Vandroya (One) – Crítica

Publicado por el 23 marzo, 2013

VandroyaoneArtista: VANDROYA
Álbum: ONE
Estilo: Progressive/Power Metal
Sello: Voice Music
Fecha: 19 de Diciembre de 2012
Nota: 7,8/10

VANDROYA es una banda de Power metal progresivo, procedente de Brasil, compuesta por la vocalista Daísa Munhoz (Soulspell), Marco Lambert (guitarra), Rodolfo Pagotto (guitarra), Giovanni Perlati (bajo) y Otavio Nuñez (batería). Recientemente editaron a través de la compañía Voice Music, su álbum debut titulado “One”, disco que mezcla ramalazos del heavy más cañero con el power más melódico, y con algo de variedad, que a manos de Daísa, con su forma de cantar, hace que a más de uno le tiemblen los párpados, y no precisamente por su belleza, aunque atractiva, su portento reside en unas cuerdas vocales prodigiosas.

Aunque el disco tampoco es la repanocha, si es de agradecer que vayan saliendo nuevas promesas; ante todo VANDROYA se nos presentan con una portada muy elaborada y que engloba en sí misma, la majestuosidad de cada una de sus composiciones; a primera vista resulta más que interesante la propuesta de estos chicos, pero cuando uno se va adentrando en su línea, sino es por la voz, algunos registros pecan de  monotonía, aunque eso sí, el disfrute está más que asegurado.

Otra de las aptitudes es que su vocalista, se aleja del estereotipo de las cantantes más encaminadas hacia el Gothic Metal, es más la gran mayoría se decantan por participar en ese género, más que en el metal propiamente dicho, pero en esta ocasión, Daísa al tener un tono tremendamente potente y agradable, que sube y baja de escalas con tanta facilidad, al igual que cambia de ritmo en una misma canción varias veces, y esa delicadeza que yo defino como de flor silvestre, es muy extraña de ver por estos lares.

Nada más empezar a escuchar el CD, tenemos la intro “All becomes one” que parece una banda sonora. Música tranquila con ciertos guiños a sonidos árabes que incluso me ha recordado a los primeros trabajos de MEDINA AZAHARA. El corte número dos “The Last Free Land” es una canción de power metal con unas guitarras galopantes y una batería persistente, dando importancia al derroche de ingenio de sus músicos, pegadizo y acertado, muy acorde al estilo del power europeo, una canción que te da el subidón, y no solo por el ritmo sino por la voz de la chica, que a pesar de ser agradable, confluye con unos tonos, preciosos; el resto lo hacen los teclados que albergan unos algoritmos redondos, o los solos de guitarra, muy bien acomodados a la mezcla en conjunto.

El tercer corte, “No Oblivion For Eternity” en su inicio, me recuerda a las canciones de SYMPHONY X, además tiene unos aires muy arabescos, la complejidad toma mayor forma, el sonido progresivo se engrandece hasta cambiar a un sonido más rápido, el bajo marca un medio tiempo con cambios de ritmo, y algunos estribillos, 6 minutos en los que se invita a cerrar los ojos y dejarte llevar por los distintos estados de ánimo que propone esta interesante pieza.

Ritmos cambiantes para “Within Shadows” lo mismo arranca con una melodía lenta y de repente se vuelve trepidante, en uno de los momentos la melodía parece sacada de una caja de música, donde el piano endorsa un repiqueo con la batería, muy exquisito. “Anthem (For The Sun)” nos invita a soñar con un inicio sugestivo, la peripecia de sus cambios, la salvaguardan con optimismo y buen hacer, una guitarra aquí, un silbido por allá, un solo que entra y nos aterciopela con su especial ilusión. En “Why Should We Say Goodbye” las teclas marcan el aspecto más calmado del álbum, donde nuevamente VANDROYA optan por relajar los ánimos, una balada que transmite la sensación de melancolía e impotencia, donde cabe resaltar cada instrumento y la aterciopelada voz de Daísa, que ha conseguido por un instante ponerme la piel de gallina.

La verdad que hay pocas voces que entren tan de lleno y tan hondo en una primera escucha; pero es que lo de esta chica, es de otro planeta, y no es que la música sea la repanocha ni mucho menos, pero sin su voz, estas canciones no tendrían el mismo significado para el oyente; ella aporta ese algo que hace que la música del contingente brasileiro no caiga en picado.

Lo mismo canta suavemente que envuelve su aroma con unos rasgos más gamberros, en una mezcla particular, el estribillo es sumamente delicado, pero el resto de matices son (como decirlo) más salvajes, y “Change the Tide” tiene mucho de ello, una canción que te carga las pilas, sin duda.

En “When Heaven Decides To call”, la batería se tira un buen rato aporreándose sin parar, redoble aquí, redoble allá y algunas cenefas sintetizadas con un leve sonido de violín de fondo; es como si fuésemos en un tren y el vaivén nos contuviera para no caernos, en esta canción veo bastante monotonía, de no ser por los altos de Daísa en algunos puntos, la canción no sería lo mismo, y aun así, pienso que no es de las mejores canciones del disco.

El marcaje de la batería y las guitarras viene prolongado en el siguiente track, “This World Of Yours”, que te sube las pulsaciones a cuenta gotas y donde el colorido del tono, armoniza un aire más romanticón, la alegría sonora atrae algo de la música clásica con cantidad de solos y algo más de originalidad, aunque si lo miramos con claridad, esta canción es más de lo mismo, y no consigue llenar tanto como en la primera mitad del álbum; “Solar Night” vuelve con el piano hondeando por bandera, haciendo alusión a ese colorido que envuelve a ese reloj de arena del artwork que une los dos mundos, una canción con una parte instrumental sumamente importante, medios tiempos y mucha variedad, voces dobladas y muchos matices mejorables y poco más; el álbum se cierra con el bonus track de la canción “Why Should We Say Goodbye”, esta vez a piano, aunando la grandeza de la voz de Daísa, que saca su lado más sensible por así decirlo, pero sin perder un ápice de fuerza.

Gran estreno de VANDROYA, pero como ya he dicho, muy mejorable, demasiadas ideas y algunas no muy bien planteadas, lo que no me gusta, es que el disco va bien encaminado y de repente va flojeando y volviéndose más monótono, pero ya digo, es cuestión de gustos, a fin de cuentas “One” no es un mal trabajo, y alguna que otra sorpresa te llevarás al escucharlo.

Componentes:

Gee Perlati – Bajo
Otávio Nuñez – Batería
Marco Lambert – Guitarra
Rodolfo Pagotto – Guitarra
Daísa Munhoz – Voces

Tracklist:

01.All Becomes One
02.The Last Free Land
03.No Oblivion for Eternity
04.Within Shadows
05.Anthem (For the Sun)
06.Why Should We Say Goodbye?
07.Change the Tide
08.When Heaven Decides to Call
09.This World of Yours
10.Solar Night

WEB

FACEBOOK

Autor: Benita Fernández y Francisco J. Román

2 Comentarios

  1. METALMANIACO

    24 marzo, 2013 at 3:24

    La verdad que hiciste un excelente descubrimiento Frank!!! Escuche un par de temas en Youtube y la voz de Daisa es realmente INCREÍBLE….le voy a pegar una escucha completa al disco por que me ha conquistado su voz. Excelente reseña. Saludos

  2. domingo felice

    25 marzo, 2013 at 22:24

    lo mas sorprendente de los ultimos años

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>