Whitesnake (The Purple Album) – Crítica

Publicado por el 16 diciembre, 2015

whitesnakeArtista: WHITESNAKE
Álbum: THE PURPLE ALBUM
Estilo: Hard Rock
Sello: Frontiers Records
Fecha: 15 de mayo de 2015
Nota: 9/10

Tan esperado por los fans de la escena clásica, aquí está el nuevo álbum de WHITESNAKE. El duodécimo álbum desde que se formó la agrupación británica en 1978, tras la salida de David Coverdale de DEEP PURPLE. A pesar de que hablamos de un material nuevo entre comillas, esta vez nos tenemos que ir al pasado, o más que nada al presente y recuperar algunos designios del pasado a través de viejas joyas que siguen muy presentes en la historia del rock actual.

¿A qué viene todo este lío del antes y del ahora? Pues simplemente a que “The Purple Album” no es simplemente un álbum más en la dilatada carrera de la serpiente, sino que se trata de un documento único, donde Coverdale repasa sus mejores años en una de las bandas míticas de la escena hard/heavy de los 70, nada más y nada menos que DEEP PURPLE. Aunque muchos, ya lo sabéis, no hace falta que lo recuerde. 40 años hace que se crearon estas canciones, y ya iba siendo hora de que alguien grabara un tributo en condiciones.

Aquellos discos inmortales como “Burn”, “Stormbringer” y “Come Taste The Band”, aparecen representados en este álbum. Bueno, no todos los temas originales, pero sí una parte de aquellos temas han sido versionados por el propio Coverdale y su banda al completo. Un juego arriesgado si tenemos en cuenta el antes y el ahora. Muchos ya los han criticado, yo fui uno de los que critiqué dicho trabajo y la verdad que ha bastado una sola escucha, para callarme la boca y disfrutar del conjunto en general.

Whitesnake 2011 by Ash NewellTodos os acordaréis de la trágica muerte de Jon Lord en 2012 tras ser diagnosticado con cáncer tiempo atrás. Tras esta partida, David Coverdale no pudo cumplir su sueño de reunir a los clásicos DEEP PURPLE. Tristemente, el propio Ritchie Blackmore se negó a dicha reunión. Pero eso no ha echado para atrás a Coverdale, ya que como el mismo decía en una entrevista, tenía el material y las ideas con el fin de prepararse para una reunión que nunca se llegó a concretar. Sea como fuere, hablamos de un álbum de la era más clásica de DEEP PURPLE, todo ello y contando que es David Coverdale el que da vida a las canciones, en cualquier caso una joya como esta no puede pasar desapercibida, te guste más o te guste menos la decisión de nuestro amigo por rescatar material antiguo. “The Purple Album” es un homenaje respetuoso a sus antiguos compañeros y un tributo a una banda que sentó las bases de un estilo.

El disco comienza con “Burn” cuya melodía pegadiza en seguida os recordará al tema original. Un primer contacto que es un pelotazo en sí mismo. Tema  influyente, que ha influenciado a muchas agrupaciones, y que sigue siendo una joya, una pena que ya no esté con nosotros Jon Lord, un genio a las teclas, de no haber desaparecido, el propio Coverdale tenía claro que habría dado mucho juego a estas canciones. Corte que lo tiene todo, no hace falta que hable de él, ya muchos lo conocéis, el sonido es perfecto en producción, y hubiera sido todo un regalo, si Ritchie Blackmore se hubiera unido también ya que habría engalanando cada melodía con su técnica, el resultado habría sido magistral, no porque no lo sea, ojo, pero habría sido todo un regalazo para los oídos. Coverdale se las ingenia para sacar brillo a una pieza mayúscula se mire por donde se mire.

El disco sube como la espuma y quema por dentro como el buen vino. No hay más que escuchar esa delicatesen donde se aprecia el sonido de una armónica, armonizar los instantes previos de “You Fool No One (Interpolating Itchy Fingers)” seguido de una de melodía de guitarra del mismo tono y con la batería dando el ritmo necesario, tal cual deja ver  la composición original. Primera pieza a la que han añadido una intro repleta de frescura y notoriedad. Tema apabullante, no menos que la riffera y pegadiza “Love Child” o la acústica “Sail Away” que en el disco original “Burn”, suena como más aguerrida, aquí sin embargo Coverdale le ha querido dar un toque más personal y tranquilo, de ahí que suene más ecléctica.

La serpiente contraataca disfrazada de azul, obsequiándonos con una serie de temas míticos, aptos para los verdaderos amantes de la buena música.

