Violent Eve (Exile) – Crítica

Publicado por el 19 abril, 2013

violenteveexileArtista: VIOLENT EVE
Álbum: EXILE
Estilo: Death/Groove Metal
Sello: Noisehead Records
Fecha: 19 de abril de 2013
Nota: 9/10

VIOLENT EVE son una de las formaciones de metal nacional, más prometedoras de los últimos años. Afincados en Madrid, VIOLENT EVE se forma en 2009 de la mano del guitarrista David Ramos (SKUNK DF, DREAMAKER) y el baterista Edu Brenes (SKUNK DF, JORGE SALAN, EX-TERRORISTARS). Más tarde se les une el vocalista Zyrus, y el bajista Dani Fernandez (ex DARK MOOR ex- INNTRANCE) , no por ello menos importante, el segundo guitarra Diego López (ex – SILVER FIST) completa la formación.

En Octubre de 2010 la banda viaja a Viena para grabar su primer álbum en los Noisehead Studios, disco que consta de once temas bajo el título de “Eleven Reasons to Kill”, que saldría al mercado en Enero de 2011.

A partir de aquí, la banda obtiene unas críticas excelentes de los medios especializados tanto en España como fuera, donde se recalca principalmente la originalidad del grupo; más tarde llegaría la gira y con ella la posibilidad de tocar fuera de nuestras fronteras, llegando a compartir cartel en la India, nada más y nada menos que con bandas ya consagradas del panorama internacional como son DECAPTITATED o SYBREED.

Finalmente a comienzos de 2012 la banda se decide a grabar un nuevo álbum, poco tiempo después el vocalista original Zyrus, decide abandonar la formación por incompatibilidades musicales, su sustituto Jota Jurh, vocalista de DARKMIND es el apropiado según ellos, para dar forma a las nuevas canciones; canciones que se engloban en este segundo trabajo titulado “Exile”, puesto a la venta hoy 19 de Abril de 2013.

Menos agresivos pero igual de intensos y certeros, aunque salvaguardando las distancias con su primer álbum, después de escuchar a fondo este segundo plato, y degustar aquel impactante “Eleven Reasons to Kill” otra vez; muchas cosas se me vienen a la cabeza; entiendo el porqué de la marcha de Zyrus, y la evolución musical que ha querido buscar VIOLENT EVE con “Exile”; es más, su nuevo vocalista me lo comentaba semanas antes a la edición del álbum, y de cómo el grupo le había pedido que cantara de forma más sosegada, sin intentar berrear o gritar más lo de necesario.

Si de algo debemos estar orgullosos, es de la capacidad técnica de los madrileños para superarse y desligarse del que fue un trabajo, para mí, insuperable en muchos aspectos, pero no os asustéis, vamos por partes. “Exile” es mucho más que agresividad, es técnica, es melodía, es oscuridad, el Vampiro te chupará la sangre hasta devorarte por completo; la mejor forma de saberlo es adaptarse al nuevo sonido, a la nueva voz de Jurh, (que puede suponer un cambio drástico para muchos) y olvidarse por completo de aquel despertar; la nueva arma de VIOLENT EVE promete llegar alto, por lo pronto las 11 pistas que contiene, son de escucha obligada para cualquier metalhead que aprecie los sonidos más extremos y que guste de géneros como el death metal, Groove metal o similares.

Sí el anterior trabajo tenía temas que te dejaban seco desde la primera escucha, como son  “Too Sick” o “Priest of Corruption”, con la voz de Zyrus berreando sin parar y una fuerza agónica que hacía temblar los cimientos. Con “Exile” es imposible quedarse insatisfecho, de por sí las primeras pistas, te dejarán sin aliento desde los primeros riffs, pasando por la atronadora batería, o por la producción tan cuidada que alberga dicho lanzamiento.

