de Audun Gronnestad, se llevan el gato al agua en cada composición.

El disco da para mucho, y desglosarlo de principio a fin, puede ser una tortura (para bien); “Path of Destruction” (me ha recordado a THERION) y es uno de los temas más calmados del álbum con unos punteos lacrimosos y una locución de cuerda donde el bajo de Endre Moe muestra su profundidad, Ronny hace algunos susurros interesantes al comienzo de la canción, pero es Paulsen la que lleva el timón del barco.

Acompañando a cada letra en el libreto, cada componente se muestra con una faceta única, haciendo una labor propia de sus facultades. En “Room 306” Cathrine Paulsen  se mete en el papel de una loca presa de sus desvaríos mentales; en este pequeño diario, se relatan muchas incertidumbres del día a día, y aquí se habla de la inseguridad, el dolor, el hambre; musicalmente el inicio con su voz es calcado al tono de Tarja Turunen. Me ha sorprendido el parecido entre ambas voces; musicalmente Ronny acusa una interpretación cargada de fuerza con unos guturales, enormes.

La alegre “The Dawning” nos deja ver al capitán del barco, ataviado con sus respectivas ropas de comandante. La gran coral que precede a la canción, lleva consigo algunas teclas apoyadas por una exaltante recreación donde veremos a Bjørn Erik Næss, interpretar una de las mejores partes solistas de guitarra, el piano lento y esa eclesiástica mezcla de teclado, sintetizador y organillo, otorgan otra rama de elegancia a este (infravalorado) y meticuloso trabajo.

Algunos de los temas que mejor definen este “Oscillation” son “Waves of Existance” corte muy familiar con tempos elaborados y una Cathrine desatada (corte más acorde a la primera época del grupo) y que calará hondo en el oyente; “Sceam out Loud” con un melodioso “eoeeoeeeo” a cargo de Cathrine y un toque pseudo mecánico moderno y vanguardista, apoyándose en la electrónica y las nuevas tendencias. El comienzo de “Crimson Leads on the Trail of Tears” me recuerda a los cánticos de niños del conocido “Another Brick In The Wall” de PINK FLOYD; canción que sigue una línea pre-establecida con otros cortes; y que va agrandándose a medida que pasan los segundos; imposible no dejarse llevar por los berridos de Ronny.

Otros cortes como “Our Grave Philosophy” con un trabajo de guitarra más certero, sacan de la chistera la vena más heavy y gamberra de la fémina. La balada “Lost in life” es lo más dulce y exquisito del álbum; por consiguiente “Eradicate” ni me atrae, ni me convence.

El disco da para mucho, superando a obras como “Free Fall into Fear” y bajando un peldaño con respecto a “Existentia”. Tras 16 años de carrera, el grupo debería despedirse (de sus fans) de otra forma. Aunque también es cierto que si tal despedida se hubiese llevado a cabo, entonces ahora no estaríamos hablando de peleas o discusiones.

Un triste final de una banda enterrada para la posteridad. Al menos, nos quedan sus canciones y su recuerdo. Cualquier seguidor del Metal Gótico, si ha escuchado alguna vez a TRAIL OF TEARS, ya sabe a qué atenerse. Tengo una corazonada, me da la sensación de que Ronny Thorsen está preparando su regreso, nunca se ha dado por vencido y siempre ha demostrado ser un tipo con las ideas muy claras; espero que así sea y vuelva pronto con otro proyecto musical.

Componentes:

Ronny Thorsen – Voces (Graves)
Bjørn Erik Næss – Guitarras
Cathrine Paulsen – Voces (soprano)
Bjørn Dugstad Rønnow – Batería
Endre Moe – Bajo

Tracklist:

01.Waves of Existence
02.Scream Out Loud
03.Crimson Leads on the Trail of Tears
04.Oscillation
05.Path of Destruction
06.Vultures Guard My Shadow
07.The Dawning
08.Room 306
09.Our Grave Philosophy
10.Lost in Life
11.Eradicate

WEB

Autor: Francisco J. Román

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>