Vivid Remorse (Down to the Wire) – Crítica

Publicado por el 21 diciembre, 2012

vividremorsedowntothewireArtista: VIVID REMORSE
Álbum: DOWN TO THE WIRE
Estilo: Thrash Metal
Sello: Art Gates Records
Fecha: 15 de Octubre de 2012
Nota: 9/10

La formación barcelonesa de thrash metal VIVID REMORSE, reaparece dos años después de su álbum debut “The Seed of Malaise”, con un álbum mucho más cañero, agresivo y variado, pero sin perder el signo que los caracterizó en un primer momento; con influencias que van desde el thrash clásico de los 80 y 90.

Pasando por una base hardcore, Groove metal, death o crossover se nos plantea ante nosotros, un aguerrido y desafiante universo de guitarras poderosas con un sonido aplastante, todo ello con una producción que no cesa en el intento, por sorprender al oyente, y darte ganas de mover la cabeza como un poseso.

“Down to the Wire” no tiene nada que envidiar a la infinidad de bandas que llegan del extranjero, las composiciones hablan por sí solas, y en un disco rebosante de poder, fuerza y unas canciones con una química capaz de volarte los sesos en una primera escucha, es muy difícil que uno quede insatisfecho; no sólo por la técnica del grupo o su forma de tocar; parecerse se pueden parecer a mil bandas o coger influencias de muchos grupos clásicos, pero si no sabes llevarlas a buen puerto, o mezclarlas con buen gusto como han hecho VIVID REMORSE en esta ocasión, apaga y vámonos.

Con la ayuda de Art Gates Records, una discográfica que está apoyando fuertemente el metal nacional, VIVID REMORSE llegará alto, no porque lo diga yo, no hay más que ver el resultado de este nuevo disco, la primera piedra ya está puesta, el camino ahora debería de ser más fácil, todo se irá viendo poco a poco, pero mientras tanto, el primer plato goza de un ingenio y una crudeza que muy pocos grupos son capaces de plasmar en la reválida de su debut.

Personalmente, cuando he escuchado por primera vez el disco, ha sido de un tirón y se me han pasado los 11 temas, volando, es más ni se me ha hecho aburrido, ni pesado, es un trabajo con un poder de convocatoria, enorme; los temas tienen una duración aproximada de 2, 3 y 4 minutos y desuellan tu cabeza como un torbellino infernal, y en este aspecto, son los temas con toques death metal, los que más me han sorprendido; por que oye, VIVID REMORSE se desenvuelven muy bien en el terreno thrash, pero en el death metal y en los guturales no lo hacen nada mal, la sorpresa ha sido inesperada y por otra parte MAYÚSCULA.

El pistoletazo de salida no podría ser más consistente, carroñero, cabalgante y atroz, a bombo y platillo, blast-beats y demás menesteres, guitarras fieras con un tumulto de aires serpenteantes, que puede recordarte la era más prolífica de SLAYER, o DESTRUCTION. “Biopiracy (The Seed of My Land)” viene con unos golpes machacones y una sucesión rítmica, rallada, las voces de Joel te machacan el cráneo; “Imaginary Actress” se parece más a ese thrash de los 80, antagónico, por la forma de entonar las estrofas, parece que hemos vuelto atrás en el tiempo para rememorar los mejores años del thrash americano; ese olor a mugre, a hierro hirviendo se corroe por la forja terminante de las seis cuerdas de Gustavo Revoredo, que te aplastan con unas amalgamas deslizantes y unos burbujeos cavernosos; señores solo una guitarra, y el pedazo de sonido que es capaz de sacarse de la manga, IMPRESIONANTE.

El paso lento se sumerge en una amurallada pared de riffs más abiertos y un chillido de fondo, con los redobles de la batería cabalgando al unísono en “Theory of Fear”, tema sorprendente por los murmullos vocales que hacen las veces de estribillo, y un toque mucho más intenso y salvaje. Velocidad, pasos lentos y cantidad de caronería guitarrera. “Overdosed” nos devuelve el espasmo sonoro que hace temblar los cimientos del subterfugio, los constantes cambios de ritmo te harán tiritar, cuatro tíos engalanados como cuatro bestiajos,  aporreando cada uno su instrumento como si les fuera la vida en ello, desquiciante, atronador, bombardeos de sed que reclaman su trono con un estandarte cruel.