Ojo, no todo me ha gustado, habiendo reventado los cristales de mí casa con aquel impactante debut y comparando ambos inicios de ambos trabajos, se aprecia que VIOLENT EVE en este trabajo ha bajado la intensidad. Por otro lado, la voz de Jurh, tiene otros matices diferenciables a la de Zyrus, y suena menos potente e incluso carece de fuerza en algunos temas como “Mind Detonation”, quizás un tono más grave, le habría venido perfecto a la canción; por otro lado su voz es un claro ejemplo de variedad, porque los tonos más suaves los suple con un rollo genial sin embargo los graves te roen por dentro; algo parecido ocurría con Zyrus en aquel inolvidable corte titulado “The Whisper of the Shrouded Child”, mezcla de guturales y voces limpias; en esta ocasión Jurh hace lo propio en otro tema del álbum. Su colorido vocal le viene perfecto para entonar con maestría “The Darkest day ever”, una de las canciones más suaves, coloridas y apetecibles de “Exile”, donde también se pueden ver algunas guindas de brutalidad, aunque a menor escala.

Pero dejémonos de comparaciones, y vayamos al grano, “Exile” es ante todo un paso en adelante, y un gran álbum. La misma intro, de apenas minuto y medio de duración, nos mete de lleno en las fauces de este somnoliento y avispado amigo que podéis ver adornando bocabajo, la portada de este nuevo capítulo.

Punteos acústicos con una melodía curiosa y muy cuidada, las dos guitarras van hilvanando unas armonías preciosistas ante la avalancha que se nos viene encima en el segundo tema “Mind Detonation”; la aportación de Edu a la batería, redobla y repica ante la venida de las guitarras que golpean con fuerza y cabalgan sin ir muy rápido ante la intensiva voz de Jurh rasgando sus cuerdas vocales de una forma abrupta pero sin llegar a explosionar del todo, la intensidad se va palpando, la crudeza va marcando los giros extenuantes de la canción, los riffs van golpeándote el coco, y Jurh hace lo propio con su voz, siendo en momentos puntuales cuando su rugido se enerva hasta cotas imposibles, pegando unos gritos feroces. Poco después de un solo volátil, la canción coge velocidad y se vuelve más bruta hasta finalizar en seco.

Ejecutada con un nervio redundante, “Consumed” retumba entre los albores de la penumbra, el inicio mordedor con esos enjuagues vocales no tan abruptos, desvaría mezclando melodías con guitarras más secas y un gran devenir de técnica y fuerza; algo que nunca ha dejado de lado VIOLENT EVE y que en “Exile” está más presente, aunque también se ve la sencillez de las nuevas composiciones; sencillez hasta cierto punto, ya que géneros como el Djent se asoman en contadas ocasiones, y no hay más que verlo en las pequeñas guindas o rastros que deja este corte, así como “The Nexus”, orbitando hacia la costa de MESHUGGAH, en ciertos momentos.

“The Nexus” entra de lleno con una apología técnica diferente a la que proponía “Eleven Reasons to Kill”, donde se veían algunas partes modernistas, aunque este disco las tiene; véase dicho tema; es cierto que la banda tira de ingenio aparte, y su nuevo comandante, Jurh es todo un portento a la hora de llevar la capacitación de la banda hasta géneros pretéritos como el death metal; en este track se aprecian ciertos burbujeos donde cabe destacar la impresionante labor de David Ramos y Diego López a las guitarras, que entre melodías más abiertas y desarrolladas, van ampliando sus miras con una base contundente y feroz.

“Exile” tiene un riff de guitarra suave, y poco a poco va elevándose hasta explotar con la acomodada ilustración del bajo de Dani Fernández, coloreando la composición con una trascendencia y un fondo abrumador. En este tema veo a Jurh mejor adaptado que en otros cortes y dando alguna que otra sorpresa por otra parte es una canción lenta que incluye algunas voces pregrabadas con un fondo muy profundo, el diáfano y elaborado sonido de guitarra, subyugado por multitud de solos y melodías varias, intensifica esos riffs que ronronean a través de la batería, así como la labor tan exquisita de la producción; corte nervioso, que unido a “The Darkest Day Ever” o “Bloodlust” conforman lo mejorcito del álbum, bajo mi punto de vista.

