Vader y Hate en Razzmatazz 2 – Barcelona: Mal sabor de boca en una noche agria.

Publicado por el 15 abril, 2015

vaderyhate-porespañaCrónica: Betrayer Petrozza
Vídeos: Youtube
Nota: 5/10
Fecha del concierto: 28 de marzo de 2015

El veintiocho de marzo de 2015 estaba marcado en la agenda de muchos amantes del Death Metal como una fecha clave, dos de las bandas más importantes de la escena deather polaca unían fuerzas en un mismo tour para arrasar a su paso.

Ese era a priori el “planazo”, aunque la realidad fue bien distinta, y si no voy a utilizar la fea y desmoralizante expresión de decepcionante, si que podemos hablar de concierto por debajo de las expectativas creadas, pero vayamos por partes.

SHREDHEAD

Tocaba abrir la lata a los israelís Shredhead, banda totalmente desconocida para un servidor y que a la postre fue de lo más interesante de la jornada. Tenían la difícil misión de intentar caldear el ambiente en una sala Razmatazz 2 que presentaba una entrada muy pobre y que poco se animó a medida que se acercaba la hora de los cabezas de cartel. Conscientes de ello los tíos salieron como un tiro, poniendo toda la carne en el asador de buenas a primeras. Su mezcla entre el Thrash letal de Slayer y el Groove machacante de Pantera hizo las delicias del respetable, con unos temas que si bien no brillaban por su originalidad, si que desprendían energía por los cuatro costados. Buena parte de la culpa la tuvo el cantante Aharon Ragoza, que con su look a lo Phil Anselmo (menudo marcador de tendencias), se pasó el show dejándose la piel en cada frase que berreaba.

HATE

Turno para Hate, considerados los terceros en discordia en esa trinidad del Death polaco que forman Behemoth, Vader y ellos mismos. Y no deja de ser curioso que en una actuación sobre la que tengo muchos pros y escasos contras, no pueda hablaros de “pedazo de actuación”. Sinner y sus secuaces firmaron un puesta en escena intachable, con un sonido demoledor desde buen principio que a su vez era suficientemente nítido para poder disfrutar de todos los detalles que su propuesta, cercana al Death Técnico por momentos requiere. Con Destroyer (guitarra) y Kain (bajo), dejándose el cuello (literalmente) en todos y cada uno de los temas, con Sinner desarrollando un growl poderosísimo y nítido a su vez sin fallar una sola nota de guitarra entre medio, con Pavulon machacando los parches sin piedad alguna. Pero aun así, su impoluto y denso Death no consiguió arrancar más que cuatro cabeceos tímidos y esparcidos en la sala (servidor y cuatro más). A veces el tocar música extrema y hacerlo de puta madre, no es sinónimo de que tu propuesta consiga arrancar las piernas del personal, algo similar a lo que les ocurrió a Nile la vez que los vi en directo.

VADER

Pensaba yo para mis adentros que al igual el problema residía en que la mayoría de los presentes asistían al show con el único objetivo de ver a VADER, y que cuando estos arrancasen se armaría la marabunta. Nada más lejos de la realidad, pareciese como si los polacos se hubiesen traído consigo su gélido clima y este hubiese eclipsado un interesante día primaveral en la ciudad condal, porque Vader tuvieron el deshonroso honor (valga la redundancia) de conseguir calentar a la peña casi tan poco como sus predecesores.

Para empezar el sonido fue menos contundente que el de Hate, y si bien fue mejorando con el paso del show, por momentos sonaban más como una banda de Thrash que hace Death, que no como una banda de Death que tiene puntuales momentos Thrash (o sea, lo que realmente son). La voz de Piotr tardó en conseguir su mejor nivel y aun cuando lo consiguió no se pudo comparar con el brutal growl de Sinner. Los acompañantes estuvieron a buen nivel, destacando sobremanera a James Stewart que golpeó su batería a velocidad ultrasónica durante todo el show con una precisión insultante.

Pero lo realmente preocupante es que dio la sensación de que Vader tocó “porque tenía que toca”, llamadlo desidia, aburrimiento o “banda que lleva más de veinticinco años en la brecha y ya están de vuelta de todo”, pero no dio la sensación de que se dejasen la piel encima del escenario. La duración del show lo dice todo, unos insultantes cincuenta y pocos minutos. Una banda que se presenta como cabeza de cartel y por la cual te han soplado casi treinta euros, no puede tocar menos de una hora, una vergüenza, que hizo que cuando la banda se despidiera después de un solo bis, el respetable se quedase con cara de idiota.

Conciertos como este son los que dejan claro porque Vader son y serán eternos sucesores de Morbid Angel, pero no les van a desbancar del trono ni con la última mierdufla de disco que sacaron los de Tampa. Porque quienes los han visto en directo saben que solo una mirada de David Vincent, impone más respeto que todo el set list que descargaron Vader la pasada noche. Evento de los que deja mal sabor de boca en general, y aunque tampoco se puede hablar de fracaso, a la pregunta ¿volverías a pagar veintiocho euros para verlos?, mi respuesta sería un rotundo NO.

1 Comentario

  1. Edu fernandez

    17 abril, 2015 at 12:59

    Horrible, estoy totalmente de acuerdo con la crónica, el concierto fue horible en todos los aspectos, decepcionante Vader, una banda como esta, con esta trayectoria y con esa cantidad de discos a sus espaldas, no puede hacer un concierto tan breve, tan sosainas.. Personalmente, la participación de Hate me pareció mejor que los Vader actuales. Decepcionante es poco, no se porque las cochinas bandas que vienen a España no se esmeran más con los shows en directo. Sigo sin entenderlo.La próxima vez va a ir a verles su padre.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>