While Heaven Wept (Suspended at Aphelion) – Crítica

Publicado por el 7 mayo, 2015

whileheavenwept-suspendedat-aphelionArtista: WHILE HEAVEN WEPT
Álbum: SUSPENDED AT APHELION
Estilo: Epic/Progressive/Power/Doom
Sello: Nuclear Blast Records
Fecha: 24 de octubre de 2014
Nota: 8,5/10

WHILE HEAVEN WEPT es una de esas bandas que yo tengo en un lugar privilegiado en mi corazón y a la cual siempre doy un voto de confianza. Lo cierto es que nunca antes había escuchado tanto embeleso y belleza en una banda de estas características. Realmente, el Doom es un género tan amplio, que da facilidades a muchas bandas para explayarse a gusto y renovarse compositivamente. Es una música tan rica en matices, sentimental y en ocasiones tan oscura y decrépita, que el abanico puede ser tan cerrado como abierto.

WHILE HEAVEN WEPT es una de esas bandas que siempre ha jugado a dos bandas. Hablo a dos bandas, no como algo malo, al contrario. Mantienen su estilo personal y a la par cautivan con esa mezcla de Epic metal progresivo con elementos del power, sin abandonar su seña de identidad. Es cierto que hace años que dejaron atrás uno de sus clásicos por excelencia, “Sorrow of the Angels”, uno de los discos más impresionantes, completos, nostálgicos y elegantes que yo he escuchado en años en una banda de este tipo.

El que no evoluciona no gana, o eso dicen algunos. Y fieles a su estampa, WHILE HEAVEN WEPT han evolucionado, han arriesgado y se han superado. Y aunque “Sorrow of the Angels” pueda parecer lo más épico del mundo y su mejor trabajo, algo que no dudo; uno no puede dejar de lado obras como “Of Empires Forlorn” otra obra de culto, o “Vast Oceans Lachrymose” aquella joya incomprendida que dieron a conocer a través de Cruz Del Sur Music y que les sirvió para dar el salto de forma definitiva hasta fichar por Nuclear Blast.

whileheavenweptbandaParece mentira, pero siempre que hago una crítica de un disco de WHILE HEAVEN WEPT, tengo en cuenta dicho tema (Vast Oceans Lachrymose) antes de analizar nada. Es como si ese tema se hubiera convertido en mi eje central a la hora de reseñar cualquier otro tema. Personalmente es un corte único, sin embargo ahora mismo existen otros cortes capaces de plantarle cara como “Destroyer of Solace”, “Hour of Reprisal” o ese himno de 11 minutos denominado “Finality”, todos ellos incluidos en “Fear of Infinity”, su último gran trabajo discográfico y uno de mis favoritos hasta la fecha.

A veces pasa algo extraño cuando esperas un disco con tantas ganas y tu expectación crece como la espuma; cuando llega la hora de escucharlo, te derrumbas al no encontrar lo que esperabas ansiadamene. Eso mismo me ha pasado con “Suspended at Aphelion”. Esperaba algo tan grandioso y la posibilidad de repetir emociones similares a las que me produjo “Fear of Infinity” y la verdad que no he encontrado nada parecido; sin embargo he experimentado otras sensaciones, me encuentro con un álbum muy progresivo, y aunque el anterior ya tenía su miga, este la tiene todavía más. Lo mejor para adentrarse en este lanzamiento sin desprestigiar los álbumes anteriores, es olvidarse por completo del pasado y partiendo desde un punto de vista diferente, analizar con calma este nuevo capítulo.

Un disco muy delicado, minucioso, muy bien dibujado con cada parte musical muy bien desarrollada y repleto de grandes atmósferas, teclados, cambios de ritmo y mucha melodía. Tantas melodías, que tras escucharlo en profundidad, se me hace el disco más alegre/triste de la banda. Nuevamente su duración vuelve a ser breve, lo cual puede ser algo muy bueno, o un arma de doble filo según se mire.

Lo que si he notado es que “Fear of Infinity” tuvo más peso en la escena y “Suspended at Aphelion” lo he visto como más escondido, sin tanto afecto por parte del público. No sé a qué se deberá realmente, o si es sólo mi percepción. En todo caso, tras una primera escucha nefasta, la segunda y tercera me hicieron percibir toda su grandeza como dios manda, posteriormente pensé que debía encaminar este viaje por otro camino, y no aferrarme a los álbumes anteriores, sino abrirme y disfrutar de los nuevos paisajes perpetrados por Tom Phillips y compañía; con otro tipo de serenidad.

Un viaje sideral hacia las estrellas, de sueño y ensueño. Más progresivo que sus predecesores y con una majestuosidad dibujada por esos paisajes épico-musicales tan propios de los norteamericanos.