El siguiente capítulo en llegar es “The Darkest Day Ever” y abre sus alas hacia otro páramo; con cierta oscuridad en sus guitarras al comienzo, va encaminándose hacia un terreno más abierto, donde un servidor ha disfrutado como no lo hacía en mucho tiempo, la bajura de las guitarras, el tono vocal con ese aire tan apetecible y chocante ante la explosión definitiva en el minuto 2.50 con esa repentina furia de fuerza envenenada, no tiene precio. Una canción que releva a aquellas fantásticas melodías de “The Whisper of the Shrouded Child”, pero que sin embargo, sigue sin igualar dicho portento.

La sangre corrompe tu organismo serpenteándose través de las melodías tan incoloras de “Bloddlust”, un puto trallazo, la canción culmen del álbum, y una de las mejores piezas que ha escrito VIOLENT EVE en lo que lleva de carrera. Velocidad huracanada con una brutalidad extrema son las bases de esta joyita, la cual ha sido escogida para ser el videoclip principal de “Exile”. Los blast-beats, los riffs, la potencia del bajo, o la hazaña de Jurh por superarse incluyendo algunos voceríos mejor acomodados a la melodía, hacen que dicho track, sea uno de los más impresionantes e impactantes del álbum.

El título lo dice todo, “Of flesh and bone” no es menos que la anterior y se acerca más por su técnica y la forma de ser tocada, a las primeras canciones del álbum, además incluye algunas voces extrañas intercaladas que explotan antes de que las guitarras se explayen a gusto, una canción que por otro lado tiene un aire muy thrashero con la aporreante batería dándolo todo, machacándote la sesera junto al extraño ritmo en el minuto 2.18, resaltando la fuerza de la canción, hasta cotas inimaginables, bestial.

Más nerviosa, alocada y speedica es “Walking to nowhere” otro trallazo salido desde el inframundo, venenosa y agresiva composición con otra variación que me ha gustado bastante; a pesar de ser una interpretación sobrenatural, y donde cada músico da el cien por cien, la mejor parte se la doy a Jurh con esas voces tan curiosas que se ha sacado de la manga y que dan a la canción, un rollo entre progresista o anestesiado, con unos gritos finales que harán estallar en mil pedazos los cristales de tu ventana.

El hipnotizante interludio que viene a continuación, titulado “Forgiveness” aprovecha para relajar el ambiente con melodías diversas que dan nuevos aires a la mezcla, una mini pieza donde veremos las guindas polivalentes que poseen los músicos de VIOLENT EVE para profundizar y hacernos partícipes a cada uno de los oyentes, de lo que supone este trabajo, más allá del género o estilo que sea, sino del estigma y el fondo que produce en el público.

El fin ha comenzado, “Lost through the universe” me puso los pelos de punta nada más escucharla, vuelta a empezar y otra vez igual. Canción con un placaje certero y un marcaje donde las guitarras, batería o bajo te sobrecogerán con una cadencia instrumental sobrehumana, una agresividad acojonante que te hará morder el polvo por enésima vez. Las estrellitas de este universo sonoro relajarán tu ser a medida que te vayas adentrando casi al final del mismo hasta que la llama se apague.

Un puñetazo en toda regla, “Exile” deja las cosas bien claras desde el primer minuto, como debe ser. El nivel de este trabajo, está muy por encima de la media. Por otra parte, después del listón tan alto que dejaron con su debut, ¿quién se iba a imaginar que volverían con un trabajo de esta magnitud? Muy pocos, pienso. Sólo me queda felicitarles y esperar a verlos en algún momento de su gira y así comprobar cómo se las gastan estos chicos en directo. ¡Discazo!

Componentes:

Dani Fernández – Bajo
Edu Brenes – Batería
Diego López – Guitarras
David Ramos – Guitarras
J. Jurado – Voces

Tracklist:

Intro
Mind Detonation
Consumed
The Nexus
Exile
The Darkest Day Ever
Bloodlust
Of Flesh and Bone
Walking to Nowhere
Forgivness
Through the Universe

FACEBOOK

Autor: Francisco J. Román

1 Comentario

  1. Arturomegamuerte

    20 abril, 2013 at 16:52

    Vaya pepinaco de disco, wow me encanta, yo creo que supera a su primer trabajo más que de sobra… Buena review, saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>