El siguiente corte “The Gypsy” está extraído de “Stormbringer” y también difiere del corte original, al sonar no tan clásico, y bombeando otro tipo de armonías alejadas de la era de los 70 y abarcando sonidos más robustos. Aunque Coverdale no ha querido apartarse demasiado del corte principal, si es cierto que se aprecia diferente. A mí personalmente me ha gustado, me ha sonado muy a clásico a pesar de sus variantes compositivas.

Cuando el corazón late con fuerza, es porque algo bueno se avecina, en efecto la apabullante “Lady Double Dealer”, rápida, incesante, candente y por momentos caliente, así es la pieza original del 74, con unos cánticos intermedios que por momentos recurdan  a THE BEATLES. La nueva, es como más metálica, tiene más peso en los riffs que son más afilados, y la voz de Coverdale suena más agresiva, liberada a través de esas concienzudas melodías de guitarra de Joel Hoetkstra y Reb Beach, con un ritmo pleno donde la batería va a piñón y donde veremos los buenos tramos que se marca Tommy Aldridge acompañado de su inseparable amigo, Michael Devin al bajo.

El corte número siete “Mistreated” del disco “Burn” es un paseo hacia la gloria. Un tema lento que emociona fácilmente dejando unos rastros de guitarra que impregnan totalmente la escucha. Obviamente no hay nada como escuchar la pista original, y luego deleitarse con la nueva versión, así ves lo que cambia y lo que no. Y personalmente me gustan las dos, creo que ambas tienen un toque genuino que las hace totalmente diferentes al resto. El trabajo de guitarra es de esos que te ponen los pelos de punta desde el primer momento.

Tras cierto delirio de habilidad guitarrera no hay nada como algo de calma, es el momento de echar un vistazo a “Holy Man” que invita a soñar, surcando los cielos a lomos de ese caballo blanco que muestra la portada de aquel disco “Stormbringer”. Un tema sereno, que poco a poco va subiendo la temperatura de mi reproductor, con esas guitarras heroicas y esos solos gigantes que tanta pasión desprenden en el minuto 3:18 en adelante. Una delicia poder disfrutar este tipo de temas en la era actual.

Lo clásico siempre perdura, y qué Coverdale siga defendiendo dicho material a expensas del qué dirán, dice mucho de su talento creador. Porque no olvidemos, son temas clásicos de la etapa Coverdale, pero temas renovados, o sino échenle un ojo a la acústica semi-country “Might Just Take Your Life” y compárenla con la original. Ambas me agradan y personalmente, me influyen el mismo respeto, tanto antes en la era PURPLE como ahora con WHITESNAKE, dos temazos de nivel. Escuchar hoy día esta canción con aires renovados, es toda una delicia.

Posteriormente nos topamos con “You Keep On Moving” del disco “Come Taste the Band” lanzado en el 75, un año antes de que Coverdale abandonara DEEP PURPLE. Precioso hit donde también tocaban Glenn Hughes o Ian Paice. Canción lenta con el órgano haciendo de las suyas, una delicatesen la original, una exquisitez la pista actual. Re-escuchar ese estribillo calmado, donde todas las voces se unen para decir “You keep on moving” es magia pura, pero degustar el grandioso solo de guitarra que viene después en el minuto 3:30, es toda una maravilla. Pocos artistas hoy día son capaces de calcar un material de este calibre, con tanto afecto, sin dañar la base original. Coverdale con sus Whitesnake, ha dado en la diana y para nada creo que haya destrozado los temas originales, como ya he leído decir por ahí.

Me emociono llegado hasta este punto, y es que no puedo mediar palabra ante la belleza que desprende “Soldier Of Fortune”. Si este tema es precioso, la original incluida en “Stormbringer” un es corte plagado de sentimentalismos. Degustar la voz de Coverdale por aquel entonces, y ver hasta dónde ha cambiado, hay un largo trecho, pero sigue emocionando de la misma forma. Precioso tema junto al virtuosismo que desprende “Lay Down Stay Down” de “Burn” o la fiereza de “Stormbringer”, el corte que cierra el disco.

Pero no todo queda aquí, el álbum trae algunos cortes extra como bonus track en la edición deluxe, como “Lady Luck” y “Comin Home”.

Sorprendente material, seguro que Jon Lord habría estado orgulloso de ser protagonista de muchas de estas versiones. Cada canción tiene algo nuevo, y aporta algo diferente a las pistas originales. Coverdale, sólo por el simple hecho de haber versionado sus propios hits de la era PURPLE, y haber dedicado horas a este material, no sólo por ser clásicos, sino por lo que supone WHITESNAKE para la escena actual, este es un trabajo que ningún seguidor del género debería perderse. Recomendado!!