Atentos al amasijo de “Involution”, más sosegada, pero con un aire oscuro respirado por pequeños riffs, y un poder técnico desquiciante, donde el thrash se aleja un poco de la senda habitual del álbum, para encarar con otro sentimiento, el resurgimiento de la bestia, los pequeños gruñidos de fondo hacen que la parte de luces y sombras se aprecien gracias al entramado tan trabajado de su guitarrista; pero no todo queda ahí, la rapidez de reacción y los riffs junto al bajo de Gabriel Malavé, despunten en un final a la par que atronador, cercano al hemisferio black con esa lánguida y rapidez espectral que te dejará sin aliento en pequeñas décimas de segundo.

Redobles y una ametralladora sónica con el bombo dando guerra, muy buena la labor de Xavier F.Vidal  que esta vez rebosa madurez y técnica sobresaliendo en este aspecto por encima de otros cortes, aquí las voces también tiene una guinda especial, estoy hablando de “Nobody Answers”. “Seize the Death” entra en juego con unas guitarras más limpias y es más plana en su ejecución, tiene ese aire tradicional que puede entrar muy bien entre los thrashers clásicos del género; las voces tienen una onda hardcore, desencadenando esa lucha sin cuartel con muchos cambios estilísticos en su norma y de aires punkarras.

Más comercial (entre comillas) se sucede el siguiente tema, “Seven Days of Fire” que sigue el mismo alargamiento, y la habitual fórmula de otros temas, pero con un estribillo más cotidiano y unos ajustes más abiertos que dan otra vidilla al álbum. Caña burra y rapidez sonora a manos de “L’angoixa de L’existencia” la única canción cantada en catalán, las comparaciones con bandas del género Urbano saltan a la vista. Batallando hasta el final, “Stop on Time” aparece con riffs ensamblados de virguerías y con distintos solos, de fondo se aprecian algunas voces pregrabadas, los alaridos, chillidos se difuminan ante “The Never Falling Cries”, por fin algo de tranquilidad ante tanta chicha, es más me alegro enormemente que hayan escogido para finalizar una canción de aire acústico, así el final no es tan igual al resto del disco y nos colma de esperanza para el futuro, un track que atrae ciertos olores del pasado, de bandas del género más alternativo, y porque no, “Cemetery Gates” de PANTERA, o guindas de otros álbumes de METALLICA, cobran vida en esta balada tranquila.

Que cuatro tíos sean capaces de hacer esto en su segundo trabajo, dicta mucho de su empeño por ofrecer metal de calidad y las ganas de superarse; con respecto a su primer trabajo, sólo puedo decir que VIVID REMORSE han dado un gran paso adelante; ojalá que su calidad en el disco no quede mermada en el directo, y la banda sea tan hiriente y machacona como nos ha demostrado hoy, aquí. DISCAZO…

Componentes:

Xavi F. Vidal – Batería
Gustavo Revoredo “Gufy” – Guitarras
Joel Repiso “Ocell” – Voces
Gabriel Malavé – Bajo

Tracklist:

01.Biopiracy (The Seed of My Land)
02.Imaginary Actress
03.Theory of Fear
04.Overdosed
05.Involution
06.Nobody Answers
07.Seize the Death
08.Seven Days of Fire
09.L’angoixa de L’existència
10.Stop on Time
11.The Never Falling Cries

WEB

Autor: Francisco J. Román

1 Comentario

  1. Markus

    22 diciembre, 2012 at 15:27

    Primero de todo felicitarte a tí también por la crítica, por la intensidad y la vocación manifiesta. Da ganas de escuchar el disco.
    Sólo quería mencionar que si el disco te ha gustado con el directo fliparás.
    Lo dan todo, a muerte. Les he visto en salas muy diferentes, y con públicos diferentes también, y te aseguro que en directo meten mucha tralla.
    Espero que la peña se los escuche porque todo lo bueno que les pase se lo merecen, se lo trabajan mucho en el local también.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>