Algo que me ha llamado mucho la atención de este trabajo, es la unión tan grandilocuente que existe entre unas canciones y otras, a pesar de ser temas muy breves, las canciones están ligadas y se unen por melodía a cada capítulo, una vez que finaliza un corte su melodía se une a la siguiente armonía y así se va erigiendo un álbum que en cierto modo se podría entender como una pieza global de 36 minutos de duración. Dicho de otro modo, un disco donde cada pieza depende de la anterior para ser entendida como tal.

Un viaje sideral hacia las estrellas, de sueño y ensueño, majestuosidad que confiere el viento de fondo que otorgan los violines de Mark Shuping en la primera pista “Introspectus”, tres minutos y medio (casi cuatro) de puro gozo perpetrados por la sinfonía acústica y el etnicismo de fondo, nuevamente recordando a aquella joya “Vast Oceans Lachrymose”.

Punto y aparte, hace aparición la segunda canción y más extensa del compacto “Icarus And I”, emergiendo desde las profundidades con una de las oleadas de metal vanguardista, luminiscente y un envoltorio rítmico muy logrado. Como punto a su favor, cabe recalcar la gran labor realizada por Rain Irving a las voces detallando un tono y estribillo muy enriquecedor junto a los tonos graves que se meten por medio; el traqueteo nervioso de la batería de Trevor Schrotz con timbales zigzagueantes de fondo está bien pensado. Los siete minutos de duración dan para mucho, de hecho es uno de los cortes más enriquecedores y mejor estructurados del compacto metálicamente hablando. Los solos del minuto 6:34 y el apoyo de las teclas, energizan el corte con un manto de grandeza que veremos a posteriori reflejado en otras tallas como “Ardor”, forjado por unos punteos que nos harán fantasear con ciertas ilusiones no perceptibles a los ojos, pero si al corazón. El cantar, sus rimas y su fondo lírico agudizarán vuestro ingenio para conocer de cerca un laberíntico destino que está por llegar.

Preciosa a la vez que triste, las melodías de piano de “Heartburst” son difíciles de describir con palabras, una balada exquisita cuyo solo enmudece y retrata la grandeza musical que vaga por las venas de los norteamericanos, nuevamente unas simples notas son suficientes para describir tanta grandeza conjunta. Por otro lado “Indifference Turned Paralysis” traza un tajo instrumental con punteos power épicos disfrazados por diversos teclados y una base progresiva marcada por punteos eclécticos con interludios acústicos y base de doble bombo detrás.

El piano reaparece en “The Memory Of Bleeding” un interludio breve pero muy sensitivo, le sigue “Souls In Permafrost” donde los redobles de batería potencian la técnica del álbum recordando con esos riffs frondosos a los primeros FATES WARNING; en cuanto a teclados y armonías la canción está repleta de alma y fuerza; algo que podremos ver en consonancia con su hermana “Searching The Stars” una continuación muy atrayente; no obstante “Reminiscence Of Strangers” es la que más alma sensible desarrolla gracias a su miscelánea de colores y texturas, sus solos y su temática sirven para continuar este cuadro variopinto con “Lifelines Lost” que viene cargada de solos distorsionados y un estribillo mágico. El final llega con la ambiental “Retrospectus” otra retrospectiva que nos lleva hacia atrás, pero sin dejar de lado el presente.

Tras varias escuchas donde la confusión se apoderó de mi, he de decir que al final, el disco no ha sido tan desagradable como percibí en un primer momento. Obviamente esperaba algo parecido a “Of Empires Forlorn” y “Vast Oceans Lachrymose”, pero no ha sido el caso. Por ello he tenido que olvidarme de esos álbumes y disfrutar de los nuevos WHILE HEAVEN WEPT como una banda totalmente renovada.

“Suspended At Aphelion” es el ejemplo más claro de innovación y evolución. Un disco que emociona y que enamora al oyente casi sin pensarlo. Disco más que recomendable para todo fiel amante del sonido progresivo y de las melodías más agradables. Si eres capaz de abrir tu mente y disfrutar de la música hecha con el corazón, te espera un viaje (alucinante) cargado de emociones.

Componentes:

Tom Phillips – Guitarra – Teclados, voces
Jason Lingle – Teclados
Jim Hunter – Bajo
Trevor Schrotz – Batería
Scott Loose – Guitarra
Rain Irving – Voces
Michelle Schrotz – Voz adicional y teclado

Tracklist:

01.Introspectus
02.Icarus and I
03.Ardor
04.Heartburst
05.Indifference Turned Paralysis
06.The Memory of Bleeding
07.Souls in Permafrost
08.Searching the Stars
09.Reminescence of Strangers
10.Lifelines Lost
11.Retrospectus

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

1 Comentario

  1. Edu fernandez

    9 mayo, 2015 at 15:55

    Los conocí con el disco anterior en esta misma web por cierto, y estaba deseando leer la review. Creo que han dado un gran paso adelante con respecto a su anterior obra. Poco a poco se van haciendo más conocidos, ojalá pronto esten donse merecen. Mi nota un 9. Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>