Componentes:

David Coverdale – Voces
Joel Hoekstra – Guitarra
Reb Beach – Guitarra
Michael Devin – Bajo
Tommy Aldridge – Batería

Tracklist:

01. Burn (Burn)
02. You Fool No One (Interpolating ITCHY FINGERS) (Burn)
03. Love Child (Come Taste The Band)
04. Sail Away (Burn)
05. The Gypsy (Stormbringer)
06. Lady Double Dealer (Stormbringer)
07. Mistreated (Burn)
08. Holy Man (Stormbringer)
09. Might Just Take Your Life (Burn)
10. You Keep On Moving (Come Taste The Band)
11. Soldier Of Fortune (Stormbringer)
12. Lay Down Stay Down (Burn)
13. Stormbringer (Stormbringer)

FACEBOOK

Autor: Francisco Román

7 Comentarios

  1. Metalhead

    17 diciembre, 2015 at 16:16

    Completamente de acuerdo con la crítica, un discazo con el que disfrutar de temas míticos con un sonido actual y renovado. El que diga que se han destrozado los temas originales que se lo haga mirar, porque tiene un problema.

    • Francisco Román Valverde

      17 diciembre, 2015 at 16:27

      Al final te hice caso Metalhead, y aquí está el resultado. Porque madre mia, menudo discazo se ha sacado de la manga el señor Coverdale y compañía. Un disco de esos que hacen época. Lo mejor es que ha sabido dar en la diana, ha versionado dichos temas dándole su toque personal y adaptándolos al sonido actual, nada de refritos. Hard Rock del bueno. Algunos colegas me llegarona decir que se trataba de una copia barata de Deep Purple, y la verdad que no estoy para nada de acuerdo. El disco está repleto de matices, buenas canciones y una calidad desbordante. Saludos.

      • Metalhead

        17 diciembre, 2015 at 16:52

        Un discazo lleno de temazos Fran. Evidentemente son los mismos temas de la época Purple de David, pero renovados y con un sonidazo actual que te vuela la cabeza. Siendo las mismas canciones, suenan muy diferentes. Decir que es una copia barata es o estar muy mal del oído o saber muy poquito de música. Saludos.

        • Francisco Román Valverde

          17 diciembre, 2015 at 16:58

          Así es, lo más curioso es que todas las reviews que he leído de este disco, todas achacan algo malo al mismo, o hablan mal de él, lo cual sigo sin entender después de habérmelo cepillado más de diez veces antes de reseñarlo. Discazo, no digo más, quien no quiera ver su calidad, allá él..

  2. Viejorockero

    17 diciembre, 2015 at 17:13

    La gente no hace más que criticar en vez de disfrutar de la música. También he leído por ahí que si era un disco innecesario. Yo solo digo una cosa, porque no se dedican a disfrutar más, y a criticar menos. Si al amigo Coverdale le ha parecido necesario, no sé dónde está el problema. Entiendo que a muchos no les guste que versionen temas de Deep Purple. Pero en esta ocasión, el cd recopila las canciones que cantaba Coverdale en su etapa con la banda. Si a él, le ha parecido correcto versionarlo, tampoco creo que sea nada malo. Habría sido peor que hubiera cogido temas de otra etapa en la que él no está con Purple, entonces quizás si habría motivos para criticarlo. Otra cosa, Coverdale ofreció la posibilidad a Ritchie Blackmore de que aparecería en el mismo, y él se negó rotundamente. Habría sido todo un regalo para gente como yo, que rozo los 50, que hubiera sido algo más colaborativo en este aspecto. Por lo menos para darle un regalo a los fans, tanto tiempo con esa banda llamada Blackmores Night, no le está haciendo un flaco favor a su carrera. A mí personalmente, nunca me llamó la atención. Simplemente te digo algo, no te creas todo lo que te cuentan. El mundo es mundo, y hoy día uno es libre de dar su opinión sobre cualquier disco. Me alegra que haya gente como tú, que sigue defendiendo la buena música. Ya sea, rock o metal. Saludos.

  3. Hellishbear

    18 diciembre, 2015 at 4:11

    Lo has vuelto a hacer Frank jejejeje. La mayoría de las review que e leído le han dado con todo a este disco. Poco o nada se le puede criticar al gran Covardale, muchos cantantes quisieran llegar a su edad y conservar ese feeling y potencia en la voz.

    Excelente tu reseña Frank! Saludos!

  4. Daniel Delgado

    20 enero, 2016 at 21:47

    Sin lugar a dudas, uno de los cinco mejores albums del 2015, y lo mejor de todo es que las canciones están revercionadas y con un exelente gusto, un gran trabajo del Rey David.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>