Vanderbuyst (Flying Dutchmen) Crítica

Publicado por el 7 enero, 2013

vanderbuystflyingArtista: VANDERBUYST
Álbum: FLYING DUTCHMEN
Estilo: Hard Rock/Heavy Metal
Sello: Van Records
Fecha: 7 de Diciembre de 2012
Nota: 8/10

La banda holandesa VANDERBUYST liderada por el virtuoso guitarrista Willem Verbuyst regresa a la carga un año después del lanzamiento de su aclamado “In Dutch”, con su nuevo trabajo “Flying Dutchmen”, en el que el contundente power-trío, completado por el batería B. Van Esbroch y el bajista y vocalista J. Jonkman, siguen deleitándonos con unas composiciones en las que el hard rock más clásico se funde con las sonoridades más primigenias de la N.W.O.B.H.M., dando como resultado unos temas pegadizos y potentes, repletos de garra roquera, que incluyen unas altas dosis de melodía guitarrera que conseguirán hacer las delicias de los seguidores de bandas clásicas como THIN LIZZY o RAINBOW.

Tras un verano cargado de actuaciones, en las que el trío holandés ha compartido escenario con bandas como GRAND MAGUS, JUDAS PRIEST o con sus apariciones en festivales como el Hell Fest o el Bang Your Head, VANDERBUYST han conseguido sacar el máximo rendimiento a sus instrumentos a lo largo de los 11 cortes que integran este “Flying Deutchmen”, ratificando que se encuentran en un excelente estado de forma.

Con la punzante guitarra de Willem Verbuyst liderando la roquera “Frivilous Franny”, arranca el disco imprimiendo desde los primeros instantes un ritmo contagioso y marchoso que nos arrastrara a través de una pieza pegadiza y melódica que incluye una parte central más lenta y vacilona que desembocará en un vertiginoso solo de guitarra dando forma a un primer trallazo impactante en forma de hard rock básico y efectivo. Con las guitarras dando la réplica a la batería se abre la “Rainbowniana” Waiting In The Wings”, una composición en la que los holandeses consiguen plasmar sus influencias más clásicas gracias a una líneas vocales que destilan elegancia junto a una contundente base rítmica en la que toma especial protagonismo las cuatro cuerdas de J.Jonkman, y un estribillo muy logrado y pegadizo ideal para ser coreado en directo, redondeando un corte directo y brillante.

Envuelto en un ambiente más sosegado, gracias a las guitarras acústicas envolviendo la voz de Jonkman arranca la intensa y sentida ” Give Me One More Shot”, un tema en el que de manera progresiva, las guitarras eléctricas se irán imponiendo, dando al corte un aire bluesero e intimista, con unas logradas subidas durante los estribillos que ayudan a dar rotundidad y consistencia a una composición vibrante y emotiva, que bebe directamente de las fuentes del rock más  clásico y añejo. Con la abrumadora base rítmica formada por el batería B. Van Esbroek y el bajista J. Jonkman, junto a unas armonías pegadizas y contagiosas de guitarra “The Butcher´s Knife” nos propone una pieza que va claramente de menos a más, repleta de detalles guitarristacos que ayudan a conformar un medio tiempo elegante y marchoso, con un estribillo rotundo y muy marcado que dejará paso a un nuevo ejercicio virtuoso de un Willen Verbuyst que se muestra muy inspirado durante todo el álbum.

El rock n´ roll trepidante y contagioso vuelve a aparecer en la movida “Tears Won´t Rinse”, con unas líneas vocales muy cuidadas junto a unos coros  concisos, directos muy marcados  y breves,que ayudan a transmitir un aire festivo y desenfadado a un tema ideal para formar parte de la banda sonora de una noche de fiesta y diversión, una composición sencilla, directa y efectiva, alejada de los alardes virtuosos y centrada en el feeling mas puramente roquero y marchoso. Siguiendo unos parámetros similares, pero con una mayor presencia de unas guitarras afiladas y cañeras, dando frescura al tema la contagiosa “Never & Clever”, con otro estribillo marca de la casa, donde nuevamente los holandeses vuelven a convertir la sencillez en virtud, abordándonos con otro tema que apenas supera los cuatro minutos pero en el que se reúnen todos los elementos que debe reunir una buena pieza  de hard rock, feeling, gancho una melodía pegadiza y contundencia.

Respirando el aroma genuino  de ese heavyrock clásico que bandas como los RAINBOW de Ritchie Blackmore pusieron en boga a finales de los años  70, nos topamos con la vacilona “In Dutch” una invitación a no parar de mover los pies de la mano de un ritmo contagioso junto a  unos magistrales desarrollos guitarrísticos que se alternan con una poderosa y veloz base rítmica, dando una lección de técnica y contundencia, todo ello envuelto en una atmósfera roquera y marchosa, transmitiendo buen rollo  y un espíritu positivista al máximo. Bajando un poco las revoluciones, pero manteniendo intacto ese positivismo que transmite su músico e incluso atreviéndose con unos ritmos cuasi funkies “Johnny Got Lucky”, con unos coros pegadizos y una melodía central de lo más seductora que nos muestra una faceta diferente de la formación holandesa, demostrando que el trio tiene tablas suficientes para moverse a su antojo por los diferentes campos del rock n´roll, acelerando el ritmo en la contundencia recta final marcada por un nuevo alarde virtuoso de Wilem Vanbuyst.

Con un ritmo más hard roquero, volviendo a ahondar en su vena más clásica “Lecherous”, nos transporta directamente a la década de los 70 de la mano de un medio tiempo rotundo, con unos increscendos en la parte del pegadizo estribillo y un psicodélico solo de guitarra sustentado sobre una magistral base rítmica, dando como resultado un tema ideal para las improvisaciones en directo. Mucho más contagiosa es la canción que da título al álbum “Flying Dutchman”, un corte marchoso con mucho gancho, un auténtico pelotazo que los holandeses han elegido de forma muy acertada como single de presentación de este trabajo, y es que en él se resume a la perfección la propuesta del trío holandés, melodías pegadizas, ritmo vibrante y unos estribillos contagiosos y efectivos que se quedan grabados después de la primera escucha. La encargada de poner el broche de oro a “Flying Deutch”, es la cachonda y divertida “Wellcome To The Night”, un nuevo alegato roquero cargado de feeling en la que han contado con la colaboración de Selim Lemouchi, que se ha encargado del solo de la canción.

A pesar de que este nuevo trabajo no supone una ruptura con sus anteriores lanzamientos, lo cierto es que con este nuevo disco, los holandeses demuestran que se encuentran en un gran estado de forma, consolidando su propuesta, consiguiendo un sonido muy atractivo y original dando contundencia y rotundidad a esa, tan atípica, formación de trío, sin duda, si te gustaron sus anteriores trabajos, este “Flying Dutchmen” no te defraudará.

Componentes:

Barry van Esbroek – Batería
Willem Verbuyst – Guitarras
Jochem Jonkman – Voces y bajo

Tracklist:

01.Frivolous Franny
02.Waiting in the Wings
03.Give Me One More Shot
04.The Butcher’s Knife
05.Tears Won’t Rinse
06.Never Be Clever
07.In Dutch
08.Johnny Got Lucky
09.Lucherous
10.Flying Dutchmen
11.Welcome to the Night

Autor: Alfonso Díaz

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>